El futuro de Valverde: una moneda en el aire

Ernesto Valverde, entrenador. / RRSS.
Ernesto Valverde, entrenador. / RRSS.

Tal parece que no existe consenso alguno entre la directiva catalana y el técnico culé respecto a la ampliación del actual contrato, que finaliza en junio de 2019. A la fecha, siguen sin sentarse a negociar y el tiempo pasa. Todo indica que, especialmente, los resultados determinarán la continuidad del extremeño en el club.

El futuro de Valverde: una moneda en el aire

El FC Barcelona vive una situación particular. Luego de encarrilar las primeras renovaciones de determinados jugadores de la plantilla, ha tocado el turno de hacer lo propio con Ernesto Valverde. La renovación del entrenador extremeño es uno de los frentes abiertos que tiene la directiva azulgrana en estos momentos. Un par de semanas atrás decíamos que el míster, junto a su equipo de trabajo formado por José Antonio Pozanco (preparador físico) y Jon Aspiazu (segundo entrenador) apostarían por comunicar su futuro al estilo Guardiola. Pero empiezan las dudas.

Según informa el diario Marca este viernes, no existe consenso alguno entre la directiva catalana y el técnico culé respecto a la ampliación del actual contrato, que finaliza en junio de 2019. "Me gustaría que Valverde continuara", aseguró el presidente del club, Josep María Bartomeu, en una reciente entrevista en Onda Cero. Sin embargo, hay quienes discrepan de tal afirmación, pues a la fecha el futuro de el técnico es una incógnita.

Y uno de los principales motivos de tal desacuerdo entre ambas partes es, cómo no puede ser otro, aquella noche en el Olímpico de Roma. La dolorosa eliminación de la Champions League, al parecer, no fue bien asimilada por el mandamás del club, a quien no le sentó bien. De hecho, se llegó a decir que la Junta Directiva le recriminó al Txingurri la humillante goleada, un gesto que no caló bien en el entrenador.

Esa bofetada en la Liga de Campeones acabó eclipsando el doblete conquistado al poco tiempo y marcó el inicio del deterioro de la relación entre el DT y el Barcelona. Hay más factores por analizar para entender el descontento de Valverde con la entidad, como la marcha de Robert Fernández (su principal valedor), la llegada de Malcom (de quien dijo ser un fichaje de club y no un pedido expreso) y no la de un lateral izquierdo, la venta de Paulinho (su talismán)... Otra duda, pero esta del lado de la directiva, es que en el seno del club no están tan seguros sobre si Valverde sea el técnico indicado para seguir al mando del equipo. El poco protagonismo que le ha dado a los fichajes puede ser la clave de ello.

Lo cierto es que, a la fecha, Valverde sigue sin sentarse a negociar. En dado caso, las tres alternativas que se barajan son: ejecutar el año opcional previsto en el contrato, finalizar la relación o bien, elaborar un nuevo contrato. Parece ser que el tiempo y, sobre todo, los resultados determinarán la continuidad del Txingurri en la Ciudad Condal. El plazo máximo impuesto por el presidente del club es marzo de 2019. Hasta entonces, todo queda en suspenso. @mundiario

El futuro de Valverde: una moneda en el aire
Comentarios