La historia de Benio Verhagen, el falso futbolista que jugó en cuatro ligas

Benio Verhagen, estafador holandés. / Twitter
Benio Verhagen, estafador holandés. / Twitter
Este estafador holandés se coló con cuatro contratos profesionales hasta que fue detenido esta semana en Dinamarca por atacar a su novia.
La historia de Benio Verhagen, el falso futbolista que jugó en cuatro ligas

Benio Verhagen tiene apenas 25 años y una "carrera" en equipos discretos pero es ya todo un personaje. Este futbolista neerlandés se las ingenió para hacerse pasar por futbolista profesional y firmar contratos con cuatro equipos distintos. Al final de cuentas, no obstante, todo ha terminado mal para él pues la Policía de los Países Bajos le ha detenido por amenazas contra su expareja. Esta es su historia:

El chico jugó para la academia del Willem II en 2009 y luego pasó por hasta tres equipos no profesionales, de acuerdo al medio local VICE. No obstante su pobre currículum, el jugador juntó buenas cartas de recomendación y tuvo la dicha de que alguien grabara un buen gol suyo y lo publicara en Youtube y con eso bastó para que el Dinamo-Auto FC de Moldavia le fichara.

No obstante, se fue rápido del club y sin haber disputado un solo minuto. Eso sí, le dio tiempo para delinquir con tarjetas de crédito, prosigue el medio ya citado.

De alguna forma u otra, Verhagen logró atar otro contrato, ahora con el Cape Town City de Sudáfrica. Duró apenas 26 días, el tiempo que se tardaron los entrenadores en darse cuenta que habían sido estafados por este pseudo extremo, que es la posición en la que él mismo aseguraba que jugaba. Sobra decir que se marchó sin haber jugado un solo minuto.

Periplo a Sudamérica

No satisfecho con sus dos fechorías, decidió emprender el camino al nuevo continente, específicamente a Chile, en donde firmó por el Audax Italiano. Para sorpresa de todos, tampoco debutó en este club e incluso se marchó con la barbilla en alto pues les acusó de racismo y de bullying.

"Me decían mono, negro, esclavo. Me robaron la plata del camarín. ¿Puede creerlo? Jugadores de un equipo profesional de fútbol. Tengo pruebas... tengo mensajes y videos", declaró a medios locales. Eso sí, el Audax Italiano se apuró a desmentir tamañas acusaciones.

Para entonces, al jugador parecía ya empezar a fascinarle este estilo de vida. Se las ingenió para engañar a otro equipo, esta vez el Viborg de la Primera división de Dinamarca. Se dio el lujo de decir que su agente era Jonathan Barnett, quien entre otros tiene como clientes a Gareth Bale, Saúl Ñíguez, Maxi Gómez, etc.

Los daneses cayeron redondos en la trampa. A nombre de la falsa empresa Stellar Group, sus hombres le vendieron con la consigna de que era una joven promesa que explotaría tarde o temprano y que, cuando ese momento llegara, podrían venderlo a una alta suma, algo que se hizo apetitoso financieramente hablando para los daneses. Así, Verhagen fichó por ellos y se fue en un chasquido de dedos a China.

Ya a estas alturas es imaginable que se fue tras haber entrenado solo una vez. "No sabía dar un pase a tres metros", recuerdan los técnicos del equipo. No obstante, los daneses no quisieron quedar tan retradados como los anteriores equipos y le denunciaron por estafa en cuanto cayeron en la cuenta que de hecho nunca había sido futbolista profesional. Ese fue el punto final de su carrera.

"El contrato con Bernio Verhagen ha finalizado y ambas partes lo han firmado", explicó el CEO del Viborg, Morten Jensen. "Está claro que ésta es una gran estafa que podría involucrar a muchas personas en muchos países", prosiguió.

Su declive personal

Pero en Dinamarca dejó marcas no solo por lo que no hizo en el campo, sino lo que sí hizo fuera de él. Verhagen había elegido este país peninsular para estar cerca de su hija de año y medio y la madre de ésta. Al final, esa expareja terminó acusándole por "amenazas de muerte" contra ella misma y su padre.

Su detención terminó siendo a raíz de otro lío con mujeres. Verhagen tenía para cuando llegó a Dinamarca a una novia chilena llamada Nayaret Muci. "Me tiene secuestrada. Me golpeó y escupió mi cara. No me quiere devolver a Chile. Ayuda", dijo a La Tercera.

Ya el hotel Palace, donde se hospedaba el holandés, había reportado disturbios, pero lo que lo llevó a ser detenido fueron altercados en la vía pública. Varios testigos vieron cómo el chico golpeaba en un comercio a su pareja. La tiró al suelo y le robó el bolso, donde tenía todas sus pertenencias importantes, incluido su pasaporte. Al ser interrogado sobre la razón del ataque, dijo que quería recuperar el móvil que Muci le había arrebatado.

Fugado para luego ser capturado

Cuando supo que iba a guardar prisión preventiva hasta el 20 de enero, se fugó a pie de las autoridades, con todo y que la Policía lo llevaba escoltado. "Corrió por una calle lateral y luego se fue", señalan medios daneses.

Como sea, y como era de esperarse, su huida no duró mucho. Se instaló un fuerte dispositivo policial que lo encontró en el sótano de Holstebro, a unos 100 kilómetros del lugar desde donde había emprendido su fuga. @mundiario

La historia de Benio Verhagen, el falso futbolista que jugó en cuatro ligas
Comentarios