Hamilton domina en Spa y aumenta la ventaja en el campeonato

Lewis-Hamilton Spa_opt
Hamilton celebra su sexta victoria de la temporada en Spa. / independent.uk

El piloto inglés logra una sólida victoria mientras Vettel pierde sus opciones en el campeonato al reventar un neumático y los McLaren se pierden en su mar de evoluciones.

Hamilton domina en Spa y aumenta la ventaja en el campeonato

El piloto inglés logra una sólida victoria mientras Vettel pierde sus opciones en el campeonato al reventar un neumático y los McLaren se pierden en su mar de evoluciones.

Tras el parón veraniego el campeonato regresaba a uno de eses circuitos marcados en rojo en el calendario. El circuito de Spa-Francochamps evoca mística y leyenda, sus más de 7.000 metros nos trasladan a carreras de otra época, donde la velocidad y la valentía están por encima de las excusas. Un circuito que desnuda con crueldad las carencias de los monoplazas, y donde las promesas sólo tienen un camino, cumplirse. Llegó la hora de que las palabras se transformasen en hechos, y vaya si lo hicieron.                                       

Después de cinco semanas de parón vacacional en los circuitos, todo el espectáculo se había centrado en promesas de mejoras de unos y otros. Por un lado Honda prometía una evolución que les llevaría a la altura de Ferrari. Los italianos por su parte, aspiraban a estar más cerca de Mercedes. En Red Bull siguen con su crisis de pareja, preguntándose si la vida sería maravillosa divorciándose de Renault. En Mercedes, las preocupaciones iban más hacia lo morenos que estaban todos, sus deberes ya llevan mucho tiempo hechos.

La previa

Los entrenamientos del sábado dejaron claro que sólo hay un tipo de promesas, las que se cumplen, para el resto queda la vergüenza. Así McLaren Honda se empeñaba en demostrar que creer en sus predicciones es como buscar el principio de un arco iris, perder el tiempo. En Ferrari, con Raikkonen parado tras avería, y Vettel noveno a dos segundos, el optimismo se esfumaba a marchas forzadas. Ricciardo a base de coraje lograba colocar el Red Bull en sexta plaza, pese a la evidente carencia de potencia del motor Renault. Un pobre propulsor que le permitía a Sainz volver a dar un golpe de autoridad, dos vueltas mágicas, que le daban la novena plaza, viviendo muy por encima de las posibilidades de su motor.

En un circuito de motor, sólo hay que decir una palabra, Mercedes. Los monoplazas propulsados por la marca de la estrella, demostrarían su autoridad copando la zona noble de la parrilla, siete de las diez primeras posiciones. Hamilton sacaba el rodillo desde muy pronto, dejándole medio segundo de propina a Rosberg. Por detrás sorprendía Pérez, colocando el Force India en cuarta posición. Así como los Lotus, sólidamente clasificados para la Q3.

La salida

En esta carrera se estrenaba el reglamento que prohíbe asistir a los pilotos para preparar la salida, se presagiaba zafarrancho, y lo hubo. Tras una salida abortada por problemas de Hulkemberg, los pilotos se veían obligados a realizar una nueva vuelta de calentamiento. Con los nervios a flor de piel, cada piloto trataba de buscar el punto adecuado de temperaturas en neumáticos y embrague, sin ayuda.

Al apagarse los semáforos Rosberg se quedaba clavado en la salida, tras él, Bottas, Ricciardo y Pérez olían la sangre y le rebasaban por ambos lados. Vettel lo intentaba, pero ya era un exceso, el despiste de Rosberg no era para tanto. Por delante Hamilton se lanzaba en solitario, hasta que un Pérez desbocado, le enseñaba en Les Combes porqué su Force India ha sido el más veloz del fin de semana. A su vez el inglés le explicaba por qué ha ganado 6 carreras este año, sostenía el mano a mano, y le dejaba un segundito de regalo en el segundo sector, fin de la historia. En el fondo del pelotón Alonso disfrazaba su McLaren y pasaba de la vigésima a la duodécima plaza, después llegaron las rectas.

Estrategia

En fórmula 1 siempre se ha dicho que si eres más lento, debes intentar compensarlo con una buena estrategia, o al menos hacer algo diferente a tus rivales. Eso pensaron en Force India y Red Bull, parando a Perez y a Ricciardo en la vuelta 9, Mercedes por su parte detenía a Rosberg en la 13. La conclusión es evidente, doble “undercat “y Rosberg rodando nuevamente en segunda posición. Vettel por su parte, apostaba todo al blanco de las ruedas duras de Pirelli. Se detenía en la vuelta 14, para intentar llegar al final con una única parada.

