¿En qué fallaron y en qué acertaron los cerebros del Deportivo y los comentaristas de MUNDIARIO?

Imagen de desolación de un jugador del Deportivo en la web del club. / Mundiario
Imagen de desolación de un jugador del Deportivo en la web del club. / Mundiario

Este periódico demuestra con hechos que todas sus advertencias sobre el Deportivo de La Coruña desde el comienzo de la Liga tenían fundamento. Al finalizar la primera vuelta, los resultados del fracaso anunciado están a la vista. ¿Queda margen para reaccionar?

¿En qué fallaron y en qué acertaron los cerebros del Deportivo y los comentaristas de MUNDIARIO?

Los periodistas, analistas deportivos y colaboradores de MUNDIARIO que analizaron la situación del Deportivo de La Coruña en lo que va de Liga estarían todos millonarios si en vez de pronosticar lo que iba a suceder en el equipo gallego hubiesen hecho apuestas en Bet365. Por desgracia para ellos –y para el Dépor– no son millonarios, y el Deportivo está en puestos de descenso, lejos de las cumbres que otros pronosticaron.

Desde este periódico se acertó –lamentablemente– en casi todo lo que sobrevino al Deportivo, lo cual quiere decir que el presidente, el director deportivo y los dos entrenadores fallaron, en la medida que defendieron justo las tesis contrarias. La realidad demuestra que el Deportivo se confundió al creer que tenía equipo suficiente para Primera División y que el consejero Fernando Vidal abandonó el Deportivo al no poder enderezar el rumbo perdido

Este periódico demuestra con hechos que todas sus advertencias sobre el Deportivo de La Coruña desde el comienzo de la Liga tenían fundamento. Al finalizar la primera vuelta, los resultados del fracaso anunciado están a la vista. Veamos una síntesis ordenada de lo sucedido con los enlaces correspondientes:

> La plantilla del Deportivo no tiene el nivel que algunos habían pregonado, sino las carencias observadas desde MUNDIARIO. A la vista está, con el equipo de descenso y haciendo a menudo el ridículo sobre muchos campos, incluido el de Riazor. ¿Hace falta alguna prueba más tras el encuentro ante el Valencia (1-2)? Visto lo visto, las explicaciones de Tino Fernández suenan a cuadratura del círculo por no decir a caos.

> El Deportivo no tiene ningún portero de garantías, como alertó MUNDIARIO, en contra del criterio de los cerebros del Dépor. Tampoco está dotado de una espina dorsal con un buen portero, al menos un defensa de campanillas, un mediocentro de calidad y un punta goleador nato. Pero dicho lo cual, Rubén no es el culpable de los males de un Deportivo sin rumbo. Como destacó este periódico, alguien es responsable de que los porteros del Dépor no sirvan para jugar en Primera.

> Cristóbal Parralo –el sucesor del técnico Pepe Mel– estaba bien donde estaba, entrenando al filial deportivista, comentó MUNDIARIO, y no donde algunos lo colocaron, al frente del primer equipo. Su balance era de diez en el Fabril y es penoso en el Dépor. Por si fuese poco, el Deportivo olvidó el discurso de su gran plantilla y prescindió –a destiempo– del director deportivo, Richard Barral.

> La única habilidad conocida del consejo de Tino Fernández fue la oportunidad de la fecha de la junta. Entonces el equipo no estaba en puestos de descenso y los accionistas no levantaron la voz. El acierto de los mandatarios deportivistas –subrayado desde MUNDIARIO– a la vista está. Si la junta fuese ahora, ¿cómo reaccionarían los accionistas?

> Tampoco falló mucho MUNDIARIO en su pronóstico sobre los puntos a conseguir antes de la jornada 20, la del domingo en Madrid. Lo único cierto es que en la jornada 12 el Deportivo tenía 11 puntos (0,91 puntos/partido) y que en la jornada 19 solo tiene 16 puntos. ¿Cuántos tendrá en la jornada 20 después de pasar por el Bernabéu? Posiblemente los mismos, lo que haría una media de 0,80 puntos por jornada. Bajísimo nivel que llevaría a los blanquiazules en las 38 jornadas de la Liga a la friolera de 32 puntos. Es cierto que en la segunda vuelta tiene margen para fichar y, en buena lógica, para hacer más puntos, pero los datos estadísticos –extrapolados a día de hoy– serían esos. El Deportivo se confundió al creer que tenía equipo suficiente para Primera División y, a estas alturas, sólo cabe esperar que rectifique.

Lendoiro con los trofeos de los principales títulos del Deportivo. / Marca

Lendoiro con los trofeos de los principales títulos del Deportivo. / Marca

¿Queda margen para reaccionar? Depende del presidente y del equipo del que se rodee. Los medios los tiene a su alcance

¿Queda margen para reaccionar? Depende del presidente y del equipo del que se rodee. Tino Fernández puede optar entre volver al buen estilo personal y profesional de sus orígenes –modestos pero exitosos, por cierto– o seguir con su nueva corte de aduladores y el aplauso táctico de quienes sólo aspiran a que contribuya a olvidar a Augusto César Lendoiro, un objetivo que se antoja imposible. Tiene dinero de la televisión gestionado por la Liga, Abanca le echó una mano y, por tanto, dispone de medios.

Aún así, no parece que haya nadie en el horizonte capaz de rememorar los tiempos de gloria de Lendoiro en la Liga, en la Copa y en la Champions. A la espera de que algo así suceda algún día, quedan sus títulos: los del noveno club español en conseguir un título de Liga (entre los 61 equipos que en algún momento han alcanzado la máxima categoría), a lo que suma dos Copas del Rey y tres Supercopas de España. Una vez más, dicho queda, a pesar de que el Deportivo de Tino Fernández todavía no adoptó ninguna medida para recordar los títulos y éxitos deportivos que, bajo la presidencia de Augusto César Lendoiro, logró en España y en Europa. Tampoco el Ayuntamiento de A Coruña le ha hecho a Lendoiro ningún reconocimiento en las calles de la ciudad o en otro tipo de espacio público. @mundiario

¿En qué fallaron y en qué acertaron los cerebros del Deportivo y los comentaristas de MUNDIARIO?
Comentarios