Guerra abierta en el fútbol europeo entre unos clubes elitistas y una UEFA desprestigiada

Un balón de fútbol. / Mundiario
Un balón de fútbol. / Mundiario
El rechazo de las esferas institucionales del fútbol y de la política es amplio pero las autoridades de libre competencia no se pronunciaron.
Guerra abierta en el fútbol europeo entre unos clubes elitistas y una UEFA desprestigiada

Una Superliga de fútbol semicerrada, liderada por 12 de los grandes clubes europeos y al margen de la Unión de Federaciones Europeas de Fútbol (UEFA), capaz de mover miles de millones de euros, tropieza con las federaciones y con la propia UEFA, que vería amenazada la Champions League. Los clubes fundadores son seis ingleses (Manchester United, Liverpool, Chelsea, Manchester City, Arsenal y Tottenham), tres españoles (Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid) y tres italianos (Juventus, Milan e Inter). 

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, será el presidente de la Superliga y sus vicepresidentes serán Andrea Agnelli, presidente de la Juventus, y Joel Glazer, propietario del Manchester United. Los promotores de la Superliga abanderan una competición independiente de las ligas nacionales y las competiciones europeas impulsadas por la UEFA, como la Champions League, la Europa League y la Supercopa europea. El inicio se prevé para agosto de 2022 con partidos entre semana, salvo la final.

Los 12 clubes fundadores dan por garantizada su participación independientemente de los resultados deportivos. A partir de ahí se habla de otros tres invitados –PSG, Bayern de Múnich y Borussia Dortmund– y de otros cinco equipos que se clasificarían cada año para poder disputar la Superliga o que recibirían invitaciones. Creen que sería algo parecido a la liga profesional de baloncesto de EE UU, un proyecto de éxito en el mundo.

La Superliga se plantea, pues, con 20 equipos divididos en dos grupos de 10, con partidos de ida y de vuelta. Los tres primeros de cada grupo pasarán al sistema de eliminatorias a ida y vuelta a partir de cuartos de final. Los cuartos y los quintos jugarían una eliminatoria para completar los ocho equipos de cuartos. En total, se disputarán 197 partidos.

La previsión de ingresos

Los integrantes de la Superliga se repartirán 3.525 millones de euros procedentes de varios inversores. El reparto, si finalmente son 15 los fundadores –12 más los tres invitados– sería así: 350 millones de euros para seis clubes, 225 para cuatro, 112′5 para dos y 100 para tres clubes, repartido de acuerdo a un sistema interno no sujeto a la clasificación de cada año.

Además, estiman unos ingresos de 4.000 millones de euros por derechos de televisión. Un 65% de esos 4.000 millones sería para los fundadores; un 20% se adjudicaría por méritos deportivos en la competición y un 15% por distribución comercial. En consecuencia, los 20 clubes ingresarían, como mínimo, unos 60 millones por participar. El ganador recibiría algo más de 250 millones de euros, más del doble de lo que logra el ganador de la Champions League.

Las instituciones del fútbol, en contra

La UEFA, que atraviesa un momento de desprestigio por sus malas prácticas, calificó de “cínico” el proyecto de la Superliga y avisó de las consecuencias para los clubes y jugadores implicados: “Los clubes afectados no podrán participar en ninguna otra competición a nivel nacional, europeo o mundial, y sus jugadores podrían verse privados de la oportunidad de representar a sus selecciones nacionales”, señala su nota.

“La UEFA, la federación inglesa (FA), la Real Federación Española de Fútbol, la federación italiana (FIGC), la Premier League, LaLiga, Lega Serie A, pero también la FIFA y todas nuestras federaciones miembro, seguiremos unidos en nuestros esfuerzos para detener este cínico proyecto, un modelo que se basa en el interés propio de unos pocos clubes en un momento en el que la sociedad necesita más que nunca la solidaridad”, añade el comunicado suscrito por las diferentes ligas y federaciones afectadas.

La Federación Internacional de Fútbol Asociación​, universalmente conocida por sus siglas FIFA, también mostró su rechazo a la creación de la Superliga europea, una competición “separatista y cerrada” que no respeta los principios de “solidaridad, inclusión, integridad y redistribución económica”, y pidió a todas las partes implicadas que mantengan “un diálogo tranquilo, constructivo y equilibrado” por “el bien del fútbol”.

Rechazo de las instituciones políticas

El vicepresidente de la Comisión Europea responsable de Cultura y Educación, Margaritis Schinas, criticó la Superliga al considerar que va en contra de valores que promueve la Unión Europea (UE), como la diversidad y la inclusión. “Debemos defender un modelo de deporte basado en valores europeos como la diversidad y la inclusión. No cabe reservarlo a algunos clubes ricos y poderosos”, escribió en un mensaje difundido en la red social Twitter.

También hubo reacciones en contra de la Superliga de varios gobiernos europeos –entre ellos los del francés Emmanuel Macron y el británico Boris Johnson–, así como llamamientos al diálogo. En general, temen daños colaterales en las ligas nacionales. De momento no se han pronunciado las autoridades de libre competencia

Hay observadores, como el diario El País, que creen que todo esto "no es otra cosa que un pulso de poder". Los grandes clubes quieren sacar mejor provecho de su posición dominante y al otro lado está una institución desprestigiada como la UEFA. @mundiario

Lendoiro estuvo en las conversaciones previas

En Marca, el expresidente del RC Deportivo de La Coruña, Augusto César Lendoiro, repasó la Superliga en la que pudo haber estado el Dépor.
Entrevista a Augusto Cesar Lendoiro (19/04/21).
Lendoiro explicó en Marcador cómo fue aquella Superliga que no se llevó a cabo pero que fue la semilla de lo que ha explotado este lunes. El expresidente del Dépor explicó así los inicios de la Superliga: "El Deportivo era un grande e iba a participar en la Superliga. En aquella época se hablaba de una Superliga que no fuera cerrada. Había descensos".
"Madrid, Barça, Valencia y Deportivo éramos las alternativas. En aquel momento íbamos a estar en ella. A principios de siglo entró con fuerza la Superliga", afirmó Lendoiro en la entrevista. @mundiario

 

Guerra abierta en el fútbol europeo entre unos clubes elitistas y una UEFA desprestigiada
Comentarios