Los gemelos Van Der Kerkhof, exponentes de aquella maravillosa ‘naranja mecánica’

La mítica 'naranja mecánica' de los años 70.
La mítica 'naranja mecánica' de los años 70.

En la década de los años 70 asistimos a una revolución en el fútbol mundial con la aparición de la ‘naranja mecánica’ liderada por Rinus Michels y Johan Cruyff.

Los gemelos Van Der Kerkhof, exponentes de aquella maravillosa ‘naranja mecánica’

Quizás no tuvieron la repercusión a nivel mundial que sí tuvieron otros componentes de aquella poderosa Holanda de la segunda mitad de la década de los 70. Es posible que hombres como Rep, Rensenbrink y –sobre todo- Johan Cruyff y Neeskens les robaran protagonismo, pero lo cierto es que tanto Willy como René, los gemelos Van Der Kerkhof, fueron parte fundamental para entender aquel fenómeno conocido como la “Naranja Mecánica” y que maravilló a todo el planeta futbolístico en los mundiales de 1974 y de 1978.

Ambos hermanos llegaron muy jóvenes al Mundial de Alemania de 1974. De hecho Willy, el centrocampista, no llegó ni a estrenarse y René, el delantero, sólo disputó unos minutos en la gran final sustituyendo a Rensenbrink.  No habían cumplido aún los 23 años y ya habían formado parte de una selección que a punto estuvo de dar la campanada en aquellos años del fútbol total. Toda una experiencia para aquellos dos jovencitos.

Su prueba de madurez vino cuatro años más tarde. En Argentina 78 ya contaban con 26 años de edad. Tenían en su palmarés dos Copas de Holanda y 3 Ligas y ya tocaba mostrar al mundo su potencial. 

No tardaron en hacerlo. En aquel Mundial argentino enamoraron tanto a los amantes del buen fútbol como –todo hay que decirlo- a alguna que otra jovencita quinceañera de aquella época. Consiguieron un hito aún no superado: ser los únicos gemelos en marcar en la misma fase final. En un Mundial en el que ya no estaba Michels al frente del equipo ni la gran estrella Johan Cruyff sobre el césped, los gemelos Van Der Kerkhof guiaron a aquella gran Holanda hasta la final por segundo campeonato consecutivo.

Una primera fase dubitativa con un fácil 3-0 a Irán donde, por cierto, se lesionó René y jugó el resto del campeonato con una mano escayolada, un empate 2-2 ante Perú y una derrota por 3-2 ante Escocia dieron paso a una segunda fase donde ya veríamos a la Holanda que todo el mundo esperaba: 5-1 a Austria, con gol de Willy Van Der Kerkhof, empate 2-2 ante Alemania Federal con gol de René y victoria 2-1 ante Italia que colocaba a los tulipanes en la final.

Y en esa gran final, poco hubo que hacer, aunque lo intentaron. Un estadio repleto y una Argentina volcada con su selección. Holanda forzó la prórroga, pero un gran Mario Kempes condujo a los suyos a la victoria y dejaba a la “Naranja Mecánica” con la miel en los labios por segunda vez consecutiva.

Ambos gemelos permanecieron juntos en el PSV Eindhoven hasta 1983, logrando una Copa de la UEFA en 1978. En ese 1983, René comenzó un peregrinaje por Grecia y Hong Kong para regresar de nuevo a su país a jugar en los modestos Helmond Sport y en el otro equipo de la ciudad, el FC Eindhoven, retirándose en 1989, a los 38 años. Su hermano Willy, por el contrario, permaneció en el PSV hasta 1988, año en el que su equipo se proclamó campeón de Europa, aunque con una presencia testimonial de Willy en el equipo y con una nueva generación de tulipanes en el césped: Van Breukelen, Koeman, Vanenburg, Kieft... Una generación que meses después le dio a Holanda la Eurocopa. Ese título que se le negó a aquella legendaria “naranja mecánica” en los Mundiales de 1974 y 1978 y a nuestros gemelos Van Der Kerkhof.

Los gemelos Van Der Kerkhof, exponentes de aquella maravillosa ‘naranja mecánica’
Comentarios