En el fútbol mexicano la violencia se apodera del buen espectáculo

Batalla campal e invasión al césped durante el partido Querétaro - Atlas de la Liga MX. / @Poresto
Batalla campal e invasión al césped durante el partido Querétaro - Atlas de la Liga MX. / @Poresto
El partido entre Querétaro y Atlas de la jornada 9 de la Liga MX se vio interrumpido por hechos violentos, con un saldo de más de 22 heridos. El torneo ha sido suspendido temporalmente.
En el fútbol mexicano la violencia se apodera del buen espectáculo

Cuando la violencia puede más que el deporte. Una tarde de fútbol en la Liga Mexicana debe ser un motivo de fiesta y alegría como lo es en LaLiga, en la Serie A, la Bundesliga o la Premier League por citar algunas, los fanáticos asisten al recinto deportivo a alentar a su club, las gradas plagadas de camisetas, el sonido de los cánticos y el gran ambiente que antecede a los 90 minutos de partido. Sin embargo, este sábado en la Liga MX lo que debía ser una fiesta más de fútbol terminó en una bochornosa y deplorable batalla campal con 22 personas heridas. 

El encuentro de la jornada 9 del fútbol mexicano entre Querétaro FC y Atlas FC que se disputó en el estadio La Corregidora en la ciudad de Querétaro, sin embargo, el partido de fútbol se convirtió en una batalla campal y fue suspendido a los 61 minutos cuando los aficionados de los gallos, es decir, el cuadro local, invadieron el terreno de juego, aunque minutos antes en las gradas ya había comenzado una guerra entre las barras de los locales y Atlas. 

La pelea que involucró tanto a aficionados de los gallos como del equipo rojinegro dejó un saldo de 22 personas heridas, dos de ellas de suma gravedad, así lo reportaron organismos oficiales como la Coordinadora de Protección Civil del Estado de Querétaro, así como también el gobierno del mencionado estado, en todo momento se ha negado cualquier reporte de fallecidos, aunque en algunos medios se han hecho eco de datos extraoficiales y sin confirmar que hablan de 17 muertos. 

Tras lo sucedido las autoridades de la Liga MX decidieron suspender el resto de la jornada hasta tanto se tome una medida disciplinaria y contundente contra los responsables de este hecho violento. Por supuesto el gobernador del Estado de Querétaro también se pronunció tras lo ocurrido y aseguró que se encargarán de identificar a los responsables y no habrá impunidad. 

¿Por qué se llega a este extremo de violencia?

Primeramente habría que poner en contexto lo ocurrido en el estadio La Corregidora, porque todo comenzó cuando el conjunto visitante, es decir, Atlas se adelantó en el marcador y un grupo de aficionados de los gallos comenzó a discutir con la barra de animación del conjunto rojinegro, situación que despertó la furia de la barra de Quéretaro que se encontraba detrás de la portería local y de inmediato se trasladó hasta el otro lado del estadio, pero en su camino se hicieron con distintos objetos, cinturones, butacas comenzó la agresión contra la barra visitante. 

Por supuesto dentro de la zona de gradas estaban desplegados efectivos de seguridad y de la policía mexicana, pero no pudieron contener a la avalancha de aficionados y por ende se originó la batalla campal mientras el partido seguía su curso, hasta que algunos aficionados saltaron al césped para resguardarse, familias, niños y demás personas que nada tenían que ver con la pelea intentaban correr para evitar ser golpeadas, pero un grupo de seguidores de Querétaro que querían hacerle frente a la barra de Atlas también se lanzaron al campo para llegar más rápido hacia sus rivales. 

La violencia comenzó en las gradas. / @DiarioDeSevilla
La violencia comenzó en las gradas. / @DiarioDeSevilla

El colegiado principal suspendió el partido y los jugadores, personal técnico y demás miembros de ambos conjuntos de inmediato se refugiaron en la zona de vestuarios, mientras los organismos de seguridad intentaban poner algo de orden en la situación, algunos  miembros de la barra de los gallos portaban navajas y otros objetos contundentes, rompieron las redes de las porterías y se apropiaron de los tubos de los banderines de las esquinas, que posteriormente fueron usados para agredir a los aficionados de Atlas. 

