Buscar

Isco: entre la luz y la sombra

El malagueño tiene un pie fuera en el Madrid. Su mala temporada le ponen el cartel de venta y las posibilidades de jugar con Solari, cada vez son más escasas.

Isco: entre la luz y la sombra
Isco, jugador del Real Madrid. / RRSS
Isco, jugador del Real Madrid. / RRSS

Firma

Manolo Portillo

Manolo Portillo

El autor, MANOLO PORTILLO, es un profesional del periodismo deportivo con más de 15 años de experiencia en medios venezolanos. Escribe en MUNDIARIO, donde coordina Deportes desde América. @mundiario

Isco es el fiel ejemplo del síndrome de “Mr. Hide”. Tras un año pletórico, ahora vive en las sombras. En el frío banquillo merma su talento y por momento el panorama no parece cambiar y la única solución parece ser una salida ya sea en este mercado de invierno o en el verano venidero. Con la llegada de Santiago Solari sus minutos se esfumaron y la relación entre ellos, lo que se percibe, no parece ser la mejor de todas.

Desde su llegada. El malagueño ha tenido que sortear muchas trabas. Llegó al club como una promesa, pero para ganarse un puesto tuvo que sudar la camiseta, pues no era un jugador de élite. Con el paso del tiempo supo como cambiar las cosas al punto que la afición le tenía un lugar entre sus mimados.

Con Zidane, llegó su consagración y se dio el lujo de enviar a James Rodríguez, quien costó 80M€, para Alemania y con la expectativa de no regresar al club blanco. Pero las lesiones, en especial la apéndice que le quitó la posibilidad de jugar todo el mes de octubre, casualmente el pero mes en la actual temporada del Real Madrid.

Isco se plantea la salida, aunque varios sectores de la directiva quieren que se quede, por lo menos un año más, ya que la continuidad del argentino está en duda, pues el club no ha podido levantar el nivel y sigue en un mar de irregularidad. Por ahora el mediapunta medita la posibilidad de aceptar alguna oferta de los clubes que lo pretenden como es el caso de la Juventus, el Manchester City, PSG o el Bayern de Múnich. @mundiario

loading...