Un gigante de Baviera que ha dejado de avasallar en los primeros planos

El Bayern de Heynckes levantaba la Champions en 2013. / RRSS
El Bayern de Heynckes levantaba la Champions en 2013. / RR SS

El 25 de mayo de 2013 el Bayern Múnich coronaba una temporada de ensueño que concluyó con un histórico triplete frente al odiado Borussia Dortmund. Hoy, la realidad es otra. 

 

Un gigante de Baviera que ha dejado de avasallar en los primeros planos

Aquel Bayern de Múnich, dirigido por el siempre preciso Jupp Heynckes, era intratable. Prueba de ello es que otro poderoso, el Barcelona se comió nueve goles en dos encuentros frente a aquel gigante de Baviera. De la mano del “Zorro Plateado”, y durante las temporadas de 2011 a 2013 el conjunto muniqués tuvo un 76.15% de victorias, una brutalidad tomando en cuenta que Barcelona, Real Madrid y el gran Borussia Dortmund de Klopp, le competían al cuadro bávaro.

Hoy su realidad es otra, y es que el Bayern ha dejado ir a Carlo Ancelotti al recién iniciar la temporada, algo nada propio en los estamentos del Allianz Arena. Entonces, ¿Qué es y qué fue del ogro europeo que hacía temer a los rivales? De aquel equipo que ganó la Champions en el 2013  aún sobreviven 7 jugadores titulares: Neuer, Boateng, Robben, Ribery, Javi Martínez, David Alaba y Thomas Müller. A ellos se suman dos piezas del Borussia que ahora juegan para el Bayern, como lo son Hummels y Lewandowski.

Parece absurdo pensar que ese mismo equipo no sea capaz de tener al Bayern primero en Alemania e invicto en Europa. Para analizar lo sucedido debemos ir atrás, justo al 16 de enero del 2013 cuando el Bayern de Múnich anunciaba el fichaje de Pep Guardiola. Quizá un movimiento poco ético tomando en cuenta que la temporada no estaba ni mucho menos finiquitada, aunque sí es cierto que Heynckes había anunciado que no dirigiría más.

Con Guardiola se mantuvo el gen competitivo propio del Bayern, llegaron los títulos y al menos se peleó por la Champions, una competencia que siempre dejaría en la cuneta al equipo de Pep en pos de los equipos españoles. Más importante que todo ello fue el cambio del modelo deportivo, ya que el Bayern del siglo XXI se sumó al tiki-taka. 

El fútbol de Heynckes se basaba en fortaleza física, en la rapidez y en una agresividad que muy pocos equipos eran capaces de resistir. Su 4-2-3-1 era una autentico martillo al cual no importaba el rival que tuviese en frente, iba a golear sin pensar en la victoria. Así fue como ese Bayern era el orgullo de Baviera y grandes leyendas como Ottmar Hitzfeld y Stefan Effenberg sentían que ese equipo evocaba la esencia de otras épocas. Con Pep al mando el Bayern no solo cambió el modelo sino que llegó a prescindir de jugadores importantes como Gómez, Luiz Gustavo, Mandžukić y hasta relegar baluartes del vestuario como Bastian Schweinsteiger y el mismo Müller.

La genialidad de Pep Guardiola es algo que no se pone en tela de juicio, sin embargo es la decisión de la directiva de dar un vuelco en su juego y a su misma historia lo que les hizo retroceder y modificar su papel en los grandes ruedos futbolísticos. Con Guardiola en la cuneta llegaría Carletto, el buen Ancelotti, un técnico con el que Karl-Heinz Rummenigge y Uli Hoeneß profundizaban el alejamiento del estilo histórico del club.

Tanto así que un vestuario plagado de estrellas como Lewandowski, Ribery o el mismo Robben nunca llegaron a tener la sintonía necesaria con un técnico que no se caracteriza por imprimir con carácter su disciplina. Luces y sombras comenzaban a plagar la realidad del equipo. Con la designación de Hasan Salihamidžić como director deportivo las leyendas y la prensa germana volverían a creer en el lema “Mia San Mia”, pero el propio Ancelotti nunca llegó a cuajar.

Al final se ha designado a Willy Sagnol como su técnico interino, al tiempo que las noticias sobre la llegada de Thomas Tuchel. Es probable que Tuchel esté más que capacitado para asumir los mandos de Säbener Straße. Lo que sabemos de Tuchel es su capacidad por experimentar pero al estilo alemán, además de ser considerado un visionario que busca elementos tácticos que su rival no puede ver.

El tiempo dirá si el Bayern acierta en su próximo movimiento, pero debe apresurarse porque el Borussia Dortmund ya le lleva cinco puntos y duerme con la tranquilidad de ver la crisis de su rival.

Un gigante de Baviera que ha dejado de avasallar en los primeros planos
Comentarios