Buscar

MUNDIARIO

Lendoiro reitera su alerta sobre la frágil seguridad del estadio del Deportivo

Recuerda un artículo publicado en MUNDIARIO donde ya planteaba la "imperiosa necesidad" de un parking subterráneo para seguridad, al menos, de árbitros y jugadores, e incidía en la "enorme peligrosidad" de la salida de la zona central de Tribuna Superior.

Lendoiro reitera su alerta sobre la frágil seguridad del estadio del Deportivo
Augusto César Lendoiro. / riazor.org
Augusto César Lendoiro. / riazor.org

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

El estadio Riazor, donde juega el Deportivo de La Coruña, ha mejorado la estética pero parece que tiene problemas estructurales, que no están a la vista. "Sobre las obras, publiqué en su día un artículo que hice llegar al Ayuntamiento, pero creo que no me hicieron mucho caso. Les hablaba de la imperiosa necesidad de un parking subterráneo para seguridad, al menos, de árbitros y jugadores, así como incidía en la enorme peligrosidad de la salida de la zona central de Tribuna Superior. Hace muchos años se iba a realizar esa obra con cargo a Xunta y Diputación pero el Alcalde Vázquez, como propietario, no quiso solicitarla. Es una medida de elemental seguridad. ¡Que no se produzca nunca una situación de emergencia!", alerta el expresidente del Deportivo Augusto César Lendoiro, en una entrevista concedida al diario digital riazor.org.

Tras abandonar la presidencia del Deportivo, Lendoiro no volvió a pisar el estadio de Riazor. "No volví. A lo mejor el día menos pensado vuelvo, como no vuelvo más", explica. "De niño aprendí a leer en el Marca, a los 15 años ya era presidente del Ural; con poco más de 30 años presidía el Liceo de hockey y cumplidos los 40 el Deportivo", recuerda también Lendoiro en la entrevista.

Sobre Natxo González, el entrenador del Deportivo, Lendoiro comenta: "Tiene algún concepto muy llamativo. Lo del rombo no me gusta demasiado y una cosa muy novedosa es el sistema de defender saques de esquina y faltas, me parece peligrosísimo. Lo extraño es que no nos hayan cogido la aguja de marear, lo que no habla muy bien de otros entrenadores."

"Los jugadores antes hacían una vida más cercana al aficionado, al periodista, al directivo. Ahora se aíslan, no escuchan, se ponen los cascos…", ironiza Lendoiro sobre los futbolistas. De paso, explica alguna de sus mañas. "Mi método –dice a modo de lección– era la anticipación. Cuando nos constituimos como SAD fichamos a Bebeto y a Mauro Silva. Cuando hubo cambio de venta de derechos TV, aprovechamos para traer a Rivaldo, Djalminha… Siempre nos la jugábamos. Con el salto importante de los ingresos por televisión de hace 3 o 4 años, hay clubes en España que se la han jugado y les ha salido bien."

Augusto César Lendoiro, que elude valorar a su sucesor, también es crítico con la situación de la cantera deportivista: "Creo que el problema de la cantera no reside solamente en el Fabril. En este momento es un problema general. De los jugadores del equipo Campeón de España de Cadetes y otros que parecían tener aspiraciones, casi nadie continúa en el club. “La yeguada Lendoiro” desapareció casi por completo." @mundiario