No todo es fútbol

Un noray en un puerto.
Un noray en un puerto.

Cualquier opción deportiva normalmente siempre es bien acogida por el público en general, pero el frente náutico tiene un hándicap más y es la visión u observación del deporte.

No todo es fútbol

Ciertamente cuando hablamos de deporte, nuestra mente se nos va al fútbol o al baloncesto, deportes “reyes” en nuestro país, sin tener en cuenta que existen múltiples modalidades en mayor o menor número practicadas por deportistas que de vez en cuando, con grandes logros saltan a los medios de comunicación. Como es el caso de Carolina Marín en bádminton, Mario Mola en triatlón, Marcus Cooper en piragüismo, etc… y nombro aquellos deportes minoritarios, donde el esfuerzo personal es en muchas ocasiones el que triunfa.

Pues bien quiero hablarles de uno de ellos, como es la motonáutica, que a nivel general engloba, como dice el presidente de la Federación Andaluza, Eduardo Botías, todo lo que tiene una hélice y flota. De forma que las competiciones de barcos (en todas sus modalidades), motos acuáticas y radio control, se engloban en su calendario deportivo.

En un país como España donde hay casi 6.000 kilómetros de costa, no es lógico el bajo número de practicantes. Una buena parte del problema puede ser, como estarán pensando, las condiciones económicas, pero creo firmemente que gran parte del problema es el desconocimiento.

Desconocimiento de que existe este deporte, qué hacer, cómo y dónde, quién puede ayudar al deportista, qué comprar... En definitiva falta de guía. Y volvemos al fútbol, todos más o menos sabemos las reglas, lo necesario para practicarlo, cómo, dónde, en definitiva, incluso los que no son forofos, los conocen y en muchos casos se convierten en un entrenador más cuando ven un partido. En la motonáutica no, todo es nuevo para el profano y como es lógico existe un reglamento para la práctica de sus diferentes modalidades.

Otro gran problema son las salidas para la navegación, estando en manos de los puertos deportivos en su mayor parte, pero este punto es digno de tratar aparte.

Cualquier opción deportiva normalmente siempre es bien acogida por el público en general, pero el frente náutico tiene un hándicap más y es la visión u observación del deporte. Es difícil realizar una prueba que necesita del agua para su desarrollo con una buena visión del público desde tierra. Así las motos acuáticas acercan sus pruebas a las playas, ya que son circuitos balizados donde las motos van pasando boyas, durante un tiempo determinado y transcurrido éste, gana el que mayor vueltas haya realizado; al igual que los barcos, sólo que éstos lo hacen de forma oval y el circuito se desplaza algo más de la playa o puerto por razones de seguridad y por necesidad de espacio.

Internet para todo esto ha venido como anillo al dedo, ya que de forma sencilla para todos los espectadores, están siendo retransmitidas de diversas formas, con planos espectaculares que las nuevas tecnologías nos están brindando. Desde la costa o desde el interior, ya que hay bastantes pantanos que admiten los deportes náuticos, bien sean a motor o a vela, en todas las comunidades de nuestro país.

Hablo siempre en primera persona del plural porque formando parte de este deporte, tengo la suerte de poder disfrutarlo en primera persona, pero como le ocurre a todo el que disfruta con algo, mi deseo para este 2018 es precisamente que haya más gente que lo haga con todos nosotros, que se acerquen a conocerlo y si no tienen opción de practicarlo, que puedan al menos seguirlo.

Termino este alegato en favor del deporte, para animar a la práctica de cualquier modalidad. Todos tienen cabida y todos los lectores se ajustan a algún deporte. @mundiario

No todo es fútbol
Comentarios