Aunque en este apartado siempre destacará Williams, los chicos de Grove han elevado el listón del despropósito un poco más si cabe. Tras montar tres ruedas blandas y una dura en el coche de Bottas, y sufrir un “drive through” por ello, decidían mantenerlo en pista con esa configuración hasta el siguiente “stint”. Once vueltas con un lío de neumáticos ¿Resultado?, tercero en parrilla y noveno en meta.

Pinchazo

Pese a iniciarse la carrera con un sol radiante, la posibilidad de lluvia comienza a revolotear por el pit lane. Una posibilidad que se quedaría sólo en eso, obligando a los pilotos a jugárselo todo en pista. Rosberg lo ve claro y empieza a encadenar una serie de vueltas rápidas, Hamilton disfrutando del paisaje se conformaría con mantener a raya al alemán, eso es, siempre a más de dos segundos, y de ahí a la victoria.

Por detrás Vettel rezaba para que sus neumáticos no desfalleciesen, ante el empuje de Grosjean. El francés, salía al encuentro de su cita con la gloria, superando a Pérez y lanzándose a la caza del alemán. A falta de cuatro vueltas se colocaba tras su alerón, mientras Vettel se preparaba para plantear batalla. El alemán, contra pronóstico, lograba mantener a raya el Lotus de Grosjean. Hasta que en la penúltima vuelta sufría un reventón a la salida del radillón, que le dejaba penando por el circuito. Gloria para Grosjean y susto mayúsculo para Vettel, que de haber sufrido el reventón 100 metros antes, nos obligaría a hablar de cosas muy diferentes.

Récord de McLaren

El caso de Alonso y McLaren, es como un “yin yang” desteñido, en el que el blanco no logra compensar al negro. Honda estrenaba una nueva evolución del motor, prometiendo prestaciones excitantes. El resultado se traduce en cifras, no han podido rodar ni una sola tanda larga en todos los entrenamientos. El sábado montaban un segundo motor en el monoplaza de Alonso, que empeoraba la situación impidiéndole salir en la tercera sesión de entrenamientos libres. En clasificación rodaban la friolera de cuatro vueltas, marcando un tiempo tres segundos más lento que los Mercedes, y a un segundo de los Sauber. Sólo los Manor quedaban detrás.

Así llegaba Alonso a la carrera, con 55 posiciones de penalización (por 50 de Button), tras cambiar medio monoplaza para quedar igual. Una penalización que le hacía salir vigésimo, el reglamento no hace escarnio. Si Spa tuviese rotuladas todas esas posiciones, y Alonso tuviese que ocuparla, estaría a más de medio kilómetro de Hamilton. Sin embargo el blanco, acabaría apareciendo, salida magistral y remontada de escándalo, 8 posiciones hasta llegar al “Eau Rouge”. Después hacía falta velocidad, y de eso no llevaban en Spa. Pese a todo lograría marcar un buen ritmo de carrera, muy superior al de los entrenos, pelear algo con los Sauber, y dejar a Button a más de cuarenta segundos. Decimotercera plaza, no logró superar a Vettel pese al pinchazo, lo que hace añorar los tiempos en Minardi.

Spanish F1

Dejando a un lado a Alonso, la suerte se ha mostrado dispar con los pilotos españoles. Sainz forjaba una espectacular novena plaza en parrilla, exprimiendo su Toro Rosso, en los momentos más oportunos. Sin embargo en la vuelta de formación se quedaba sin potencia, lo que le obligaba a entrar en boxes y perder dos vueltas. Volvería a pista, para abandonar de nuevo cuando iba último, en la vuelta 32. Cuatro abandonos seguidos por avería, hay cuestiones de fortuna que parecen hereditarias.

Roberto Merhi, por su parte, se mostraba frustrado durante todo el fin de semana. Su Manor era más lento que el de su compañero Stevens en recta, lo que se traducía en un segundo por vuelta, sin que hubiese explicaciones. Realmente las hay, esa suele ser la diferencia entre los pilotos que aportan un sponsor de 10 millones de dólares y los que no. Eso sí, siempre le quedará el gustazo de hacerle un exterior en la primera pasada a Eau Rouge, para enseñarle el alerón posterior durante el resto de la carrera.

Clasificación del Gran Premio de Bélgica
1º Lewis Hamilton (Mercedes GP)
2º Nico Rosberg (Mercedes GP)
3º Romain Grosjean (Lotus)
4º Daniil Kvyat (Red Bull)
5º Sergio Pérez (Force India)
6º Felipe Massa (Williams)
7º Kimi Raikkonen (Ferrari)
8º Max Verstappen (Toro Rosso)
9º Valtteri Bottas (Williams)
10º Marcus Ericsson (Sauber)
11º Felipe Nasr (Sauber)
12º Sebastian Vettel (Ferrari)
13º Fernando Alonso (McLaren)
14º Jenson Button (McLaren)
15º Roberto Merhi (Manor)
16º Will Stevens (Manor)

 

Hamilton domina en Spa y aumenta la ventaja en el campeonato
Comentarios