Buscar

MUNDIARIO

Grandes magnates llevan años interesados en el mundo del deporte

Algunos de ellos invirtieron no solo en patrocinios, sino en la compra de clubes de fútbol, básquet, hockey y béisbol, sobre todo en Europa y EE UU.
Grandes magnates llevan años interesados en el mundo del deporte
Estadio de la Juventus, el histórico club de los Agnelli. / Milenio
Estadio de la Juventus, el histórico club de los Agnelli. / Milenio

Redacción

Análisis de @mundiario

El mundo del deporte se ha convertido en un negocio cada vez más interesante para los grandes magnates. Algunos de ellos invirtieron no solo en patrocinios, sino en la compra de clubes de fútbol, básquet, hockey y béisbol. En realidad, no es nada nuevo. Sobre todo en Italia.

La familia fundadora y propietaria de la Fiat – los Agnelli– controla la Juventus desde 1923 y Silvio Berlusconi (Milán, 1936) ocupó la presidencia del AC Milan desde 1986 hasta 2017. Con él al frente, el equipo italiano conquistó cinco de las siete Copas de Europa que tiene y ocho campeonatos ligueros.

Francia y España tampoco son ajenas a este fenómeno. Bernard Tapie (París, 1943), un controvertido empresario y político, fue presidente de Olympique de Marsella (1986-1994) y otro empresario no menos controvertido, también político, Jesús Gil (El Burgo de Osma, Soria, 1933) fue presidente y socio mayoritario del Atlético de Madrid entre 1987 y 2003. Una vez fallecido, su familia sigue controlando el Atlético.

En el fútbol del Reino Unido hicieron incursiones magnates rusos siguiendo la estela de Roman Arkádievich Abramóvich, que en 2003 compró el Chelsea. En el Bournemouth, por ejemplo, el empresario Maxim Diomin posee el 75% de las acciones. A su vez, el oligarca ruso Dmitri Ribolóvlev es propietario del AS Monaco, del principado del mismo nombre. También hubo jeques árabes interesados en el mundo del fútbol, con operaciones llamativas en países como FranciaNasser Al-Khelaïfi es el jeque propietario del Paris Saint-Germain, el Reino Unido y España.

Al otro lado del Atlántico, el mexicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo entre los años 2010 y 2013, y cuya fortuna se calcula en 70.000 millones de dólares, fue hasta 2017 dueño de Club León y de Pachuca, equipos de la liga mexicana. Ahora es socio mayoritario del Oviedo, en España. También en España se ha adentrado en el mundo del fútbol el financiero venezolano Juan Carlos Escotet, ya que Abanca, donde es el socio mayoritario, se hizo con el control del Deportivo de La Coruña, una sociedad anónima deportiva con unos 15.000 accionistas, entre ellos Inditex, la empresa de Amancio Ortega, el dueño de Inditex, la matriz de Zara.

Según un informe la empresa Euromericas Sport Marketing sobre los magnates del mundo deportivo, el indio Mukesh Ambani lanzó la Premier League de fútbol de la India y además es el dueño de los Mumbai Indians, potencia mundial del criquet en su país. Se trata de un magnate multimillonario que dirige el imperio corporativo de Reliance Industries.

Steve Ballmer, exdirector de Microsoft, es el propietario de Los Ángeles Clippers, equipo que compite en la NBA. Una lista elaborada por Gerardo Molina, colaborador de MUNDIARIO también incluye a François Penault, propietario del equipo de fútbol Stade Rennes de la Ligue 1 de Francia; Daniel Gilbert, dueño de la organización de básquet Cleveland Cavaliers; David Thompson, de los Winnipeg Jets (hockey sobre superficie de hielo), y Dietrich Mateschitz, propietario de los Red Bulls, inversor de equipos como el Leipzig, Salzburgo y el Manchester United, entre otros. Joseph Tsai invierte parte de su fortuna en Los Angeles FC de la MLS (la liga de fútbol estadounidense). En el mundo del fútbol, la lista la encabeza Abu Dhabi y su músculo inversor en el Manchester City de Inglaterra. En definitiva, el deporte tiene nombres y apellidos, sin ellos no hay juego. @mundiario