Los merengues vencen pero no convencen

Jugadores del Real Madrid. / RRSS.
Jugadores del Real Madrid. / RRSS.

El Madrid retomó la senda del triunfo ante el Viktoria Plzen. Pero lejos de recuperar sensaciones, los merengues mostraron las mismas carencias que se le han achacado en las últimas semanas. Con el Clásico a la vuelta de la esquina, el Barça ya se frota las manos.

Los merengues vencen pero no convencen

Un resultado engañoso. Con goles de Benzema y Marcelo, el Real Madrid volvió a la senda del triunfo tras imponerse 2-1 ante el Viktoria Plzen en la tercera jornada de la Champions League y en la que era la primera prueba de fuego de Julen Lopetegui antes de afrontar el Clásico este fin de semana. Los blancos vencieron, pero no convencieron. En lo absoluto.

El partido se disputó en el Santiago Bernabéu y lo mínimo que podían esperar los aficionados era salir victoriosos, pues con una derrota ya le habría tocado a Solari dar la cara el domingo ante el FC Barcelona. Y el equipo de la capital española logró, en efecto, los 3 puntos. Lo suficiente como para mantenerse en la pelea por el boleto a los octavos de final. Pero no han gustado.

Los merengues volvieron a mostrar las mismas inseguridades. Las mismas lagunas defensivas. La misma falta de creatividad en la elaboración de juego y de acierto de cara a portería. En fin, las mismas carencias que se le han achacado en las últimas semanas. Los pupilos de Lopetegui acabaron el partido pidiendo la hora... y pitados. El público presente en Chamartín se hizo sentir.

Hay que decir que el Real Madrid, el tricampeón de Europa, ha llegado al alarmante punto en el que todo lo que no sea hacer el ridículo sobre el terreno de juego es ganancia. Y hoy, ante el Plzen, el rival más débil al que muy probablemente se ha enfrentado en lo que va de temporada, lejos de recuperar sensaciones de cara al duelo ante los azulgranas, ha crecido -aún más- la incertidumbre.

De hecho, el partido se decidió más por las carencias de los checos que por merito propio de los locales, si bien los últimos tuvieron la iniciativa desde el pitido inicial. Fue aún más lamentable ver como el Plzen, el equipo más flojo de la presente edición de la Copa de Europa y que visitaba por primera vez en su historia el Santiago Bernabéu, logró empatar a 12 del final e incluso acorralar a los madrileños en el último tramo del compromiso.

Visto lo visto, con el Clásico a la vuelta de la esquina y con un Madrid sumido en el caos, el Barça ya se frota las manos. @mundiario

Los merengues vencen pero no convencen
Comentarios