El Real Madrid sobrevive en Mestalla en un partido intenso y polémico

Los jugadores Real Madrid protestante la última decisión del partido del árbitro Gil Manzano. / @realmadrid
Los jugadores Real Madrid protestante la última decisión del partido del árbitro Gil Manzano. / @realmadrid
Gil Manzano fue objeto de críticas por una polémica jugada. Vinicius anotó dos goles, que permitieron al Real Madrid igualar el marcador después de que los dueños de casa se adelantaran 2-0.
El Real Madrid sobrevive en Mestalla en un partido intenso y polémico
El partido que se disputó en Mestalla ha sido uno de los más intensos, dramáticos, polémicos y reivindicativos que se han jugado en el coliseo valencianista, y también en la historia de LaLiga. Valencia y Real Madrid brindaron un auténtico espectáculo que comenzó con un homenaje a las víctimas del incendio que ha conmocionado a toda España, y que también sirvió para rendir un justo tributo a los servicios de emergencia que ayudaron a evitar que la tragedia fuese aún mayor.

A partir de ese momento, se desencadenó una auténtica historia de suspenso que culminó con un empate 2-2. Los che golpearon en dos ocasiones primero, aprovechando sendos errores defensivos de los jugadores de Ancelotti que permitieron a los locales ponerse por delante en el marcador. Primero fue Hugo Duro en el minuto 27 con un cabezazo que le permitió anotar el 0-1, aprovechando la incapacidad de la zaga madridista para despejar correctamente el balón. El jugador local recibió un pase de Fran Pérez desde la izquierda y venció a Lunin casi sin esfuerzo.

Posteriormente, Dani Carvajal le regaló a Roman Yaremchuk una oportunidad imposible de fallar para el 2-0. El lateral español intentó conectar con Toni Kroos, pero su pase llegó directamente a los pies del ucraniano, quien aprovechó para superar a su compatriota y hacer saltar de alegría a los aficionados del Valencia.

Vinicius como protagonista

El Real Madrid se vio sorprendido y parecía destinado a recibir más goles en contra. La defensa estaba desorganizada y los centrocampistas no lograban generar peligro para enlazar con la línea de ataque; sin embargo, Vinicius apareció para recortar distancias justo antes del descanso. El brasileño recibió un centro de Carvajal desde la derecha, que los defensores no pudieron despejar, y con un ligero toque envió el balón fuera del alcance de Giorgi Mamardashvili.

El atacante visitante no desaprovechó la oportunidad de celebrar su gol con un gesto reivindicativo frente a la grada norte de Mestalla, similar al que realizaban los movimientos de resistencia afrodescendientes en Estados Unidos. Con el 1-2 se abrieron 45 minutos que mantuvieron en vilo a todos, ya que literalmente se vio de todo.

El Valencia intentó imponer nuevamente su ritmo, pero el Real Madrid no se lo permitió. Carlo Ancelotti mantuvo el mismo once hasta el minuto 63, cuando decidió sustituir a Kroos y Rodrygo para dar entrada a Modric y Brahim. Con estos cambios, la dinámica del equipo cambió y los blancos, que vistieron de morado ese sábado, iniciaron una escalada que los llevó inevitablemente al empate, gracias a Vinicius.

Nuevamente, desde la derecha llegó un centro para hacer daño a la defensa che, aunque esta vez fue Brahim quien proporcionó la asistencia. El brasileño marcó de cabeza un gol que tuvo que ser validado por el VAR, ante un presunto fuera de juego que nunca existió y que permitió al jugador madridista celebrar con efusividad, ante los abucheos de una afición que temía lo peor, ya que los visitantes parecían hambrientos de victoria.

La escalofriante lesión de Diakhaby

La preocupación invadió a todos los presentes en el duelo entre Valencia y Real Madrid. Durante los últimos minutos y con el marcador igualado 2-2, Mouctar Diakhaby sufrió una terrible lesión. Tras un córner, el centrocampista Aurelien Tchouameni intentó controlar el balón, pero no pudo mantener el equilibrio y acabó chocando con la rodilla del defensor francés, lo que provocó que su pierna se doblara de forma impactante.

La gravedad de la situación llevó al árbitro a detener inmediatamente el juego y solicitar asistencia médica, que no tardó en llegar. Mientras tanto, sus compañeros y rivales se llevaban las manos a la cabeza, impresionados por el estado del francés, quien fue retirado en camilla entre lágrimas. El futbolista fue aplaudido por un público preocupado, que también quedó impactado por la fatídica jugada.

Según lo observado, la lesión ocurrió en la rodilla derecha del francés, y debido a la forma en que se dobló su pierna, se sospecha de una posible fractura de tibia. Por el momento, solo queda esperar el parte médico oficial y desear una pronta recuperación para el defensor.

Muy bien por ambos porteros

El partido se tornó de ida y vuelta. Ambos conjuntos intentaron hacerse con los tres puntos. Antes del gol de Vinicius, Bellingham ya había protagonizado una hermosa jugada que casi se convierte en uno de los goles del año, de no ser por una providencial parada de Mamardashvili. Lunin también se lució con una gran parada a Diego López, quien acababa de ingresar al terreno de juego.

El VAR ayuda a Gil Manzano

Cuando parecía que el empate sería el resultado final, llegó una jugada que terminó con Hugo Duro en el suelo entre Fran García y Nacho. Corría el minuto 90 y el árbitro señaló el punto de penal por una presunta falta sobre el atacante local. Mestalla estalló de alegría ante la posibilidad de quedarse con los tres puntos, pero lamentablemente para sus intereses, el VAR intervino para cambiar el rumbo de la jugada. Tras revisar detalladamente las imágenes, Gil Manzano determinó que no hubo falta sobre Duro y que el partido continuaría 2-2.

Peter le dio otro aire al Valencia. El joven canterano del Madrid que fue fichado durante el mercado invernal puso en serios aprietos a su antiguo club. Por la banda izquierda se convirtió en una auténtica pesadilla que Fran García no pudo controlar. El 11 valencianista pudo convertirse en el héroe de su nueva afición, pero Lunin primero y un disparo ligeramente alto lo impidieron.

Los minutos finales del partido, una locura y un escándalo

Brahim hizo de las suyas para desequilibrar a la defensa de Rubén Baraja. El malagueño estuvo muy incisivo y suyo fue un pase aéreo desde la derecha para que Bellingham, de cabeza, colocara el balón en las redes, ante la incredulidad de todos los presentes; sin embargo, justo cuando el delantero madridista hacía volar el balón, Gil Manzano pitó el final del partido para sellar el empate a 2-2 en Mestalla.

Dicho de otro modo: Bellingham marcó el gol del triunfo en la última jugada, pero Gil Manzano lo anuló porque pitó el final del partido cuando el balón estaba en el aire. En Mestalla estalló la locura y el escándalo.

Las protestas del Madrid terminaron con la expulsión de Bellingham y una tarjeta amarilla para Joselu. Queda por ver qué decidirá el Comité respecto al inglés, quien por ahora se perdería solo el encuentro ante el Celta de Vigo en el Santiago Bernabéu.

Con este resultado, el Real Madrid se mantiene como líder de LaLiga, con un partido más que el Girona, equipo al que le saca siete puntos de ventaja, por el momento. Los catalanes jugarán como visitantes contra el Mallorca, mientras que el FC Barcelona, tercero en la clasificación, tendrá un duro encuentro ante el Athletic en el Nuevo San Mamés. @mundiario

Comentarios