Fermín sentenció al Sevilla con un gol que sirve para cerrar la era de Xavi

Fermín López, canterano del Barça. / @fcbarcelona
Fermín López, canterano del Barça. / @fcbarcelona
El canterano marcó su octavo gol en LaLiga para guiar el triunfo del equipo azulgrana en su visita al Sánchez Pizjuán.
Fermín sentenció al Sevilla con un gol que sirve para cerrar la era de Xavi

El destino quiso que Fermín fuera el encargado de marcar el último gol de la era Xavi. Un gol que no solo significó la victoria del Barça, sino también un mensaje claro para Hansi Flick: La Masia es el corazón de este equipo y potenciarla es el camino hacia el éxito. La última jornada de Liga siempre tiene un aire peculiar, una sensación de despedida y, a veces, de irrealidad. En el caso del partido en el Sánchez Pizjuán, esta atmósfera se sentía con fuerza. Era el último capítulo del viaje de Xavi Hernández como entrenador del Barça, un periplo de dos años y medio lleno de altibajos emocionales.

Mientras la afición del Sevilla protestaba, vestida de negro y alzando su voz contra la directiva, Xavi se despedía del banquillo culé con un once titular lleno de intensidad y presión alta, buscando ser fiel a sus principios hasta el último minuto.

Lewandowski, consciente de que revalidar el Pichichi era una quimera, no se quedó sin su momento de gloria. A los quince minutos de juego, conectó un derechazo preciso a pase de Joao Cancelo y adelantó al Barça. Sin embargo, el Sevilla reaccionó y recordó a los blaugranas sus problemas defensivos.

Ter Stegen se lució ante Lukebakio, pero nada pudo hacer cuando En-Nesyri cruzó el balón entre sus piernas para empatar el partido. Un cooling break providencial, con el sol abrasador de Sevilla a 37 grados, permitió al Barça reordenarse y volver al ataque, aunque la suerte no les acompañó: Pedri y Cancelo estrellaron el balón en el poste.

En la segunda mitad, Oriol Romeu entró para dar más solidez al centro del campo, quizás en su último partido como azulgrana. Pero el momento decisivo estaba reservado para Fermín, un joven de La Masia al que Xavi dio su oportunidad. Fermín, que había demostrado su valía bajando al barro de la Primera RFEF, firmó un golazo desde la frontal y se lo dedicó con un abrazo a su entrenador. La entrada de João Félix y Ferran Torres añadió dinamismo al ataque, mientras que Vitor Roque también tuvo sus minutos por Fermín, que se llevó una ovación en el Pizjuán.

Ter Stegen salvó al Barça del empate con una parada crucial a Pedrosa, y Koundé, increíblemente, falló un gol a puerta vacía. Al final, la victoria se quedó con el Barça y Xavi pudo despedirse con una sonrisa. Un cierre decente para una etapa intensa y llena de polémicas, dejando claro que el futuro del Barça pasa por confiar en los talentos de La Masia. @mundiario

Comentarios