Buscar

MUNDIARIO

Con un gol de regalo España cayó ante Ucrania

La Selección de Fútbol Española demostró que necesitan un delantero con urgencia y abrió nuevamente el debate de la portería tras el fallo de De Gea que permitió el tanto ucraniano.

Con un gol de regalo España cayó ante Ucrania
Ucrania sorprendió a una España sin gol. / Mediotiempo
Ucrania sorprendió a una España sin gol. / Mediotiempo

Luis Enrique aun tiene mucho que resolver dentro de la Selección de Fútbol, especialmente en dos áreas tan importante como lo son el ataque y la portería. Sin ataque no se ganan partidos y con errores en el arco se puede escapar un triunfo o al menos un empate de las manos. Así que el combinado nacional, sin goles y con pifias de su portero, cayó ante su similar de Ucrania con marcador de 1-0 en duelo correspondiente a la cuarta fecha de la Liga de Naciones de la UEFA.

Si bien Luis Enrique alineó como se esperaba, con De Gea en el arco; Navas, Ramos, Pau Torres, Reguilón en la zaga; Rodri, Merino, Canales en el centro del campo, mientras que la gran revolución fue en el ataque alineando a  Adama Traoré y Ansu Fati en las bandas y en el centro del ataque Rodrigo. Un esquema 4-3-3 tradicional, pero que invitaba a soñar con rapidez y mucho movimiento desde el ataque.

Nadie niega que el fútbol moderno invita a jugar con extremos que rompan por las bandas, quiebren cintura y sorprendan con alguna jugada en el área, la realidad es que también se necesita de pegada y gol, algo que no se vio en este partido, amén que la selección de Ucrania supo defenderse por todos los costados.

El ataque español dependía de las galopadas de Ansu Fati y Traoré, así como del aporte de Navas y Reguilón también desde las bandas, todos centrando al área, pero sin la llegada de una jugador que pudiera guardar el balón en la red, Ramos haciendo sus labores de defensor con alma de “9”, Rodrigo que pescó algunos remates sin suerte y propio Fati que vio como un zurdazo le fue repelido por el meta de ucrania Georgi Buschan.

Sufría el legendario Andriy Schevchenko, otrora jugador del Milan que supo enloquecer a las defensas rivales, ahora convertido en todo un entrenador, se levantaba de su asiento, en cada ocasión que los españoles armaban el ataque, pero cada labor defensiva o esfuerzo del meta por evitar cualquier tanto era aplaudido por el seleccionador.

Si bien el dominio de España era claro, la falta de gol pesaba y se hacía largo el encuentro, llegó el descanso con e 0-0 y el guión no cambió, trató Luis Enrique de buscar ese ansiado tanto en el banquillo, le dio entrada a Ferrán Torres y Oyarzabal, mientras que Ansu Fati y Rodrigo se retiraban. Oyarzabal entró y se integró de inmediato, quiso sorprender con algunos remates pero no tuvo éxito.

Ceballo también entró apenas inició la segunda parte, pero tampoco pudo hacer mucho para aportar desde el ataque. Cuan parecía que el partido podría saldarse con empate, los ucranianos comenzaron a creerse capaces de sacar petróleo en casa, y al minuto 76 se armaron un contraataque, esos que cuando parten desde el campo contrario sabes que puede acabar en gol y justamente Yarmolenko filtró un gran balón largo entre los centrales que recibió Tsygankov y este detectó muy bien que De Gea estaba descolocado y sin pensarlo disparó al arco, el balón entró y se sintió como un baño de agua helada en la tropa roja.  

La buscó España en los últimos minutos del partido, pero Schevchenko y sus pupilos atesoraron ese gol que valía oro, por lo que defendieron a capa y espada el tanto, sin opciones para los de Luis Enrique de sumar otro tanto. Tres puntos que se perdieron en Kiev, aunque el empate 3-3 entre Alemania y Suiza, deja a La Roja como primera en su grupo 4 de la Zona A de la Liga de Naciones. @mundiario