Laporta tiene que lidiar con el otro gran legado de Bartomeu

Joan Laporta, presidente del FC Barcelona. / Archivo Mundiario
Joan Laporta, presidente del FC Barcelona. / Archivo Mundiario
Nadie se quiere ir del FC Barcelona y ese detalle tiene que resolverlo ya el presidente del club y el director fútbol, porque de lo contrario será una misión imposible conseguir los fichajes que pide Xavi.
Laporta tiene que lidiar con el otro gran legado de Bartomeu

Una de las razones por las cuales el FC Barcelona está prácticamente arruinado es porque Josep Bartomeu, le ofreció a sus futbolistas unos salarios desorbitados, que descolocan a posibles compradores. 

Joan Laporta está por cumplir su primer año de gestión, y ya sabe perfectamente las condiciones económicas del club. Para él no es ninguna sorpresa que ninguno de los descartados piense en irse, perdiendo dinero sin importar que jueguen o no. El problema es que Xavi pretende hacer una limpia en la plantilla, una acción necesaria para conseguir recursos para comprar nuevos jugadores. 

Suenan muchos futbolistas pero la realidad es que si esto no se resuelve no llegará nadie. Mateu Alemany tiene mucho trabajo, para intentar convencer a los Braithwaite, Umtiti, Lenglet, Pjanic, Neto, Dest, Mingueza, Jutglà y Puig.

Quizás los canteranos pongan menos trabas, pero el clan francés promete muchos  dolores de cabeza, porque se aferran a la idea de quedarse, lo mismo que el danés y el joven estadounidense que creen tener hueco en la planificación deportiva. El bosnio por su parte asomó la posibilidad de quedarse hasta el final de su contrato (2024) , aunque esta temporada facilitó su salida rumbo al Besiktas, que finalmente no ejecutará la opción de compra. 

¿Y Neto? El brasileño no salió durante el verano y aunque Sport asegura que el exjugador del Valencia esta vez desea irse lejos de la Ciudad Condal, falta por ver cuáles son las opciones para que su marcha sea un hecho. El rotativo catalán explica, que todavía quedan unos 15 millones de euros por amortizar, y eso es un factor muy a tener en cuenta. 

¿Se puede fichar aunque ninguno quiera salir?

Más allá de tener disponibilidad para afrontar un traspaso, que tampoco es el caso en este momento, el verdadero inconveniente radica en la masa salarial de la primera plantilla. Este aspecto sigue siendo crítico. Mientras que sigan en el club los extranjeros descartados, los posibilidades son remotas . Es decir, antes de entrar hay que dejar salir. 

Los contratos leoninos firmados entre Bartomeu y los representantes de los jugadores tienen en jaque los planes para traer a Lewandowski, Raphinha y al resto de la tropa que desea Xavi. Andreas Christensen sería el primero en llegar, porque sale del Chelsea con su carta de libertad, pero todavía falta el siguiente paso, que pueda ser inscrito en LaLiga y eso sólo se hará realidad, cuando Laporta y Alemany se liberen de algunos salarios millonarios. 

¿Y los canteranos?

Como se mencionó anteriormente, el caso de los jugadores surgidos en La Masía es quizás de más fácil solución. Riqui Puig sabe que tiene que buscarse el pan en otro lado, ninguno de los técnicos han contado con él y podría ser blanco fácil de una cesión o un traspaso a un precio razonable. 

Lo mismo ocurre con Mingueza. El defensor ha sido señalado muchas veces en las derrotas azulgranas cuando ha estado en los terrenos, pero aún así tiene margen de mejora siempre y cuando tengan paciencia y comprensión con él. Mundo Deportivo ha informado en varias ocasiones, que el club no quiere regalarlo y espera conseguir una operación que atraiga unos cuantos millones de euros.

Entretanto Jutglà ya llegó a un acuerdo para jugar con el Brujas de Bélgica, una operación que le reportará a las arcas azulgranas unos 4 millones de euros.

Aunque las salidas de estos chicos sea un hecho, poco podría cambiar el escenario, porque en realidad ellos no representan una carga salarial suficientemente pesada, como la de sus colegas ya establecidos en el fútbol profesional. Este verano promete ser muy largo para las oficinas del Camp Nou.@mundiario

Laporta tiene que lidiar con el otro gran legado de Bartomeu
Comentarios