Buscar

Si Messi fuese brasileño: La teoría que explica porqué no ha ganado un Mundial

Un mítico ex futbolista de la Selección de Brasil expuso su hipotesis sobre el maleficio que, hasta ahora, no ha podido romper el rosarino: alzar una Copa del Mundo.

Si Messi fuese brasileño: La teoría que explica porqué no ha ganado un Mundial
Lionel Messi, futbolista. / Referi.uy
Lionel Messi, futbolista. / Referi.uy

Firma

Andrés Piedrafita

Andrés Piedrafita

El autor, ANDRÉS PIEDRAHITA, es cronista de la actualidad. @mundiario

Lionel Messi es uno de los grandes futbolistas de todos los tiempos. Eso está claro. A nivel de clubes, lo ha ganado absolutamente todo con el FC Barcelona, lo que lo ha llevado -a su vez- a laurearse con innumerables galardones y distinciones individuales. En España, es indiscutible; no así en Argentina. En su país, poco importan los Balones de Oro, las Champions o las Ligas que el rosarino haya ganado a lo largo de sus 18 años de vida blaugrana. Por el contrario, todo el peso del astro azulgrana recaen sobre la mayor deuda de toda su carrera: levantar una Copa del Mundo.

Tiempo atrás, toda una nación reclamaba que el Messi del Barcelona fuese el mismo que vistiera la Albiceleste y, en efecto, sucedería en Brasil 2014. A sus 27 años, Leo tuvo una oportunidad de oro de coronarse con su selección en el predio del país rival, pero los alemanes acabaron con esa ilusión. Ahora, 4 años más tardes, en Rusia, el '10' tendrá su revancha en la que será su última cita mundialista a gran nivel (¡y vaya estado en el que llega!). Pero lejos de cualquier revancha, muchos, seguramente, se han preguntado: ¿Por qué aún no ha ganado un Mundial? ¿Cuestión del destino o mero infortunio? Pues, un mítico ex futbolista de la selección brasileña tiene las respuestas a todas las incógnitas.

Para Roberto Carlos el problema de Leo Messi no es la suerte, el destino, la vida o su rendimiento. El legendario ex jugador del Real Madrid explicó una peculiar teoría sobre porqué el argentino no ha levantado -todavía- el preciado trofeo. Lo lógico, quizás, sería pensar que el lateral zurdo opinó sobre la falta de un equipo competitivo, la ausencia de voracidad en las instancias decisivas o una mala gestión del proyecto deportivo. Pero no, el ex futbolista merengue, reveló la respuesta del millón: "Si Messi fuera brasileño, ya sería campeón del mundo", afirmó el ex internacional de la canarinha.

Por ende, el problemas de la 'Pulga' -paradójicamente- es, en efecto, su nacionalidad, al menos si atendemos a la jocosa hipótesis del campeón del mundo en 2002. Lo cierto es que, 4 años luego del 'Maracanazo' que sufrió en Brasil, el Mundial de Rusia 2018 será una nueva (y, quizás, última) oportunidad para el rosarino de bordar la tercera estrella en la camiseta celeste y blanca. Y esa última chance empieza el próximo sábado 16 de junio, ante Islandia. @mundiario