Maradona, la cultura es la sonrisa

Maradona y Messi. / RR SS
Maradona y Messi. / RR SS
“Maradona fue adorado no solo por sus prodigiosos malabarismos sino también porque era un dios sucio, pecador, el más humano de los dioses", escribió Eduardo Galeano.
Maradona, la cultura es la sonrisa

El fútbol es un objeto que siempre deslumbra por su ADN, por la pasión, el amor y el sentimiento que genera en multitudes, entre ellos se incluyen los personajes de la cultura como los escritores.  El  arte deslizó su pluma para con Diego Maradona, el mundo de las letras no podía ser una excepción con un astro e icono internacional. ¿Que pensaron de Maradona?

Maradona nació en la pobreza, la que rápidamente dejo atrás a los 16 años cuando rápidamente comenzó a firmar contratos como profesional y publicidades. Su primer club fue Argentinos Juniors, donde deslumbró a propios y extraños, luego cambió su status económico al sellar un acuerdo millonario con Boca Juniors, el club de sus amores donde ganó fama y prestigio en los campos de juego de manera inimaginable, como ningún otro jugador en el país.

Escritores de las más diversas especialidades se ocuparon de escribir sobre Maradona, desde su identidad y personalidad dentro y fuera de las canchas.

La legión de fans “del diego”, con los años, fue tomando una entidad gigantesca y única para un deportista, hoy tiene nombre y apellido: son losmaradonianos”, para quienes es ante todo un Dios, además de ser mejor jugador del mundo, un artista con la pelota y un líder popular por sobre todos sus dones.

El reconocido escritor uruguayo Eduardo Galeano se refirió 'al diez' en varios escritos, de los cuales se desprendió esta opinión: “Maradona fue adorado no solo por sus prodigiosos malabarismos sino también porque era un dios sucio, pecador, el más humano de los dioses".

Cualquiera podía reconocer en él una síntesis ambulante de las debilidades humanas, o al menos masculinas: mujeriego, tragón, borrachín, tramposo, mentiroso, fanfarrón e irresponsable”.

Pero abundan los escritores en el campo de la cultura que le han sonreído y admirado, que lo describen al unísono,  como un jugador que podía ver la jugada antes que nadie, llevando la pelota atada al pie y con ojos en el cuerpo. Sus malabares alumbraban los ojos de los amantes del futbol, sin banderías de equipos, alumbro con su luz propia los estadios donde jugo, siendo uno de los pocos que demostró que la fantasía puede tornarse en eficacia deportiva.

La supremacía de Maradona es clara, fue el mejor jugador desde que existe el futbol por delante de Alfredo Di Stefano, Pelé y Messi. El escritor mexicano Villoro dijo al respecto “ esto es como querer comparar peras con manzanas y sandías”.

El escritor Martín Caparros dijo, en cuanto a Maradona, que siempre estuvo envuelto en un dramatismo que Messi no vivió, en la vida privada, pero también en la cancha. Maradona jugaba como si todo lo que estuviera haciendo fuera imposible. Lo conseguía, pero siempre estaba al borde de quizás no poder alcanzarlo. En cambio Messi juega como si todo lo que hace fuera normal. Messi parece que fuera cada día a la oficina no a un entrenamiento en un campus o al estadio.

El bello romance con el 10,  lo vivió el famoso escritor Eduardo Sacheri, autor del libro “El secreto de sus ojos”, obra llevada al cine y ganadora de un premio Oscar de la academia de Hollywood para Argentina. Consultado sobre Maradona expresó: “señores, no me pidan que lo mida con la misma vara con la que se supone debo juzgar a los demás mortales. Porque le debo los dos goles a Inglaterra. Y el único modo que tengo de agradecérselo es dejarlo en paz, al menos yo debo tener la honestidad de recordarlo para toda la vida en presente perfecto y alejado de cualquier tipo de vulgaridad o imperfección." @mundiario

Maradona, la cultura es la sonrisa
Comentarios