Buscar

MUNDIARIO

El Flamengo acaba con el reinado de River en la Libertadores

Los brasileños vencieron 2-1 a los argentinos en los últimos minutos de una final bastante friccionada y tensa por momentos. Lograron acabar con una sequía de 38 años sin conseguir el máximo trofeo a nivel de clubes en Sudamérica. 
El Flamengo acaba con el reinado de River en la Libertadores
Gabriel Barbosa fue la figura de la gran final en Lima - Twitter
Gabriel Barbosa fue la figura de la gran final en Lima - Twitter

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

El escritor colombiano Gabriel García Márquez dijo alguna vez que dos equipos de fútbol deben regalarnos "el mejor partido del mundo". Y dicha expectativa se cumplió con la reciente final de la Copa Libertadores. Al igual que en Europa con la Champions League, la edición de este año ya no se jugó a duelos de ida y vuelta, sino a partido único y en un país designado. Flamengo (Brasil) y River Plate (Argentina) fueron los protagonistas de esta historia en el estadio Monumental de Lima, en Perú. 

Tanto el 'mengao' como los 'millonarios' se ganaron su merecido espacio en esta etapa decisiva a base de buen fútbol. Los brasileños querían tocar la gloria después de 38 años. La última vez que lo hicieron fue en 1981 de la mano del histórico crack Zico. En la presente edición de la Libertadores, venían eliminar a los dos grandes de Porto Alegre: el Internacional y el Gremio. 

Mientras que los argentinos buscaban el bicampeonato. En los últimos años se han forjado como el mejor club de su país en la máxima competición de clubes sudamericanos. En diciembre del 2018 derrotaron a su archirrival Boca Juniors en una inédita definición en el Santiago Bernabeú de Madrid. Este año también repitieron el plato en las intensas semifinales en el Monumental de Núñez y la Bombonera. 

La final era, por tanto, de pronóstico reservado. Si un equipo imponía su ritmo al otro podía tener una ligera ventaja. River avasalló a un Flamengo desconcertado en los primeros minutos. El entrenador del cuadro argentino, Marcelo Gallardo, una suerte de Pep Guardiola por los títulos logrados en los últimos años, armó una estrategia impecable que bloqueó el jogo bonito del gigante de Río de Janeiro. 

River golpeó primero. El colombiano Rafael Santos Borré aprovechó un espacio en el área del 'Fla' para abrir el marcador a los 14 minutos. A partir de ese momento, el trámite del encuentro fue para los argentinos. El resto del primer tiempo y parte de la segunda parte fue solo de ellos. Pero, si los fanáticos del fútbol recuerdan cómo se resolvió la final de la Champions entre el Manchester United y el Bayer Múnich de 1999, entonces no se podía descartar nada. 

Cuando el reloj marcaba (casi) el final del partido, Gabriel Barbosa salió del anonimato para silenciar los cánticos de festejo de los hinchas de River. El autollamado Gabigol, quien a sus 23 años ha logrado colocarse como el mejor 9 de América, aprovechó dos errores para voltear el marcado. A los 89 y a los 91 minutos, no tuvo piedad del experimentado arquero Franco Armani. 

No hubo tiempo para la reacción. Flamengo acabó en dos minutos con la prolongación de la época dorada de River en Sudamérica. Ahora el siguiente reto que tendrá será el Mundial de Clubes de Qatar, donde se encontrará con el actual monarca de la Champions: el Liverpool de Inglaterra. Como en la política (y ahora el fútbol) no hay casualidades, el cuadro inglés derrotó al gigante de Río en 1981 en la fenecida Copa Intercontinental.  

El 'Fla' buscará su revancha. Tiene equipo: aparte de Gabi Barbosa, la experiencia en las grandes ligas de Felipe Luis, Diego Alves y Rafinha en defensa, así como el retorno de Diego, hacen presagiar que el hipotético duelo con los de Jurgen Kloop será titánico. Ya lo demostró en Lima, ahora lo puede hacer en Doha el 21 de diciembre. @mundiario