Buscar

Isco se reivindica y Asensio, tira del carro

Con actuación estelar del malagueño y el mallorquín, ambos se lucieron con un doblete, el Real Madrid venció 6-1 (10-1 en el global) a la Unión Deportiva Melilla en el Santiago Bernabéu. Vinícius, hoy titular, marcó y volvió a enamorar a la grada.

Isco se reivindica y Asensio, tira del carro
Jugadores del Real Madrid. / @realmadrid
Jugadores del Real Madrid. / @realmadrid

Firma

Andrés Piedrafita

Andrés Piedrafita

El autor, ANDRÉS PIEDRAFITA, es cronista de la actualidad. @mundiario

Un auténtico festival. El Real Madrid ha goleado 6-1 (10-1 en el global) a la Unión Deportiva Melilla en el Santiago Bernabéu, con actuación estelar de un Isco que se ha reivindicado y un Marco Asensio que, ahora sí, ha tirado del carro. Con la eliminatoria resuelta desde el partido de ida y el pase a los octavos de Copa del Rey prácticamente en el bolsillo, Santiago Solari aprovechó el encuentro para darle minutos a los menos habituales.

El Real Madrid saltó al campo de juego con un once bastante alternativo. El técnico argentino decidió darle galones a Odriozola por la derecha y, sorpresa, a Carvajal por la banda contraria, mientras que la pareja de centrales la conformaron el canterano Javi Sánchez y Jesús Vallejo, ya recuperado de las lesiones. En la medular, Fede Valverde, Llorente e Isco, y en la delantera un tridente ofensivo integrado por Asensio, Vinícius y Mariano.

Las ganas y el ímpetu de un Real Madrid plagado por jóvenes y suplentes, unos para demostrar de qué están hechos y otros para reivindicarse, junto con la emoción del Melilla de jugar en el Santiago Bernabéu resultó en un partido muy atractivo en los primeros minutos. Tanto, que, de hecho, el encuentro comenzó con oportunidades en ambas áreas, con Keylor Navas y Pedro Luis como protagonistas salvando a sus respectivos equipos.

Hubo intención ofensiva y muchas ocasiones para ambos equipos. Al menos, el partido estuvo pareja hasta poco después de la media hora de juego, cuando el tres goles de los blancos sentenciaron el partido. Marco Asensio fue el encargado de abrir el marcador al minuto 33. El mallorquín recibió en el centro del campo y encaró a los defensores del Melilla abriéndose paso hasta el área rival para definir con sutileza al poste más lejano del guardameta. No lo festejó.

Un minuto después, al 34, Vinícius, tras un jugadón por banda izquierda, sirvió el balón al corazón del área para la aparición nuevamente de Asensio, que batió a Pedro Luis sin mayor complicación. El tercero, y la goleada, la firmó el canterano Javi Sánchez tras una asistencia del atacante de la selección española, que tuvo un partido marcado más por los goles que por brillantez en su juego. Isco y Asensio, los grandes damnificados desde la llegada de Solari, destrozaron al Melilla en un visto y no visto.

Al centrocampista malagueño tan solo le faltaba el gol para poner la guinda a su actuación. Y así fue, por duplicado. A los 48 minutos de juego, Isco levantó al público de sus asientos con un auténtico golazo sacado de la chistera. Desde la frontal del área, el 22 merengue mandó a guardar el esférico en la escuadra de Pedro Luis. Una obra de arte con recado incluido para Solari. Al igual que Asensio con su doblete, el de Arroyo de la miel no lo celebró con mucho entusiasmo.

El Real Madrid siguió dominando con un Vinícius que fue un auténtico dolor de cabeza para los de Luis Miguel Carrión. El brasileño, pese a la mala suerte y sus reiteradas imprecisiones, pudo anotar el 5-0 en el minuto 75. No fue a la primera pero sí tras su propio rechace. Así, el delantero carioca marcó el primer tanto con el Real Madrid que lleva su firma, pues aquel de Valladolid fue en propia puerta. El Melilla pudo descontar en el 81 gracias a un penal cometido por Javi Sánchez y que transformó Yacine, y a 5 minutos del final, Isco rubricó el 6-1 definitivo y selló su doblete.

De esta manera, el Real Madrid selló su pase a la siguiente fase de la Copa del Rey y ya tiene la mira puesta en su primera visita a Huesca en la historia, el próximo domingo. Pese al gran partido que tuvieron, Isco y Asensio pudieron haber acabado por revelar sus condiciones de suplente bajo las ordenes de Solari, y es que ambos jugaron los 90 minutos del compromiso. Ni siquiera Marcos Llorente, también de gran partido, quien fue sustituido en el entretiempo. No obstante, tanto el mallorquín como el malagueño dejaron un muy buen sabor de bocas. Ya decía el técnico argentino en la previa del partido que "nadie es titular eternamente". Veremos. @mundiario