Lukaku, Suárez, Griezmann y Villa o cómo aprovechar grandes oportunidades

Romelu Lukaku, Luis Suárez y Antoine Griezmann. / RR SS
Romelu Lukaku, Luis Suárez y Antoine Griezmann. / RR SS
Tanto el Inter de Milán como el Atlético de Madrid son clubes expertos en sacar el máximo provecho, a todo lo que se mueve en los mercados de fichajes.
Lukaku, Suárez, Griezmann y Villa o cómo aprovechar grandes oportunidades

Romelu Lukaku llegará en calidad de cedido al Inter de Milán. El acuerdo con el Chelsea es un hecho, como lo informó Fabrizio Romano, y ahora el delantero belga volverá a Italia para reencontrarse con el club donde ha vivido sus mejores años como profesional,con el permiso de su etapa en el Everton, y que lo llevaron a ser uno de los fichajes más caros de la historia del fútbol mundial. Un año después, en Stamford Bridge no brilló como se esperaba y ahora el nuevo dueño de los blues prácticamente lo regalará, para que su técnico, Thomas Tuchel, no lo vea ni en pintura durante el próximo curso. 

El ejemplo de Lukaku es uno de los tantos fiascos que se han visto en los últimos tiempos en cuanto a traspasos se refiere. Fichajes millonarios que terminaron siendo rotundos fracasos. El todavía jugador del club londinense no dejó tan malos números , pero ni de asomo era lo que se esperaba de él. 12 goles en 44 partidos y apeado del once titular, ha sido el resultado de su incompatibilidad con el sistema que impone el entrenador y su nula conexión con sus compañeros en el terreno.

¿Quién aprovechará esta circunstancia? El Inter, actual subcampeón del Calcio vendió al futbolista en 2021 por 115 millones de euros, y ahora solo tiene que pagar unos 8 millones más otros dos en variables vinculadas a títulos, para formar así un poderoso tridente de ataque con Lautaro Martínez y el más que probable fichaje del argentino Paulo Dybala, que llega desde la Juventus de Turín con la carta de libertad bajo el brazo.

El genio detrás de estas operaciones es Giuseppe Marotta, el mismo hombre quien junto a Mino Raiola se llevó gratis a Paul Pogba del Manchester United a la Juventus en 2012, y que después se lo vendió en más 105 millones de euros a los red devils, y que ahora hace lo propio con Lukaku. Definitivamente en Italia tienen que hacerle un monumento al directivo del Inter, porque sin duda ejemplifica como pocos, que el fútbol es un negocio lucrativo siempre y cuando se aprovechen las oportunidades. 

El Atlético le tiene tomada la medida al FC Barcelona

Los dos últimos títulos de LaLiga que consiguió el Atlético de Madrid, tienen un denominador en común: el Barça. Los azulgranas en dos ocasiones fueron las “víctimas” de los colchoneros, porque desde el Camp Nou se encargaron de facilitarle dos refuerzos de primerísima línea, que ayudaron a Diego Simeone a construir un equipo campeón.

Primero fue David Villa. El legendario exdelantero llegó al Vicente Calderón porque era público y notorio que su relación con Lionel Messi nunca fue buena. El asturiano llegó a Madrid durante el mercado de fichajes de verano de 2013, prácticamente regalado, porque se fijó un pago de 5 millones de euros que serían pagados en dos temporadas, cuando tenía 31 años (cumpliría 32 en diciembre de ese año); firmó por un año y anotó 13 tantos.

El goleador de la selección española fue fundamental para levantar el trofeo local y además fue pieza clave, para que los colchoneros se metieran hasta la final de la Champions League. Posteriormente se marchó a Estados Unidos y después a Australia, pero su fichaje se rentabilizó sin problemas de ningún tipo. 

Después está el caso del atacante charrúa. Suárez fue uno de los componentes del más famoso tridente de ataque del FC Barcelona: la MSN. Junto con Lionel Messi y Neymar el futbolista uruguayo se cansó de marcar goles, hasta consiguió un premio Pichichi y una Bota de Oro, pero después de la salida del brasileño, su rendimiento fue en picada, hasta que los culé decidieron dejarlo ir. 

Nuevamente el Atleti se aprovechó de la circunstancia y sacó provecho del fútbol que todavía le quedaba en las botas al killer, para transformarlo en su atacante de referencia. El veterano no defraudó y respondió con 21 goles que le sirvieron a los capitalinos a repetir la gesta de 2014 y sumar así su título número 11, todo esto a cambio de unos seis millones de euros. 

Griezmann: viaje de ida y vuelta

Por último está el caso de Antoine Griezmann. El delantero francés se despidió del Wanda Metropolitano en 2019, para mudar su talento hacia el Camp Nou. El millonario traspaso fue de 120 millones de euros. Ernesto Valverde primero y Ronald Koeman después no supieron sacar lo mejor del internacional galo, que tampoco pudo entablar una conexión deportiva y personal con Lionel Messi, para que su rendimiento fuera el más óptimo. 

Pero a pesar que ganó la Copa del Rey de 2021 y anotar 35 goles en 102 partidos la sensación general era que su paso por la Ciudad Condal, fue un auténtico fracaso, como lo demostró el hecho de que la directiva de Joan Laporta no le tembló el pulso de cederlo por dos años al Atlético, con una opción de compra de 40 millones, siempre y cuando se cumplieran ciertas condiciones. 

Aunque se especuló el posible interés de un candidato presidencial del Athletic Club de Bilbao, de llevárselo al Nuevo San Mamés, Griezmann seguirá vestido de rojiblanco y espera volver a anotar muchos goles y levantar nuevos títulos con Simeone y compañía, para demostrar que en Can Barça volvieron a cometer un error, al más puro estilo  Villa y Suárez. @mundiario

Lukaku, Suárez, Griezmann y Villa o cómo aprovechar grandes oportunidades
Comentarios