Nico Rosberg logra su tercera victoria en Mónaco tras un error de Mercedes

Rosberg Monaco_opt
Rosberg celebra su tercera victoria consecutiva en Mónaco. / eurosport.com

Lewis Hamilton termina tercero una carrera que había liderado con mano de hierro por un error de estrategia, Sainz es décimo y Fernando Alonso vuelve a abandonar.

Nico Rosberg logra su tercera victoria en Mónaco tras un error de Mercedes

Lewis Hamilton termina tercero una carrera que había liderado con mano de hierro por un error de estrategia, Sainz es décimo y Fernando Alonso vuelve a abandonar.

 

La Fórmula 1 ha vuelto a rugir por las calles del principado monegasco. Un circuito corto, lento y estrecho, donde adelantar es una quimera y el resultado suele quedar marcado desde la calificación. Una aseveración que pese a repetirse año tras año, el embrujo de Mónaco no tarda en revolver, para ofrecer carreras locas y diferentes.

Tras una clasificación en la que el agua estuvo a punto de ser protagonista principal, la partida de cartas parecía estar decidida. Con Hamilton y Rosberg dominando la parrilla, sólo Vettel y los resucitados Red Bull parecían ofrecer alguna alternativa. Alonso decimoquinto, tras una nueva avería, hablaba de la quimera de los puntos. Mientras que Sainz, octavo en entrenos y sancionado por no llegar a tiempo al pesaje, tenía que salir desde el pit lane.

La salida

En todas las carreras la salida es una maniobra fundamental, sobre todo porque todos quieren pasar a la vez en la primera curva. En Mónaco toma especial protagonismo, y es que el que no cabe acaba en el muro. Una lección que tenían bien aprendida todos los pilotos, dedicándonos una de las salidas más anodinas que se recuerdan. Sólo Vettel decidía poner un poco de pimienta emparejándose con Rosberg, y levantando en el último momento. En el rebumbio de la primera vuelta Alonso y Hulkemberg llegaban emparejados a Mirabeau, tocándose levemente lo que dejaba al alemán golpeando las protecciones. Una maniobra que le supondría una penalización de cinco segundos a Alonso.

Las primeras vueltas empezaban a seguir el guión que había anticipado Alonso, una procesión de coches limitándose a dar vueltas. Destacaba Vestappen, que ajeno a la predicción del asturiano adelantaba a Maldonado con problemas de freno en la chicane del puerto, dejándose un trozo de alerón en la maniobra. El resto del paquete, más preocupados en no calentar los frenos, se mantenían a la expectativa de lo que pudiese pasar en los Pit Stop.

 Doblajes

En un circuito tan corto y con las diferencias que hay actualmente entre monoplazas, los doblajes a coches más lentos se suceden. Una maniobra siempre compleja que aumenta su dificultad en un circuito estrecho y cuando hay dos coches luchando posición. Hamilton lograba deshacerse don extraordinaria facilidad de todos, mientras que a Rosberg se le atragantaba el doblaje de un grupo formado por Bottas, Ericsson y Grosjean, lo que le suponía una sangría de segundos con el británico.

Y así se sucedían las vueltas, en una carrera extraordinariamente aburrida, con las posiciones definidas y los pilotos muy conservadores, más preocupados en proteger el desgaste de los neumáticos. En la vuelta 43 el McLaren de Alonso se aburría de dar vueltas cuando iba octavo, dejándolo parado en Santa Devota. Un nuevo fiasco para el asturiano cuando ya saboreaba la posibilidad de estrenar el casillero.

Mad Max

En la vuelta 60 en Toro Rosso decidían que ya estaba bien de aburrir a las ovejas y optaban por hacer algo diferente. Verstappen entraba a poner ruedas nuevas, para salir con el cuchillo entre los dientes. Así con unas ruedas superiores al resto de pilotos empezaba a bajar sus tiempos, una situación que le ponía a rebufo de Vettel, e intentando desdoblarse. En lugar de ello aprovechaba el rebufo del alemán, para colarse en los doblajes, una manobra que le serviría con Bottas, pero no con Grosjean.

El francés, avisado de la jugarreta de Max, abría la puerta lo justito para que pasase Vettel, cerrándosela en las narices a Verstappen. Y claro, pasó lo que tenía que pasar, en las siguientes vueltas el holandés trató de pasarle por lo civil y por lo criminal, y ni lo uno ni lo otro. En la frenada de Santa Devotta entraba muy pasado llevándose por delante a Grosjean, que podría continuar, y sufriendo un durísimo accidente contra las protecciones. La fortuna y la seguridad de los monoplazas querrían que sólo quedase en un susto. Un susto que hacía salir el Safety car y un nuevo reparto de naipes.

¿Qué pasa?

Con un safety a falta de 14 vueltas los nervios en la calle de boxes se disparan. Así en Mercedes por precaución decidían hacer parar a Hamilton, pensando que el resto haría el mismo. Grave error, nadie más entraría al pit lane. Así el inglés veía con estupefacción que se incorporaba a pista tercero, tras Rosberg y Vettel. En un duro diálogo por radio Hamilton pedía explicaciones a su escudería, que no era capaz de dar con la causa. A lo que el inglés no dejaba de repetir “¿Que pasa, que pasa?”

En el relanzamiento y ya en modo de combate, Hamilton atacaba por todos los lugares posibles a Vettel. El alemán, consciente de que en Mónaco el “Hammer time” pierde mucho efecto, mantenía los nervios de acero desesperando a Hamilton, que acabaría por desistir.

Así se llegaba al podium, con un Hamilton con cara de pocos amigos, que se llevaba por delante el cartel de la tercera plaza. Tras la recogida de trofeos y un poco más calmado optaba por asumir el error como colectivo y no buscar más polémica. Una polémica que seguramente se mantendrá durante la semana, a poco que se filtre alguna de las conversaciones que se hayan mantenido en el Motorhome.

Spanish F1

Uno de los hombres más destacados sería Carlos Sainz, que pese a salir desde el pit lane, lograba un décimo puesto que suma un nuevo punto en su casillero. El madrileño cimentaría su remontada en un ritmo constante y un cuidado especial de los neumáticos. Además de beneficiarse de algún error ajeno, como el de su compañero Verstappen.

Roberto Merhi lograba superar a su compañero de equipo, en un circuito donde el talento manda, le endosaba más de 60 segundos en 30 vueltas, hasta la neutralización del coche de seguridad. El caso de Alonso, por habitual, ya no causa sorpresa, el McLaren no corre y además se rompe. Unas averías que suelen cebarse con el asturiano, mientras que Button lograba los primeros tres puntos de la temporada. El supuesto aumento de rendimiento ya se anuncia para la próxima temporada, mal vamos.

Clasificación del Gran Premio de Mónaco
1º Nico Rosberg (Mercedes)
2º Sebastian Vettel (Ferrari)
3º Lewis Hamilton (Mercedes)
4º Daniil Kwiat (Red Bull)
5º Daniel Ricciardo (Red Bull)
6º Kimi Raikkonen (Ferrari)
6º Felipe Massa (Williams)
7º Sergio Pérez (Force India)
8º Jenson Button (McLaren)
9º Felipe Nasr (Sauber)
10º Carlos Sainz (Toro Rosso)
11º Niko Hulkemberg (Force India)
12º Roman Grosjean (Lotus)
13º Marcus Ericsson (Sauber)
14º Valtteri Bottas (Williams)
15º Felipe Massa (Williams)
16 Roberto Merhi (Manor)
17º Will Stevens (Manor)

Nico Rosberg logra su tercera victoria en Mónaco tras un error de Mercedes
Comentarios