El miedo a ganar: el extraño caso de Jack Rodwell

Jack-Rodwell
El maleficio de Jack Rodwell parece no tener fin. / RR SS

La derrota del Sunderland, esta vez contra el Arsenal, se presumía lógica. Lo que escapa a la lógica es la situación que atraviesa Jack Rodwell, centrocampista de los 'Black Cats'. ¿Estamos ante un nuevo caso de jugador 'maldito'?

El miedo a ganar: el extraño caso de Jack Rodwell

Que se te cruce un gato negro, derramar sal, pasar por debajo de una escalera, abrir el paraguas en un lugar cerrado o levantarse con el pie izquierdo son señales de mal augurio que nos han acompañado, sin saber muy bien por qué, desde tiempos inmemoriales. Pues bien, a esta lista de supersticiones podemos añadir la de tener a Jack Rodwell en tu equipo.

Jack Christian Rodwell (11 de marzo de 1991, Southport, Inglaterra) es un jugador formado en la cantera del Everton, que hizo su debut profesional en Premier League en marzo de 2008, ante el Sunderland, de la mano de David Moyes. A día de hoy, posee el récord de precocidad ‘Toffee’ en estrenarse en competición europea, debutando con tan solo 16 años y 284 días en la Copa de la UEFA ante el AZ Alkmaar holandés. Integró todas las divisiones inferiores de Inglaterra, llegando a ser capitán en ellas, hasta debutar con los ‘Pross’ en un amistoso frente a España en el año 2011.

Rodwell es un atleta natural. Rápido, enérgico, voluntarioso e inteligente, es un jugador que llama la atención por su porte (1,88 metros). Es fuerte en el aire y en el tackle, con facilidad para robar la pelota y destruir el juego. También ha demostrado tener buen disparo con ambas piernas. A pesar de haber desempeñado la mayor parte de su carrera en el centro del campo, Jack se desenvuelve con soltura en la posición de defensa central. Esta faceta para ocupar varias posiciones en el campo le ha llevado a ser comparado con el ilustre  Rio Ferdinand, que también jugó en ambas posiciones al comienzo de su exitosa carrera.

Llamado a ser uno de los grandes proyectos del club ‘Toffee’, la irrupción del joven Jack no pasó inadvertida para los colosos de la Premier. Equipos como Manchester United y Chelsea le siguieron de cerca y apuntaron su nombre en sus respectivas agendas. Se dice incluso que Sir Alex Ferguson siempre tuvo verdadera predilección por él. Sin embargo, fue el Manchester City el que se llevó el gato al agua y cerró su fichaje por unos 13M€ en 2012.

El cuento de hadas pronto se tornó en pesadilla. Entre lesiones y las pocas oportunidades que le brindaba Manuel Pellegrini, Jack se quedó algo estancado en su progresión. En 2014 el Sunderland completó su fichaje por 12,5M€ dando carpetazo a dos años como ‘Citizen’ en los que solo participó en 16 partidos.

 Jugar al fútbol regularmente es lo más importante para mí ahora. Jugar al fútbol y disfrutar. Sunderland es un gran lugar para mí, afirmó Rodwell.

A día de hoy, Jack Rodwell todavía no sabe lo que es ganar un partido con los ‘Black Cats’. Desde que fichó por el Sunderland, Jack ha comenzado 33 partidos como titular y su casillero de victorias sigue a cero. Y es que para ver su última victoria en un terreno de juego hay que remontarse a mayo de 2011, cuando aún era integrante del Manchester City y se enfrentaban al Newcastle. Desde entonces, 1272 días sin probar las mieles de la victoria. Increíble pero cierto.

Jack no ha sido el único jugador ‘maldito’. Gareth Bale es un futbolista consagrado, una estrella en el primer escalón deportivo, pero que también vivió una angustiosa situación en el Tottenham. En los primeros 24 encuentros oficiales en los que participó con los ‘Spurs’ ninguno acabó en victoria. No había explicación lógica ni deportiva, pero era un hecho: si Gareth jugaba, los suyos no ganaban. Tuvieron que pasar dos años y cuatro meses para que se rompiera la maldición. El Tottenham vencía al Burnley 4-0 y a falta de seis minutos Harry Redknapp dio entrada a Gareth Bale. La sensación de intranquilidad entre la afición local era evidente. No obstante, el equipo acabaría ganando y la maldición se esfumó.

Jack Rodwell no solo ha cogido el testigo de Gareth Bale, si no que se ha convertido en el jugador que más tiempo lleva sin ganar un partido. Por si esto no fuera suficiente, no corren buenos tiempos para el Sunderland de David Moyes. Con la derrota de ayer frente al Arsenal (1-4), los ‘Black Cats’ continúan siendo el único equipo que no conoce la victoria esta temporada (8D-2E) y ocupan el sótano de la clasificación. ¿Es Rodwell el problema?

El miedo a ganar: el extraño caso de Jack Rodwell
Comentarios