Pero respondiendo a la interrogante del intertítulo, lo primero que habría que analizar es ¿Que pasó con la seguridad del estadio?, ¿Como se cuelan algunas armas y objetos contundentes?, ¿Es prudente permitir el consumo de alcohol dentro de un estadio?, son muchas incluso las preguntas sin respuestas, pero sin duda que hay responsables y fallos importantes. 

Primeramente la seguridad es vital en cualquier estadio de fútbol, antes de ingresar a un recinto deportivo todo aficionado, ya sea socio o no, debe pasar por detectores de metales, en algunos países se acostumbra incluso a requisar a los caballeros especialmente y a las damas si portan algún bolso, cartera de mano o una mochila, deberá mostrar su contenido, tampoco se permite el ingreso con bebidas alcohólicas, en ciertos estadios tampoco puedes entrar con ningún recipiente, es decir, si bien cada espacio deportivo, cada liga y hasta cada confederación tiene sus normas, garantizar la seguridad en un espacio deportivo de esta magnitud es responsabilidad del equipo local. 

Las llamadas barras de animación

Como es bien sabido en cada estadio hay un espacio designado para las llamadas barras de animación, en latinoamérica se le conocen como barrabrava, en otros países como ultras, radicales, pero no son más que hinchas de un equipo que demuestran su pasión desenfrenada por los colores del club y cada vez que hay partido se equipan con instrumentos musicales, especialmente de percusión como bombos, platillos, redoblantes, timbales entre otros y por supuesto entonan esos cánticos clásicos para alentar a su equipo, algunos quizás suelen contener ciertos ataques al rival pero sin ofender, sin embargo, detrás de estos personajes existe un mundo que no es de fácil acceso. 

Mi intención no es hablar de las barras de animación o barrabrava, porque eso requiere de otro reportaje, pero detrás de estos grupos existe un organigrama complejo, donde intervienen directivos de equipos, exjugadores, agentes de seguridad y otras personalidades de mucho poder, por lo que es difícil tener el control sobre ellas.

Aficionados invadieron el terreno de juego tras la violencia generada en las gradas. / @MedioTiempo
Aficionados invadieron el terreno de juego tras la violencia generada en las gradas. / @MedioTiempo

A lo largo de los años, siempre se ha responsabilizado a estos grupos de hinchas de ciertos hechos violentos en las gradas, incluso hay países donde no se permite la entrada de barras visitantes a los campos de juego, precisamente para evitar conflictos entre aficionados locales y visitantes, por si fuera poco en partidos considerados como propensos a hechos violentos, por la rivalidad histórica entre clubes, ya sean clásicos o derbis, es necesario tomar redoblar las medidas de seguridad para evitar este tipo de hechos. 

Sin embargo, lo ocurrió este sábado en México no es nuevo en el planeta fútbol, por supuesto no deja de ser deplorable, bochornoso y lo ideal es que no ocurran más este tipo de situaciones violentas, especialmente en un recinto deportivo que debe ser motivo de alegría, inspiración, disfrute, claro está, los futbolistas y su cuerpo técnico nada tienen que ver con lo ocurrido. 

Pero es un tema de voluntad y de seguridad, la responsabilidad directa es de un club cuando en condición de local no puede garantizar la seguridad del público, de los deportistas y de todos los asistentes al recinto deportivo, de alguna u otra manera tienen que existir sanciones y prohibiciones a esos grupos radicales que se escudan bajo una barra de animación, pero lo que si está claro es que la violencia jamás deberán imponerse sobre el deporte. 

Reacciones de personalidades y especialistas

Tras lo ocurrido en México durante el partido entre Querétaro y Atlas, diversas personalidades vinculadas al fútbol mexicano, así como autoridades gubernamentales de la región, se pronunciaron a través de las redes sociales, principalmente el twitter, incluso algunos han cuestionado si México merece ser miembro sede de la Copa del Mundo 2026, ya que este país está designado junto a Estados Unidos y Canadá para albergar el máximo evento futbolístico dentro de 4 años.  @mundiario

 

En el fútbol mexicano la violencia se apodera del buen espectáculo
Comentarios