Copa del Rey

El Mallorca asegura su lugar en la final al vencer a la Real Sociedad

Los jugadores del Mallorca celebrando tras la finalización del encuentro. / @rcd_Mallorca
Los jugadores del Mallorca celebrando tras la finalización del encuentro. / @rcd_Mallorca
El equipo de Javier Aguirre venció a los dirigidos por Imanol Alguacil en los lanzamientos desde el punto penal. El héroe fue Greif, quien detuvo el disparo decisivo de Oyarzabal.
El Mallorca asegura su lugar en la final al vencer a la Real Sociedad
Veintiún años después, el Real Mallorca se encuentra al borde de un nuevo hito en su rica historia futbolística. Bajo la dirección de Javier Aguirre, el equipo bermellón busca la segunda Copa del Rey que adorne su sala de trofeos. Aunque ahora mismo todo es felicidad para el equipo del técnico mexicano, lo cierto es que el camino hasta aquí no ha sido un paseo, ya que tuvieron que superar a uno de los conjuntos más en forma de la temporada: la Real Sociedad. La hazaña adquiere aún más dramatismo al considerar que este triunfo ocurrió en el estadio de los txuri-urdin.

La noche en San Sebastián estuvo repleta de emociones intensas y momentos de suspenso. Los anfitriones depositaron sus esperanzas en Mikel Oyarzabal, quien se convirtió en el protagonista principal de la velada, tanto para bien como para mal. A pesar de su lesión, el capitán demostró su valentía al igualar el encuentro, aunque el destino le jugó una mala pasada al fallar el penalti decisivo en la tanda, convirtiéndose así en el héroe y villano de la noche.

Por su parte, el Mallorca inició el partido con fuerza, anotando tempranamente a través de Gio González, desafiando las estadísticas y poniendo fin a una larga sequía goleadora en Anoeta. La solidez defensiva y la táctica bien trabajada del equipo mallorquín fueron clave para contener los ataques de una Real Sociedad desesperada por recuperar su juego.

La Real tuvo el partido en sus manos en varias fases

El encuentro estuvo marcado por momentos de incertidumbre y tensión, con oportunidades desperdiciadas por ambos equipos y decisiones cuestionables en momentos críticos. Tras la tanda de penales, el entrenador de la Real Sociedad, Imanol Alguacil, lamentó el triste desenlace, reconociendo la crueldad de la eliminación. Alguacil expresó que en estos momentos el vestuario no la está pasando nada bien:

"Está tocado, destrozado y dolido. Quiero dar las gracias a este equipo, a la afición que ha estado con nosotros de principio a fin. Pese a no llegar a la final, es de agradecer cómo se han volcado con nosotros". Además, continuó con su faceta autocrítica al decir: "Si has sido capaz de ser mejor en ambos partidos y no has pasado a la final, es que algo no has hecho bien".

Los penales marcaron el desenlace más dramático 

El Mallorca aseguró su pase a la final al convertir los cinco penales y detener Greif uno de Oyarzabal. El canterano de la Real Sociedad falló su lanzamiento desde el punto de penalti, mientras que los lanzadores visitantes mostraron sangre fría y eficacia, sellando así el destino de su equipo.

El ambiente en el estadio reflejaba la montaña rusa de emociones vividas durante todo el encuentro. Mientras los aficionados mallorquinistas celebraban cada acierto de su equipo, los seguidores de la Real Sociedad compartían la desolación de una derrota inesperada. Fue una noche memorable para el fútbol español, que presenció cómo un equipo renacía para acariciar la gloria.

Ahora, el Real Mallorca se prepara para el último desafío en su búsqueda del título de la Copa del Rey. Con el apoyo de su afición y la determinación de sus jugadores, el equipo bermellón sueña con hacer historia una vez más y levantar el trofeo que tanto anhelan. La final está a la vuelta de la esquina, y el Mallorca está listo para darlo todo en busca de la victoria.@mundiario

Comentarios