¿El FC Barcelona pierde a Lionel Messi y la culpa es de LaLiga?

Lionel Messi, jugador del FC Barcelona. / fcbarcelona.es
Lionel Messi, jugador del FC Barcelona. / fcbarcelona.es
El club blaugrana emitió un comunicado oficial en el que informan que su lengendario jugador no podrá seguir en el equipo debido a la normativa de la patronal del fútbol español. 
¿El FC Barcelona pierde a Lionel Messi y la culpa es de LaLiga?

Crónica de una muerte anunciada. Sin duda no se me ocurre otra forma de iniciar este párrafo que haciendo uso del título de una novela de un gran escritor latinoamericano y Premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez, y es que la noticia de la salida de Lionel Messi del FC Barcelona, más que una sorpresa, era algo que estaba cantado. 

Pero comencemos por los acontecimientos recientes: el Barça anunció este jueves 5 de agosto a través de un comunicado oficial que Messi no seguirá en el club. Entre las razones resaltadas destaca la normativa de LaLiga con relación a los salarios y el llamado fair play financiero. 

"A pesar de haberse llegado a un acuerdo entre el FC Barcelona y Leo Messi y con la clara intención de ambas partes de firmar un nuevo contrato en el día de hoy, no se podrá formalizar debido a obstáculos económicos y estructurales (normativa de LaLiga española). Ante esta situación, Lionel Messi no continuará ligado al FC Barcelona. Las dos partes lamentan profundamente que finalmente no se puedan cumplir los deseos tanto del jugador como del Club. El Barça quiere agradecer de todo corazón la aportación del jugador al engrandecimiento de la institución y le desea lo mejor en su vida personal y profesional.", reza el escueto comunicado emitido por la entidad culé. 

¿Es culpa de LaLiga?

Precisamente aquí es donde surgen varios interrogantes: ¿es culpa de LaLiga? La respuesta es un rotundo no. Los únicos responsables son los directivos del club y también hay que dejar claro que en este caso, ni Laporta ni su Junta Directiva, son responsables y vamos a explicar por qué en partes. 

Lionel Messi quedó totalmente desvinculado del club blaugrana desde el pasado 30 de junio, cuando su contrato expiró, sin embargo, Joan Laporta como presidente culé siempre se encargó de trasmitir confianza y tranquilidad a los socios, así como a los aficionados e incluso a los principales patrocinadores del equipo. El mensaje era claro: "Messi seguirá en el club y su renovación está encaminada". Incluso se hablaba de una renovación por cinco años, con una hoja de ruta que marcaba cuantas temporadas jugaría en Can Barça, otras tantas en la Major League Soccer y su regreso a la Ciudad Condal para colgar los botines y continuar una carrera vinculado al área deportiva culé. Todo esto sonaba muy bonito para ser cierto. 

La realidad es que las cuentas no cuadraban para el club. No es un secreto que la situación financiera del FC Barcelona es delicada: una entidad con deudas, que con la pandemia agudizó la crisis económica, amén de una serie de negociaciones y demás convenios turbios vinculados a la antigua gestión que presidía Josep María Bartomeu. Con este panorama, también se sumó la necesidad de hacer un ajuste en los salarios de lo jugadores de la primera plantilla del equipo y, por supuesto, la ficha de Messi no entraba en la ecuación. 

Pese a todo esto, siempre se dejó claro que Lionel Messi tenía completa voluntad para hacer un ajuste en su ficha, demostrando que su compromiso con el club era genuino e iba más allá de lo económico: su entrega siempre ha sido desde lo deportivo. Pero el máximo goleador histórico y figura indiscutible blaugrana también deseaba continuar en un proyecto deportivo convincente, en un club solido y solvente, económicamente hablando. 

 

La renovación de Messi entró en un proceso de carrera a contrarreloj

Desde el último día del pasado mes de junio, la renovación de Messi entró en un proceso de carrera a contrarreloj, que llegó a su fin este jueves 5 de agosto. Reuniones, almuerzos, encuentros y acercamientos entre Jorge Messi como representante de la pulga y la directiva culé encabezada por Joan Laporta fueron frecuentes, pero más allá de la cordialidad no llegó la ansiada firma del jugador. 

