No lo llamen Pajarito, Valverde ya es un Halcón o una Águila Imperial

Federico Valverde, jugador uruguayo del Real Madrid. / @fedeevalverde
Federico Valverde, jugador uruguayo del Real Madrid. / @fedeevalverde
En nueve partidos en lo que va de temporada entre LaLiga, Champions League y Supercopa de Europa, el uruguayo ha conseguido marcar 4 goles, un tanto más que su mejor campaña.
No lo llamen Pajarito, Valverde ya es un Halcón o una Águila Imperial

Federico Valverde hace tiempo dejó de ser una promesa porque ahora goza de un estatus totalmente distinto. El madridista ha logrado mutar y evoluciona positivamente como una pieza fundamental para el juego colectivo del equipo. Ahora es impensable alejar al uruguayo del once inicial de Carlo Ancelotti, porque sencillamente su concurso le ofrece una gran cantidad de opciones al estratega italiano, para afrontar partidos sin importar el rival que se ponga por delante. 

Además de velocidad fuerza, sacrificio y garra, ahora el uruguayo añade una característica más a su juego. Fede anota goles y lo hace en momentos supremamente importantes. No son aquellos que sirven simplemente para abultar un marcador o la estadística individual, las dianas del charrúa llegan en minutos claves para el desarrollo de un partido. 

Contra el Mallorca y ante el Leipzig lo hizo a lo grande. Su trascendencia en el equipo ha aumentado,  cuando se compara lo que hizo durante la temporada anterior y lo que hace ahora. La diferencia radica esencialmente en que Valverde es un nuevo tipo de extremo,  muy distinto al clásico jugador de esa posición que se desentiende muchas veces de las labores defensivas. 

Su versatilidad es indudable, pero Ancelotti dio en el clavo para colocarlo en un sitio donde saca el máximo provecho a todas sus virtudes. Sabe lo que es defender como centrocampista pero también como carrilero o incluso como lateral derecho, como ocurrió con Zinedine Zidane en el curso 2020-2021 en partidos como el de Liverpool y el Chelsea en Anfield Road y Stamford Bridge respectivamente, así como en el ejercicio anterior en LaLiga contra el Villarreal y el Elche

Podría decirse que es un jugador de extremo a extremo, porque es capaz de llegar hasta el fondo de la línea ofensiva para dar un centro o disparar desde una diagonal y también emplearse a fondo para presionar y ayudar al lateral derecho o a la zaga cuando haga falta. Federico Valverde ya no es un Pajarito, elijan entre un Halcón o una Águila Imperial. @mundiario

No lo llamen Pajarito, Valverde ya es un Halcón o una Águila Imperial
Comentarios