Michael Adrian Carrick: cuando lo excepcional se convierte en costumbre

Michael-Carrick-522004
Michael Carrick, el líder silencioso.

Sabedor de que sus mejores ratos de fútbol ya pasaron, pero consciente de su incuestionable impacto en el Manchester United a nivel táctico, Michael Carrick se ha erigido en un pilar básico en el esquema de José Mourinho.

Michael Adrian Carrick: cuando lo excepcional se convierte en costumbre

La carta de presentación de Michael Carrick no es atractiva. No tiene la clase de Messi, ni el desborde de Douglas Costa, ni el olfato goleador de Cristiano, ni tan siquiera un físico privilegiado. No obstante, Sir Alex Ferguson vio en Michael, por entonces jugador del Tottenham, el jugador ideal para acompañar a Paul Scholes en el mediocampo de aquel Manchester United dominador en Inglaterra y Europa.

Lleva diez años viviendo constantemente alejado del ruido mediático y de los focos. Hoy, a sus 35 años, Michael es un líder silencioso que puede presumir de haber sido imprescindible en cada una de las temporadas que lleva vistiendo la elástica roja. Y la presente temporada parece que no va a ser la excepción.

José Mourinho llegó el pasado año a Manchester y se encontró con un juguete roto. Mou tocaba y retocaba su equipo una y otra vez sin dar con la solución. Tras nueve partidos disputados y con tan solo catorce puntos cosechados, ‘su’ Manchester era el segundo peor de siempre en la era Premier. Pero entonces el luso atendió a la lógica en sus decisiones, colocó a cada jugador en su sitio y recurrió a Michael Carrick.

El británico es el único mediocentro puro en quien Mourinho parece confiar, y sus movimientos sirven de perfecta referencia para que los dos centrocampistas más diferenciales de la plantilla, Ander Herrera y Paul Pogba, puedan asentarse en zona de tres cuartos y crear ventajas volando como interiores.

La influencia del capitán también se percibe en lo táctico y facilita la famosa ‘salida lavolpiana’ (ideada por el argentino Ricardo La Volpe). Michael se coloca entre centrales para protagonizar una salida limpia del balón, lo cual hace que los centrarles se abran, que los laterales se peguen a la línea de cal, que los extremos actúen por el interior y que los centrocampistas ocupen terreno entre líneas. Con Carrick sobre el rectángulo verde, Ander, Pogba, Martial y Mkhitaryan salen especialmente favorecidos.

Ha pasado por muchas dificultades en el inicio de la temporada, pero el Manchester United de José Mourinho ya practica buen juego y cosecha resultados. Poco a poco los ‘Red Devils’ han encontrado una identidad, han ido mejorando en su juego, y con ello, su confianza. Y, en efecto, Michael Carrick tiene gran culpa de ello.

Michael Adrian Carrick: cuando lo excepcional se convierte en costumbre
Comentarios