José María Enríquez Negreira, el más listo de la clase

Enríquez Negreira en su época como árbitro. / @Twitter
Enríquez Negreira en su época como árbitro. / RR.SS.
El ex colegiado se habría lucrado durante más de veinte años del Barcelona a cambio, según el CTA, de nada.
José María Enríquez Negreira, el más listo de la clase

El que fuera árbitro profesional habría recibido, supuestamente, ingentes sumas de dinero por mediar, con su condición de vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), para favorecer al conjunto catalán en las competiciones domésticas españolas.

El Comité Técnico de Árbitros ha sido categórico en la defensa de su integridad y trabajo en el "Caso Negreira", afirmando que ningún colegiado o miembro de los órganos del CTA puede ejercer labores que sean susceptibles de entrar en conflicto de intereses, y que se pone a disposición de la Justicia para brindar su máxima colaboración en cualquier tipo de información que este comité pueda aportar. El CTA también quiere dejar claro que José María Enríquez Negreira no forma parte de ninguna estructura federativa desde el cambio de gobierno llevado a cabo tras las elecciones de 2018.

Vicepresidente institucional. Según miembros del CTA, el puesto que ocupó José María Enríquez Negreira, desde 1994 a 2018, solo sería de manera institucional y de cara a la galería, sin tener peso en las decisiones que tomaba el colectivo arbitral presidido por Sánchez Arminio.

Con todo existe una disyuntiva que se prevé que la justicia actúe de tal manera que pueda resolverla. Mientras tanto tenemos unos pagos por parte de un club al vicepresidente del CTA, pero que el propio comité desmiente haber ayudado al Barcelona. De tal manera se entiende que o el colectivo arbitral miente y sí que han ayudado al Barcelona, o que el propio conjunto catalán haya pagado durante más de 15 años al Sr. Negreira a cambio de polvo y paja.

Sánchez Arminio junto a Javier Tebas. / @LaLiga
Sánchez Arminio junto a Javier Tebas. / @LaLiga

Tampoco se entendería esta última versión que defiende el CTA, dado que el que era vicepresidente del comité obtuvo aumentos de sueldo por sus trabajos, y su relación laboral con el Barcelona finalizó justo cuando dejó de pertenecer al colectivo arbitral. Muy necio tendría que ser el Barcelona para seguir pagando a una persona por no hacer nada.

Un culpable claro. No cabe ninguna duda de que la mera intención que ha tenido el conjunto catalán, de la mano de sus dirigentes, de corromper el fútbol español para salir beneficiado debería ser penado, se lleve a cabo o no la acción que se pretendía. Sea como fuere, el Fútbol Club Barcelona será el peor parado de este caso en el que no se sabe a ciencia cierta si el peso de la justicia recaerá contra la institución catalana o solo contra los dirigentes catalanes.

Por desgracia, este no ha sido el único agravio que ha sufrido el club catalán por parte de sus dirigentes y exdirigentes. El Caso Neymar, la gestión del adiós de Messi, el trato a Villa o Suárez en sus últimas temporadas, el trato a los capitanes en la época de Bartomeu o el tema de Unicef son varios de los desplantes, deshonras y ofensas que han protagonizado los dirigentes del club catalán, socavando y perjudicando al Barcelona. @mundiario

Comentarios