Buscar

MUNDIARIO

Historia de las mascotas de los Mundiales: El dulce "Naranjito" (1982)

Naranjito supuso una revolución en el concepto de las mascotas mundialistas: España, optó por una fruta, algo, hasta entonces, inédito.

Historia de las mascotas de los Mundiales: El dulce "Naranjito" (1982)
Naranjito, mascota oficial del Mundial de España 1982. / Hayqueestaralloro.blogspot.com
Naranjito, mascota oficial del Mundial de España 1982. / Hayqueestaralloro.blogspot.com

Firma

Andrés Piedrafita

Andrés Piedrafita

El autor, ANDRÉS PIEDRAFITA, colabora en varias secciones de MUNDIARIO, donde fue coordinador general entre febrero y abril de 2019. @mundiario

El Mundial de 1982, celebrado en España, trajo consigo una novedad, y fue la inclusión de un alimento como mascota oficial de la competición: Naranjito. La sonriente naranja supuso un cambio radical en el concepto de las mascotas mundialistas. Se trataba de algo inédito, pues, hasta entonces, sólo un león (Willie) y 4 niños (JuanitoGauchito y Tip y Tap) habían sido las figuras representativas de una Copa del Mundo. Aún así, el país ibérico optó por una fruta.

Nacido por obra de José María Martín Pacheco y María Dolores Salto, dos creativos publicistas de Sevilla, Naranjito fue la primera mascota de un Mundial que no tenía forma humana. Ambos dibujantes, consideraron que una naranja podría ser la que mejor representara a España: un producto típico del país ibérico que vistiera los colores de la selección española, con una gran sonrisa y un balón a sus pies.

Si bien hoy en día muchos lo recuerdan con cariño, al comienzo no fue bien acogido por su gente. Todos, al unísono, criticaron la estética de la mascota, sobretodo el color, pues en 1982 el naranja no estaba tan de moda como en los años 70.

Pese a ello, se convirtió en una de las mascotas que más fama alcanzó, a tal punto de, incluso, ser la estrella de su propio programa de televisión: Fútbol en acción. La serie nos contaba las aventuras futbolísticas de Naranjito y sus amigos. Aquí, un pequeño fragmento de la caricatura:

Sólo Naranjito fue capaz de mostrar una imagen alegre y positiva que caló en el aficionado nacional, cuyo mejor recuerdo -luego de la eliminación de La Roja en la segunda ronda- es el de una divertida naranja animando los estadios y siendo alabada en cada estadio, desde la inauguración hasta la final. @mundiario