Por un lado, las presiones de LaLiga, atenta a las inscripciones de los jugadores del Barça en la plantilla. Por el otro, el respeto por los límites salariales, un trabajo complicado para las finanzas blaugrana. La prioridad era poder inscribir a Messi, por otro, dar salida a jugadores con altos salarios. Muchas negociaciones se cayeron por lesiones, otras porque muchos clubes también cuidan sus finanzas y la crisis financiera limita cualquier movimiento. Todo eso le jugó en contra al FC Barcelona para poder encajar la ficha del astro argentino sin traspasar lo límites salariales. 

La patronal del fútbol profesional español siempre ha sido clara: las normas, las reglas y los acuerdos están establecidos, pero todos los clubes tienen que estar de acuerdo si se necesita hacer alguna excepción o cambio en la normativa y, para ser honestos, ningún club estaba por ayudar a un rival como el Barça, no por falta de solidaridad, sino porque económicamente cada entidad tiene que velar por sus intereses. Punto válido

Renovar a Messi requería de un esfuerzo enorme para el club, a tal punto que era necesario debilitar la plantilla. Por su parte, Leo exigía como garantía la confección de un plantel competitivo, que lamentablemente en el contexto económico actual de la entidad catalana era imposible de conseguir. Por ejemplo, se conoció que entre las peticiones del astro argentino estaba el fichaje de su compatriota Cristian Romero, quien juega en el Atalanta, pero para el FC Barcelona era imposible acometer ese fichaje, situación que no gustó a Messi. 

Entonces, se repite el interrogante: ¿Es culpa de LaLiga? Insisto: no. Desafortunadamente, la mala gestión financiera del club y la anterior Junta Directiva con Bartomeu al frente llevaron al equipo a esta situación. Joan Laporta y su equipo intentaron por todos los frentes evitar la marcha de Messi, pero todo el esfuerzo resultó imposible. 


Quizás también te interesa: 

Messi se va siendo el mejor futbolista de la historia del Barcelona, ahora un club desolado


 

El legado de Messi

Se marca un jugador histórico, astro indiscutible, genio y figura con el balón, amo del gol, el extraterrestre, máximo goleador histórico, leyenda viva. Creo que puedo pasar días enteros escribiendo calificativos de Lionel Messi como futbolista, pero la realidad es que su legado es único y será irrepetible en el Barcelona, sus registros serán difíciles de igualar. 

Ese jovencito que llegó al club catalán en el año 2000 con 13 años, pero que debutó en 2004 con 17 y hoy se marcha a sus 34 años, nos deleitó con 778 partidos jugados, 672 goles 305 asistencias, además cosechó 35 trofeos como culé, repartidos en 10 ligas; 7 Copas del Rey; 8 Supercopas de España; 4 Liga de Campeones; 3 Supercopas de Europa y 3 Mundiales de clubes.

¿Se le puede pedir algo más a Lionel Messi en el FC Barcelona? Quizás se esperaba un retiro a lo grande, digno de una leyenda como es. Quizás aún quedaban por gritar goles dentro y fuera del Camp Nou, pero lo cierto es que este 5 de agosto será recordado como el día que Messi dejó al Barça o el Barça dejó ir a Messi. 

Para cerrar, quiero dejarles unas palabras de un gran amigo y colega periodista deportivo, quien me regaló su opinión acerca de esta marcha de Messi: "El FC Barcelona no fue capaz de renovar a su máxima figura histórica, no tuvo la capacidad, sus números no le cuadran y sus cuentas siguen en rojo. El plantel se lava las manos y culpa a LaLiga. La pregunta es: ¿estaría el Real Madrid en condiciones de recibir a Messi? La pregunta es retórica, que nadie se ofenda. Lo que quiero decir es si el equipo blanco estaría en condiciones económicas de asumir a Messi: la respuesta es sí y no es casual que suenen Mbappe o Haaland". Pero esto es tema para otro artículo. @mundiario

¿El FC Barcelona pierde a Lionel Messi y la culpa es de LaLiga?
Comentarios