El Málaga de Javi Gracia ahogó al Barcelona gracias a una defensa escalonada

El Málaga venció con justicia en el Camp Nou. / RTVE.
El Málaga venció con justicia en el Camp Nou. / RTVE.

¿Sorpresa? El Málaga venció en el Camp Nou, territorio vetado para casi todos los equipos, gracias a una solidaridad defensiva encomiable y un esfuerzo digno de elogio.

El Málaga de Javi Gracia ahogó al Barcelona gracias a una defensa escalonada

¿Sorpresa? El Málaga venció en el Camp Nou, territorio vetado para casi todos los equipos, gracias a una solidaridad defensiva encomiable y un esfuerzo digno de elogio.

 

Circula por el mundo del fútbol una corriente de pensamiento que defiende que la única manera válida y aceptable de salir vencedor de un partido es dominar el balón durante los noventa minutos. Puede que sea cierta o puede que no. A buen seguro que Javi Gracia, entrenador del Málaga, discrepó de este punto de vista. El preparador navarro planteó secó con su planteamiento al FC Barcelona y se llevó con justicia los tres puntos del feudo blaugrana.

¿Cómo ha podido ganar el Málaga en el Camp Nou a este Barça? La respuesta es sencilla y el técnico pamplonica lo explicaba así nada más lograr el triunfo: "Aunque tienes que hacer un gran partido a nivel defensivo, para ganar tienes que buscar también tus opciones de ataque que pasaban por transiciones rápidas, por contraataques".

 El cuadro costasoleño hizo buena esa máxima balompédica que dice que el mejor ataque es una buena defensa. Javi Gracia dispuso a sus hombres en el campo con su 4-2-3-1 habitual, pero con la novedad respecto a otros choques de una defensa escalonada. La idea era permanecer bien cerrados en la parcela central para tapar las eléctricas diagonales de Messi y de Neymar y vigilar bien de cerca los movimientos de Luis Suárez

La línea defensiva blanquiazul estuvo a un nivel imperial, manteniendo una intensidad y una concentración durante todo el partido casi inusual durante toda la Liga: Miguel Torres y Rosales en los costados pusieron cerco a Messi y Neymar, que no pudieron disparar ni una sola vez a puerta durante noventa minutos. A ello hay que sumarle el descomunal despliegue físico de Recio y Darder en la medular: cuando se defendía eran dos centrales más y cuando se salía rápido al contragolpe eran los encargados de llegar desde segunda línea y acabar las jugadas con un disparo; lo que en Inglaterra se llamaría centrocampista 'box to box'.

La velocidad al contragolpe como mejor arma

Sería tremendamente injusto para los hombres de ataque del Málaga elogiar y poner en un plano mayor únicamente a los hombres defensivos. La importancia de la línea de mediapuntas por la que Gracia apostó con Horta en la izquierda, Castillejo en la derecha y Juanmi enganchando con un Samuel que jugó de 'falso' nueve, fue vital. 

Toda vez que el cuadro andaluz robaba el balón en defensa el plan era claro, transición rápida al contragolpe y buscar la velocidad de Castillejo, que habitualmente caía a los costados para atraer a la mayor cantidad de futbolistas posibles del Barcelona y después filtrar el cuero hacia algún compañero que entrase desde atrás en busca de un remate a puerta. 

Bien es cierto que el 0-1 que a la postre daría la victoria al Málaga fue precedido por un error infantil de Dani Alves, que buscó adornarse con una cesión a Bravo y que se quedó corta. Juanmi -ratón de área donde los haya- estuvo más listo que nadie y persiguió con fe inquebrantable el balón hasta obtener la recompensa del gol a los seis minutos, después de regatear con frialdad al arquero chileno. Por cierto, la jugada comenzó con un saque de puerta de Carlos Kameni, que no tuvo que empeñarse en demasía ya que los de Luis Enrique no llegaban casi nunca a posiciones de disparo.

Una victoria labrada desde la intensidad

Se podría caer en el error de pensar que el Málaga puso freno al todopoderoso Barcelona a base de infracciones y de cortar el juego. Nada más lejos de la realidad. Los pupilos de Gracia cometieron 11 faltas, solo dos más que los culés. También llama especialmente la atención que el equipo que más ocasiones claras tuviera fuera el malacitano, con hasta ocho disparos -cuatro de ellos a puerta- que solo la falta de acierto de Darder, Recio, Horta o Juanpi les privó de irse de la Ciudad Condal con una renta más amplia. 

De esta manera, la solvencia defensiva y solidaridad de todas las líneas del Málaga fueron la clave para lograr vencer en un campo donde casi nadie lo hace y para cosechar una nueva victoria en el Camp Nou dieciseís años después de haberlo logrado por última vez, cuando el mítico Joaquín Peiró era el encargado de entrenar a los costasoleños. Por otro lado, es rescatable el hecho de que los malaguistas hayan logrado aguantar con su portería a cero en los dos partidos contra los blaugranas. El 0-0 de la ida, unido al 0-1 de este fin de semana, hacen que sean el primer equipo en anular 180 minutos al Barcelona en la faceta anotadora desde la temporada 2007-2008, cuando el Getafe hiciera lo propio.

Esta victoria colma de prestigio al Málaga y viene a confirmar la magnífica temporada que están haciendo de la mano de Javi Gracia, de quien hubo muchas dudas en el momento de su contratación dado que venía de descender a Osasuna. Los andaluces obtuvieron algo más importante que el prestigio, tres puntos que les colocan séptimos clasificados con 38 puntos y que les acercan muchísimo al primer objetivo del año, la permanencia. Una vez conseguida, será el momento de comenzar a pensar en otras cotas más altas y en objetivos más ambiciosos. Las cosas de palacio van despacio...

El Málaga de Javi Gracia ahogó al Barcelona gracias a una defensa escalonada
Comentarios