En el Mundial España'82 un jeque bajó al campo y rearbitró el Francia-Kuwait

Platini en el Mundial España 1982.
Platini en el Mundial España 1982.

El encuentro del Mundial de España 1982 entre Francia y Kuwait se caracterizó por la intervención del jeque que consiguió que se anulara un gol legal a Francia.

En el Mundial España'82 un jeque bajó al campo y rearbitró el Francia-Kuwait

Sorprendente, kafkiano, absurdo,  surrealista… cualquiera de estos calificativos mereció el encuentro que en el Mundial de España de 1982 sucedió entre las selecciones de Francia y Kuwait. Un partido que finalizó con la incontestable victoria de los galos por 4-1 pero que se vio salpicado por un hecho que le ha llevado por méritos propios a la historia de los mundiales.

Pongámonos en antecedentes. En la primera jornada, Francia había caído por 3-1 ante Inglaterra, mientras los kuwaitíes arrancaban un merecido pero sorprendente empate a uno ante Checoslovaquia. El enfrentamiento era, a priori, desigual, pero con el condicionante de que un nuevo tropiezo condenaría a los franceses a la eliminación o a la esperanza de un milagro en la última jornada.

Pronto se disiparon las dudas: ya en el primer tiempo, Genghini y Platini ponían el marcador franco para los galos. Y al poco de iniciarse la segunda mitad, Didier Six sentenciaba el partido. Unos minutos después, Kuwait acortaba distancias. Todo transcurría normalmente hasta que llegó el minuto 35. Sólo faltaban 10 minutos para terminar…

…Fue entonces cuando Genghini combinó con Platini, éste vio el pase hacia Giresse, que se fue hacia portería y marcó el que era el 4-1 para Francia. Alegría en el pequeño delantero francés y protestas de los jugadores árabes que alegaban que habían oído un silbato y que se habían parado por ello. Viendo las imágenes se puede escuchar, efectivamente, un silbato-silbido-lo que ustedes quieran, pero se ve igualmente al árbitro con sus manos mandando seguir el juego. Para completar la escena, Alain Giresse estaba en posición correcta, con lo que el gol era válido a todas luces.

No fue suficiente. Desde el palco, un hombre que resultó ser el presidente de la Federación de Kuwait y hermano del Emir de su país, arengaba a sus jugadores para que abandonaran el campo como protesta por el gol que –según ellos- no era legal. Para rematar la faena, decide que es mejor bajar al campo y decírselo directamente al colegiado. La policía que casi le hace el pasillo al jeque y éste que se pone a discutir con Miroslav Stupar, el colegiado ucraniano (entonces soviético) que arbitraba el encuentro. Resultado del esperpento: el árbitro decide anular el gol y dar un bote neutral en el lugar donde Giresse recibió el pase de Platini.

Pero claro, los franceses no se iban a quedar de brazos cruzados y empezaron a protestar por la tomadura de pelo a la que les estaban sometiendo. Todo ello desencadenó en la expulsión del seleccionador Michel Hidalgo y en la indignación generalizada de los jugadores. En una entrevista de hace unos años, el defensor Marius Tresor manifestaba que “el lado folclórico del asunto fue ver a la policía haciéndole el pasillo al jeque y sacando del campo a nuestro seleccionador. Lo mismo era porque iba en pantalón corto (muy corto, añado yo) y el jeque iba de turbante”. Giresse también manifestaba su indignación diciendo que igual el emir les anulaba el resto de goles para que Kuwait ganara por 1-0.

Finalmente, Bossis anotaba el 4-1 en el minuto 89 con lo que remataba el partido. Unos días después, la FIFA validaba el resultado final con el deseo de dar carpetazo final al asunto. En la última jornada, Francia empataba con Checoslovaquia y Kuwait perdía 1-0 con Inglaterra, quedando eliminada. Francia prosiguió su torneo quedando en un meritorio cuarto puesto tras perder en un emocionante semifinal ante Alemania y, después, el partido por el 3er y 4º puesto ante Polonia. Dos años después ganaría la Eurocopa que se celebró en su país.

El árbitro Stupar fue suspendido de por vida para arbitrar encuentros internacionales. Siguió arbitrando en su país hasta 1991, año en que se retiró. En cuanto al jeque, tuvo un triste final ese mismo año 1991 al fallecer en las fechas en que su emirato fue invadido por Iraq al resistirse a las tropas de Saddam Hussein.

Una anécdota mundialista que se quedó en eso por la intrascendencia que tuvo en el resultado final, pero que demuestra cómo pudo llegar a condicionarse un resultado a poco que se demuestre un poco de intimidación. Pudo ser un peligroso precedente pero que sólo se quedó en eso, en anécdota. Mejor que haya sido así.

 

En el Mundial España'82 un jeque bajó al campo y rearbitró el Francia-Kuwait
Comentarios