Buscar

MUNDIARIO

La opción de irse al Real Madrid empieza a seducir cada vez más a Neymar

El delantero brasileño sabe que se le agota el tiempo para ser el mejor del mundo y el club blanco está atento a sus movimientos.

La opción de irse al Real Madrid empieza a seducir cada vez más a Neymar
Neymar, futbolista. / RR SS.
Neymar, futbolista. / RR SS.

Firma

Guillermo Fernández

Guillermo Fernández

El autor, GUILLERMO FERNÁNDEZ, es colaborador de MUNDIARIO, donde escribe, preferentemente, sobre fútbol. @mundiario

La idea de llegar al Real Madrid suena cada vez más bonita para Neymar, quien estaría considerando su llegada al club blanco. De acuerdo a información difundida este viernes por As, el delantero brasileño medita seriamente marcharse del PSG, club con el que tiene contrato hasta 2022, pese a que tiene en marcha negociaciones para extender su vínculo, según dijo el padre del jugador. Pero a Ney le gusta escabullirse y jugar a las espaldas de los demás y la idea de fugarse súbitamente al Real Madrid no es descartable.

El astro brasileño es un viejo anhelo de Florentino Pérez, jefe de jefes en el Santiago Bernabéu. De hecho, Pérez ya ha intentado ficharlo en repetidas ocasiones en el pasado, pero el jugador siempre se le había resistido. Esta vez parece que los caminos van acercándose poco a poco, aunque hace falta quitarse el óbice de Nasser Al Khelaifi, presidente del club parisino, a quien se le tiene tanto respeto que no se quiere entrar en conflicto con él por un fichaje, y eso de Florentino ya es decir bastante.

Las razones de Neymar

Al jugador no le faltan motivos para irse a Madrid. Llegó a la Ciudad de la Luz con la idea de, ahora sí, convertirse en el mejor del mundo y el jugador estrella de un proyecto dominante en Europa, cansado de vivir a la sombra de Lionel Messi en el Barcelona. Hasta hoy, su plan ha fracasado rotundamente.

Ha ganado apenas dos veces la nada honorable liga doméstica, y de hecho su equipo la ha ganado sin su ayuda, pues se ha lesionado dos veces justo a inicios de los dos últimos años, lesiones que lo han dejado fuera de las eliminaciones del PSG contra el Real Madrid y el Manchester United, las dos en octavos de final. Por si fuera poco, el único gran partido que ha jugado en Francia fue la final de copa ante el Rennes hace unas semanas. Su equipo perdió con él en el campo y luego, durante la ceremonia de premiación, terminó golpeando a un aficionado que le insultó. La federación local le sancionó con tres partidos y Neymar no podrá estar en la celebración a pie de campo del PSG este fin de semana cuando se les de el trofeo de la Ligue 1.

Si a los problemas deportivos le agregamos los extradeportivos (peleas con sus compañeros, beneficios que molestan a los demás jugadores del vestuario, muchas fiestas cuando debía estarse recuperando de sus supuestas lesiones, etc.) lo cierto es que se ha convertido en una bomba de tiempo para Al Khelaifi. Neymar ha terminado convirtiéndose casi en una especie de Kim Kardashian en el PSG y la falta de disciplina del club lo ha descarrilado por completo del camino que lo llevaría a la gloria. El Real Madrid podría ser su último llamado para retomarlo. @mundiario