El mensaje del Real Madrid al mundo: ¡no te rindas nunca!

Karim Benzema, celebra su gol ante el City. realmadrid.com.
Karim Benzema, celebra su gol ante el City. / realmadrid.com.

El equipo blanco venció 3-1 al City con tres goles en menos de 10 minutos, incluyendo un penalti en la prórroga para ganar el global 6-5 y avanzar a la final ante el Liverpool el 28. 

El mensaje del Real Madrid al mundo: ¡no te rindas nunca!

Lo volvió hacer. Inexplicable, soñado, heroico y épico; emocionante, de infarto, memorable y glorioso, son varios los adjetivos con los cuales calificar al Real Madrid, un equipo que el año pasado terminó con las manos vacías de títulos e inició un profundo relevo generacional en el sumó la experiencia de Benzema y Modric, por ejemplo, con la irreverencia de los garotos Vinícius Jr. y Rodrygo. El resultado está a la vista.

El Madrid ganó la Supercopa, LaLiga y está en la final de Champions. Además, le sacó más de 12 puntos de ventaja a sus rivales más cercanos en su torneo doméstico y eliminó a los tres clubes patrocinados por países petroleros o por magnates, en una bofetada elegante de gestión deportiva. En este deporte no solo se gana con la billetera. Hace falta algo más, y ese extra muy pocos clubes lo tienen, porque son cosas que se llevan en el ADN y que forman parte de su identidad histórica.   

Contra todo pronóstico el club español eliminó al PSG (Qatar), al Chelsea (Román Abramovich) y al Manchester City (Emiratos Árabes) y lo hizo sumando apenas tres refuerzos; el central David Alaba (29), el volante Eduardo Camavinga (19) y centrocampista Dani Ceballos (25). A esta altura nadie recuerda que se fueron los dos centrales (Ramos y Varane) y que los dos jugadores con el salario más alto de la plantilla (Hazard y Bale) están siendo irrelevantes.

Este es un Madrid modesto, no es el galáctico de antaño. Digamos que no le sobra nada. Quizás por eso la garra y la entrega se nota mucho más. Cuando ha tenido que sufrir sufre de pie y siempre encontró los motivos para levantarse de la lona en series en las que llegó a estar virtualmente eliminado.

Rodrygo y Vinícius Jr. celebran el pase a la final. realmadrid
Rodrygo y Vinícius Jr. celebran el pase a la final. / realmadrid.com

Perdió 1-0 en París en octavos de final para luego ganar 3-1 en casa; ganó 1-3 en Londres en cuartos de final, y llegó a estar 3-0 abajo en la ida la cual remontó con dos goles de antología, y ahora volvió a mostrar su carácter al perder 4-3 en Manchester y ganar 3-1 en el Bernabéu en otra noche mágica e inexplicable de Champions.   

El mensaje va más allá de lo deportivo, este Real Madrid le grita al mundo que nunca hay que rendirse. El recado es tan emotivo como verídico, es una sentencia que atraviesa el pecho y te llena el espíritu. No importa que tan difícil sea tu situación actual, no te rindas nunca, el éxito es el resultado de la constancia. No bajes los brazos, encuentra esa energía extra y ve con toda la pasión por el objetivo trazado.  

No importa de qué equipo eres. Si te gusta el fútbol hoy estas disfrutando de un Madrid que a principio de temporada nadie tenía como favorito y que sorteó múltiples dificultades internas como coronavirus, lesiones y ausencias importantes, para reclamar la corona que le pertenece en Europa.

 "La grandeza de este club es esto. Es un club que no te permite bajar los brazos cuando parece que todo ha terminado. Te da la fuerza de seguir, continuar, creer… Hicimos un partido contra un rival muy fuerte, igualado, competido… Cuando todo parecía que se acababa hemos buscado la última energía para igualarlo. Si igualas un partido en los últimos minutos tienes una ventaja psicológica. Entras en otra dinámica", sostuvo el técnico Carlo Ancelotti en la rueda de prensa posterior al compromiso.

Hay una sensación de que este Real Madrid ya cumplió en esta temporada, sin importar que pase en la final del 28 de mayo ante el Liverpool. El problema es que el equipo blanco no juega finales, las gana. Tendrá cuatro partidos de trámite en LaLiga ante Atlético de Madrid, Levante, Cádiz y Betis, antes de viajar a París para intentar sellar una temporada de ensueño.

“Hemos eliminado a grandes equipos durante el camino como frente al PSG, el Chelsea y hoy. Hoy ha sido en los minutos finales que han sido increíbles, pero sabemos que en casa todo es posible. Tenemos unas ganas enormes de jugar la final. Cuando el Madrid va a la final es para ganarla”, sostuvo el portero Thibaut Courtois elegido el jugador más valioso del encuentro ante el City. @mundiario

El mensaje del Real Madrid al mundo: ¡no te rindas nunca!
Comentarios