Buscar

MUNDIARIO

Griffin cerró una temporada espectacular en la NBA pese a su eliminación

La gran figura de los Detroit Pistons se rehizo a sí mismo tras una lesión al inicio del curso y el equipo deberá consentirlo con buenos fichajes.

Griffin cerró una temporada espectacular en la NBA pese a su eliminación
Blake Griffin, jugador de los Detroit Pistons. / Twitter
Blake Griffin, jugador de los Detroit Pistons. / Twitter

Firma

Guillermo Fernández

Guillermo Fernández

El autor, GUILLERMO FERNÁNDEZ, es colaborador de MUNDIARIO, donde escribe, preferentemente, sobre fútbol. @mundiario

Los Detroit Pistons han quedado eliminados de los playoffs de la NBA a manos de unos inmisericordes Milwaukee Bucks. El equipo de la ciudad de los motores no pudo ni poner las manos en ninguno de los cuatro partidos de la serie (121-86; 120-99; 103-119; 104-127), pero pese a eso hay que darle a César lo que es de César y decir que con todo y lo apabullante de los resultados algo hay que rescatarles. El mayor ejemplo es Blake Griffin.

El exjugador de Los Angeles Clippers jugó esta fase final de la temporada casi en una pierna por una lesión que acarreó hasta el último minuto de la aplastante serie contra los Bucks. Sin embargo, la crítica positiva de voces especializadas en este deporte es unánime.

En la fase regular se perdió los primeros tres encuentros del total de 75 que su equipo disputó, una regularidad digna de aplausos. Posterior a eso, le llegó la mala suerte de lesionarse justo al inicio de la serie contra los Bucks, de la que se perdió dos juegos para reaparecer en los últimos dos, fajarse por el equipo y aguantar el visible dolor de su rodilla.

Sus estadísticas

El ala-pívot oriundo de Oklahoma rompió récord personal de promedio de puntos, llegando hasta un 24,5 por partido, así como el acierto de tiros libres, con un 36%, y más triples encestados, con 189 a lo largo del ejercicio. En esto último hay que hacer mención especial porque su anterior marca se quedaba en apenas 64. También fue un jugador dadivoso pues aportó un total de 5,4 asistencias por partido.

Y su equipo agradece ese último mérito, pues sin ellos difícilmente habrían llegado hasta donde llegaron. Griffin se erigió como el gran líder del equipo pues el 60,3% de sus puntos los hizo sin necesidad de ninguna asistencia ni tiro libre. Nada menos. En su año debut, en 2009 necesitó asistente en un 67% de sus puntos. Sin duda estos 10 años le han convertido en un jugador con más recursos y técnicamente cada vez más dotado.

Pero Griffin no solo aportó en la ofensiva. En el apartado de rebotes llegó a un promedio de 7,5 por encuentro.

De momento nada hace pensar que se vaya a mover de Detroit, que querrán terminar de explotar las cualidades de un jugador que pasó años en las sombras que representa jugar en los Clippers. Los Pistons deben armar un buen equipo para rodear a su figura para así aprovechar la madurez que éste ha alcanzado. @mundiario