La gran prueba de fuego del Barça será frente al Bayern Múnich

Robert Lewandowski ansía ir al Allianz Arena y jugar contra su exequipo el Bayern Múnich. / @fcbarcelona_es
Robert Lewandowski ansía ir al Allianz Arena y jugar contra su exequipo el Bayern Múnich. / @fcbarcelona_es
Es cierto que el cuadro culé goleó, ganó y gustó en la primera jornada de Champions, pero el próximo duelo europeo será ante su némesis, el conjunto alemán, sin duda una gran reto.
La gran prueba de fuego del Barça será frente al Bayern Múnich

Una fácil y cómoda victoria en el Spotify Camp Nou ante el Viktoria Plzen era algo más que probable, porque se trata del rival más débil en el llamado grupo de la muerte de esta primera fase de la Champions League. El verdadero reto de Xavi y su tropa será salir vivos o mejor aún, airosos en el choque de trenes que los pondrá frente a frente al Bayern Múnich.

Ante los micrófonos de la prensa, Robert Lewandowski no fue para nada comedido, porque asegura que están en un momento de forma óptimo como para afrontar con garantías este primer gran reto. "Me siento genial, la Champions League siempre es especial. Es importante seguir así de concentrados. Todavía no pienso en el partido contra Bayern. Será muy complicado, pero estamos preparados", remarcó el delantero polaco.

Si la exhibición de los azulgrana resultó ser colirio para los ojos de los culés, no menos atractiva fue la aplanadora de fútbol que mostró el campeón de la Bundesliga, durante su encuentro en el Giuseppe Meazza contra el Inter de Milán. De no ser por André Onana, seguramente ahora estaríamos hablando de una goleada de escándalo, que habría dejado con un nudo en la garganta a cualquiera, incluyendo al Barça y sus flamantes fichajes.

El problema de este singular cruce es que a Joan Laporta le urge que esta idea de sobreendeudarse para acometer fichajes imposibles con más de mil millones de euros de saldo negativo, se convierta en una exhibición semanal que además garantice títulos de forma inmediata. El club catalán vivirá al filo de la navaja, sin disponer de tiempo y paciencia para que los resultados lleguen como consecuencia de un proyecto de medio o largo plazo. Las urgencias están en tiempo presente y las soluciones tienen que conjugarse en el mismo tiempo verbal.

El gran cotejo del próximo martes 13 de septiembre en el Allianz Arena tendrá que ser una oportunidad para medir la competitividad actual de la plantilla blaugrana, y no un espacio para intentar vengar las recientes humillaciones que han sido perpetradas por los alemanes, en contra de un equipo que venía en franca decadencia desde 2017. Tanta ilusión y optimismo ha provocado esto, ahora Xavi y Laporta corren un serio riesgo de perder el crédito ganado, tan solo un mes después de iniciada la campaña. @mundiario

La gran prueba de fuego del Barça será frente al Bayern Múnich
Comentarios