Natxo González coloca al Deportivo en una situación incómoda

Natxo González. / Mundiario
Natxo González. / Mundiario

Él mismo lo reconoce: "No hay duda de que se va a empezar a cuestionar mi trabajo". Y su observación sobre el bloqueo mental del equipo es acertada: "La diferencia fue la dinámica, ellos –el Almería– son un equipo seguro, y nosotros uno indeciso". ¿Debe irse?

Natxo González coloca al Deportivo en una situación incómoda

En el Deportivo de La Coruña, lo de menos es casi el empate –otro más y en casa– ante el Almería (0-0). Lo importante es que el equipo no funciona y en estas condiciones parece complicado, por no decir imposible, que pueda luchar por el ascenso directo a la Primera División.

El entrenador Natxo González y el director deportivo, Carmelo del Pozo, han colocado al Deportivo en una situación incómoda que ahora le conviene gestionar al presidente, Tino Fernández. Mirar para otro lado puede salirle caro.

El propio entrenador –se agradece su sinceridad– reconoce la crítica situación: "No hay duda de que se va a empezar a cuestionar mi trabajo", dijo tras fracasar ante el Almería. Y su observación sobre el bloqueo mental del equipo es acertada: "La diferencia fue la dinámica, ellos –el Almería– son un equipo seguro, y nosotros uno indeciso".

¿Debe irse Natxo González? Es una decisión que si él no toma por su cuenta corresponde valorar al presidente, como máximo responsable del Deportivo. Ya sea para cerrar el relevo o para poner orden ante este penoso estado de cosas.

De momento la grada se vuelca contra Natxo González pero de seguir así no tardará en mirar al palco. Nadie repara en Carmelo del Pozo, el teórico director deportivo y una especie de parapeto para Tino Fernández.

A estas alturas –se vio contra el Almería– el entrenador blanquiazul tiene ya difícil estar mucho tiempo en la banda, porque el público se le echa encima. Ante el Almería, el técnico visitante parecía el de casa: seguro, bien plantado en su puesto, dirigiendo al equipo... A su lado, Natxo González tenía que esconderse a menudo porque la gente le decía lo que él también sabe: el Deportivo no juega a nada.

El equipo de Natxo González parecer haber perdido el rumbo. Basta fijarse en las alineaciones de los últimos encuentros, con infinidad de cambios de jugadores y sistemas. Resultado: lleva cinco partidos jugados sin ganar.

Para el Deportivo la situación es peligrosa de verdad, y aconseja mirar no solo a la cabeza de la tabla, donde está el Osasuna –a siete puntos–, sino también por el retrovisor, porque los que vienen por detrás lo hacen con fuerza. El colmo sería no entrar ni siquiera en la liguilla de los cuatro equipos del play-off. @mundiario

Natxo González coloca al Deportivo en una situación incómoda
Comentarios