Infantino: "Es delicado hablar de sanciones por la Superliga"

Gianni Infantino, Presidente de la FIFA. / Archivo Mundiario
Gianni Infantino, Presidente de la FIFA. / Archivo Mundiario
El presidente de la FIFA, se mostró cauto al hablar de castigos contra los clubes que intentaron crear el nuevo torneo europeo, aunque tampoco apoya una liga separatista. 
Infantino: "Es delicado hablar de sanciones por la Superliga"

Mensaje directo a Ceferin. El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se mostró un tanto cauto ante la idea de castigar y sancionar a los clubes que se unieron para formar la Superliga, si bien él tampoco apoya esta liga considerada como separatista, abrió la puerta para escuchar cualquier propuesta de nuevos proyectos para mejorar y fomentar el crecimiento del fútbol en el mundo. 

"Algunas acciones deben tener consecuencias y todos deben asumir sus responsabilidades, pero siempre hay que tener cuidado al hablar de sanciones. ¿De qué sanciones estamos hablando? Rápidamente se dice que es necesario castigar, incluso es popular o populista, pero también hay que pensar en las consecuencias de posibles sanciones porque al castigar a un club también se hace a jugadores, entrenadores, aficionados, que no tienen nada que ver con eso", expresó Infantino, durante una entrevista concedida al diario francés L'Equipe.

Infantino se mostró partidario de un acercamiento o un diálogo para solucionar las diferencias. "Corresponde primero a las autoridades nacionales, luego en este caso a la UEFA y finalmente a la FIFA tomar las medidas oportunas. Hay que favorecer el diálogo sobre el conflicto, incluso en las situaciones más delicadas. Debemos evitar hablar de guerra cuando hablamos de fútbol y cuando el mundo sufre una pandemia sin precedentes".

Asimismo, la máxima autoridad del fútbol mundial, reiteró que desde la FIFA se rechaza cualquier idea separatista o que genere rupturas dentro de la estructura de las distintas ligas, pero insistió en que siempre están abiertas las puertas para debatir: "Pero esto debe hacerse con respeto a las instituciones y sin perder de vista los valores que han hecho de nuestro deporte hoy en día el más popular en el mundo".

Para Infantino, todas las federaciones, ligas y quienes dirigen a los clubes de fútbol, "tienen el deber y responsabilidad hacer todo lo posible para proteger el mundo del fútbol y su unidad". Pero dejó claro que no es para: "salvar a los grandes clubes ni a las grandes ligas, sino "defender todo el fútbol en todo el mundo".

Se mostró insistente en evitar la creación de una liga exclusiva de una élite de clubes. "Hay situaciones en las que tienes que ser intransigente. La creación de una liga cerrada, separatista, fuera de las estructuras del fútbol internacional, es, no sólo inaceptable, sino simplemente inimaginable".

También aproyechó para enviarle un recado a su homólogo en la UEFA, Aleksander Ceferin. "Un líder también debe preguntarse por qué hemos llegado a esto. Y, a partir de ahí, cómo podemos construir juntos el futuro y para eso hay que escuchar a todos, pero sobre todo la afición, que es el verdadero corazón del fútbol", finalizó Infantino.  

Infantino: "Es delicado hablar de sanciones por la Superliga"
Comentarios