Buscar

MUNDIARIO

¿Debe el Real Madrid apostar por jóvenes con Zidane en el banquillo?

Erling Braut Haland es la nueva perla que se encuentra en el radar madridista, no obstante cabría preguntarse si esta estrategia es la más adecuada para los merengues, teniendo en cuenta el perfil de su técnico.
¿Debe el Real Madrid apostar por jóvenes con Zidane en el banquillo?
Zinadine Zidane. / RR SS
Zinadine Zidane. / RR SS

Firma

Rafael Adolfo Vásquez

Rafael Adolfo Vásquez

El autor, RAFAEL ADOLFO VÁSQUEZ, es periodista, creador de contenidos multimedia, editor audiovisual y Community Manager. @mundiario

El Real Madrid se encuentra como siempre en boca de todos aunque se encuentre en parón de selecciones gracias a un supuesto interés por adquirir al fornido delantero noruego, Erling Braut Haland.

Los medios de comunicación especializados de España como AS y Marca  ya hablan de la nueva perla escandinava como el nuevo Zlatan, y recuerdan que el club presidido por Florentino Pérez ha estado inmerso en los últimos años en una política de captación de talentos muy precoces, para evitar en el corto, medio o largo plazo pagar montos prácticamente prohibitivos, como si se tratase de una estrella consolidada.

Lo llamativo de este asunto es que el técnico del Real Madrid es Zinedine Zidane, un hombre que está atado a una especie de compromiso moral con la vieja guardia de futbolistas que le dieron tantas glorias en forma de títulos y que ahora, le generan un problema al momento de abrirle espacio a jóvenes figuras que ya están en el club, bajo la misma premisa con la que quieren fichar a Haland.

Futbolistas sin minutos

Zidane usa a Fede Valverde porque no le queda otra opción, porque ya las bajas de Kroos, Modric e Isco hacían imposible la no inclusión del charrúa.

En la delantera poco o nada se ha visto a Luka Jovic y tres cuarto de lo mismo sucede con Vinicius, a quien se le vio en su mejor versión juntándose con su paisano Rodrygo Goes, otra de las grandes esperanzas del fútbol blanco y que tampoco ha tenido continuidad en el primer equipo.

La lista es larga, dentro  y fuera del club. Brahim Díaz sufre por lesiones o por decisiones deportivas de su entrenador, porque está más tiempo aquejado físicamente o en la grada sin que su portentoso talento sea útil para la causa de los suyos. Ni hablar de Martin Odeegard que se busca las habichuelas desde hace tiempo en otros equipo y que en estos momentos está liderando desde el centro del campo a la Real Sociedad, en una posición que hoy por hoy, el Madrid no la tiene cubierta por falta de efectivos.

También se encuentra  un caso más sangrante por tratarse de un canterano. Sergio Reguilón se fue al Sevilla porque según Zidane no tenía espacio para jugar en la actual planificación de esta temporada. En el Sevilla se ha mostrado aún mejor que en el ejercicio anterior, convirtiéndose en un lateral izquierdo guerrero, de buena técnica y cuyas actuaciones le han abierto la posibilidad de ser convocado por la selección absoluta española.

¿Con todos estos precedentes no sería más lógico darle oportunidades a las promesas que ya tienen antes de fichar a unas nuevas? No se duda de que el nuevo mediático Haland sea un buen proyecto de futuro pero si no existe una política para el uso de recursos humanos futbolísticos para que exploten en el propio Real Madrid, lo que están haciendo desde el Santiago Bernabéu es acaparar talento para que lo disfruten otros. @mundiario