Buscar

MUNDIARIO

Oficialmente el Real Madrid no sabe qué hacer con su futuro

Tanto el club blanco como el Villarreal acaban de confirmar la cesión de Kubo, y ahora falta corroborar el adiós de Odegaard.
Oficialmente el Real Madrid no sabe qué hacer con su futuro
Bandera con el escudo del Real Madrid. / Pixabay
Bandera con el escudo del Real Madrid. / Pixabay

El Real Madrid tiene un grave problema. Florentino Pérez está pensando en las obras del Santiago Bernabéu y del dinero que requiere para equilibrar el presupuesto, algo que para muchos significa de que las carencias vistas durante la eliminación de la Champions League no serán subsanadas durante este próximo mercado de fichajes.

Al contrario, aparentemente la situación empeorará si todo sigue así. Ya se consumó la salida de Achraf Hakimi y ahora el Villarreal, como adelantó en su momento MUNDIARIO, ya se hizo con los servicios de Takefusa Kubo por un año. 


Quizás te pueda interesar:

Sergio Ramos, Odegaard y las necesidades del Real Madrid del futuro

La cesión de Vinícius Júnior comienza a tomar forma en la mente del madridismo


¿Quiénes siguen? Sergio Reguilón está consciente de que está muy cerca su adiós, por ello tiene al súperagente Kia Joorabchian para que se haga cargo de sus asuntos de ahora en adelante. 

Lo mismo aplica con Brahim Díaz. El malagueño, prácticamente inédito durante la temporada, seguramente saldrá porque Zinedine Zidane no cuenta con él.

Los casos de Odegaard y de Vinícius

No hay que olvidar además, el trago amargo asumido que conlleva una nueva cesión de Martin Odegaard, que está en la mira de otros grandes clubes como el AC Milan, pero que casi con toda seguridad se quedará en LaLiga con la Real Sociedad.

Lo único que falta es que Vinícius Júnior también se marche, para que el Villarreal de turno disfruto de uno de los mejores valores jóvenes del balompié actual. 

Se puede entender que plena crisis económica, con los estadios sin público, Florentino Pérez desee blindar la economía merengue con ventas de futbolistas, pero ello no debe ser la excusa para mermar la capacidad deportiva de la primera plantilla, que quedó en evidencia con la temprana eliminación en Champions League ante el Manchester City de Guardiola.  @mundiario