Buscar

MUNDIARIO

¿Messi se quedó solo en el FC Barcelona?

El capitán líder del vestuario blaugrana ya no tiene a Luis Suárez, la relación con su nuevo técnico es totalmente fría y él prácticamente es el último sobreviviente de una era que pareciera llegó a su fin.

¿Messi se quedó solo en el FC Barcelona?
Lionel Messi, futbolista, y Ronald Koeman, entrenador del FC Barcelona. / RRSS.
Lionel Messi, futbolista, y Ronald Koeman, entrenador del FC Barcelona. / RRSS.

Hoy sin duda hoy muchas personas seguidoras del fútbol europeo y especialmente quienes han seguido la carrera de Leo Messi en el Barça, se estarán preguntando si realmente fue una buena idea que la pulga continuara en el equipo y si lo mejor era haberse marchado, puesto que prácticamente el jugador se ha quedado solo, es decir, sin aliados importantes dentro del club. El último en marcharse ha sido Luis Suárez, pero la lista es larga.

Leo Messi estuvo con la firme y clara idea de marcharse del Barcelona cuando finalizó la temporada, todo parecía indicar que el máximo goleador y leyenda viva del cuadro blaugrana se iría en búsqueda de nuevos retos. Su marcha prácticamente se vio truncada por interpretaciones de índole legal en su contrato, por lo que Messi y su entorno sabían sería difícil salir en buenos términos del club, es decir era harto complicado que la situación no culminara en los tribunales, la mejor solución fue continuar con ciertas condiciones.

El mensaje de Messi fue claro y directo hacia Josep María Bartomeu, a quien calificó de mentiroso por no cumplir su palabra al no dejarle marchar, así como también, por no construir un proyecto sólido y ganador, especialmente en los últimos 5 años en los que el club no ha podido levantar una Champions. Pero lo más doloroso, es que los amigos de la pulga, dentro y fuera del vestuario se han marchado, incluso han salido de manera forzada, ante la impotente mirada del capitán, que nada pudo hacer para evitarlo.

Si comenzamos por los más recientes, Luis Suárez y Arturo Vidal, eran los grandes amigos de Messi dentro y fuera del césped. El chileno partió a Italia y ahora jugará en el Inter de Milán, mientras que el uruguayo, seguirá en España, pero ahora en un club rival de los más fuertes de LaLiga como lo es el Atlético de Madrid. El capitán perdió a dos grandes socios en el juego.

Messi ha demostrado que aun mantiene abierta la herida que le dejó la marcha de Neymar al PSG, nunca ocultó su descontento por esta decisión de la directiva y cuando Leo les insistió en repescarlo, los esfuerzos prácticamente fueron nulos y Ney continúa en París. Años atrás, el 10 blaugrana tuvo que aceptar la salida de su amigo y compañero Cesc Fábregas, quien tampoco abandonó en buenos términos Can Barça. Ambos se conocían desde las categorías inferiores.

Tampoco hay que olvidar los técnicos que han pasado por el banquillo, algunos han sido grandes veladores de la pulga, Pep Guardiola, con quien Leo explotó y conquistó varios títulos, el más recordado, el sextete. Con Luis Enrique también hubo buena relación casi al final de su gestión como entrenador, pero Messi siempre estuvo a gusto. Con Ernesto Valverde también existió un excelente vínculo y una gran conexión, de hecho, el capitán expresó su descontento cuando el Barça anunció su destitución y posterior llegada de Quique Setién. Con este último nunca hubo entendimiento.

Con el nuevo técnico, Ronald Koeman, las cosas no empezaron con el pie derecho y tampoco parece que vayan a mejorar, la relación entre ambos se nota que es meramente diplomática por el bien común del equipo, pero el trato entre ambos es frío y distante.

Si bien Leo Messi es capitán y líder dentro del vestuario y mantiene buenas relaciones con el resto de la plantilla, especialmente con los que quedan de la vieja guardia como Busquets, Piqué, Sergi Roberto y Jordi Alba, la realidad es que la pulga prácticamente se ha quedado solo y si le sumamos su ya declarada guerra contra Bartomeu, es de suponer que este será un año difícil para Messi. ¿Hizo bién en quedarse?, sólo el tiempo lo dirá. @mundiario