Fiesta por todo lo alto del Deportivo en A Coruña junto a su entusiasta afición

Voltereta de Mella en la fiesta del Deportivo de La Coruña en Riazor. / M. S.
Voltereta de Mella en la fiesta del Deportivo de La Coruña en Riazor. / M. S.
La afición del Deportivo aclamó al delantero Lucas Pérez al retirarse del campo, coreando en repetidas ocasiones “Lucas se queda, Lucas no se va”, expresando así su ferviente deseo de que continúe en el equipo, en medio de la reciente polémica sobre su futuro.
Fiesta por todo lo alto del Deportivo en A Coruña junto a su entusiasta afición

A Coruña se transformó en una auténtica fiesta este sábado con la celebración del ascenso del Deportivo a Segunda División. La ciudad vibró de alegría y entusiasmo al ver cómo el equipo blanquiazul cerraba la temporada con una contundente victoria de 3-1 frente al Real Unión, culminando un impresionante ciclo de 19 partidos consecutivos sin conocer la derrota.

El ambiente festivo comenzó en el estadio de Riazor, donde los aficionados celebraron con euforia cada gol y cada jugada, conscientes de que su equipo había logrado su objetivo. La atmósfera era electrizante, una muestra del amor y la fidelidad que los hinchas sienten por el Deportivo. Tras el pitido final, la alegría se desbordó y se trasladó a la emblemática plaza de Cuatro Caminos, convirtiéndola en el epicentro de las celebraciones.

"Es increíble. Ojalá el año que viene celebremos el regreso a Primera", expresaban con entusiasmo los aficionados blanquiazules. Sus voces llenas de esperanza y orgullo resonaban por toda la plaza, reflejando el sueño compartido de ver a su equipo regresar a la segunda categoría del fútbol español, camino de su vuelta a Primera, donde ya fue campeón de liga.

Uno de los momentos más emotivos de la jornada fue la despedida del capitán, Lucas Pérez. Al final del partido en Riazor, la afición coreó su nombre, rindiéndole un merecido homenaje. Pero el verdadero clamor se hizo sentir durante las celebraciones posteriores, cuando toda la plantilla y el cuerpo técnico se reunieron para rendirle tributo. Al presentar a Lucas, un cántico poderoso resonó en el aire: “Lucas se queda, Lucas no se va”. Este fervoroso grito reflejó el deseo unánime de los seguidores de mantener al icónico jugador en el equipo. También fueron muy aclamados los canteranos Yeremay y David Mella, protagonista además de una voltereta espectacular en plenas celebraciones.

La victoria del Deportivo fue cómoda, un reflejo del dominio que han mostrado en esta temporada. Aunque el Real Unión luchó con valentía, el resultado final de 3-1 selló su destino. Sin embargo, gracias al empate del Sabadell en Lugo, el Real Unión logró evitar el descenso, aportando un respiro final a su dramática temporada.

El ascenso del Deportivo no solo es un logro deportivo, sino también un símbolo de resiliencia y determinación. A Coruña, con su espíritu indomable, celebra este éxito como un preludio de lo que está por venir. La ciudad sueña con nuevos triunfos y con el anhelado regreso a Primera División. La euforia de este ascenso es solo el comienzo de una nueva era de esperanza y ambición para el Deportivo y sus fieles seguidores. @mundiario

Comentarios