En medio de la crisis, España sigue siendo un país de primos… y de ‘primas’

La selección española defenderá su título de campeona del mundo.
La selección española defenderá su título de campeona del mundo.

Fútbol Mundiario analiza la polémica tras conocerse las cantidades que cobrarán los jugadores de la selección española. Ni que España fuese el país líder del mundo en presupuesto...

En medio de la crisis, España sigue siendo un país de primos… y de ‘primas’

Fútbol Mundiario analiza la polémica tras conocerse las cantidades que cobrarán los jugadores de la selección española. Ni que España fuese el país líder del mundo en presupuesto...

A una semana del inicio de la Copa del Mundo de Brasil en la que la selección española defenderá el título conseguido en Sudáfrica hace cuatro años, acaba de estallar la primera polémica, que nos es otra que el importe que percibirá cada jugador por conseguir la segunda estrella: pasar de octavos serán 72.000 euros, llegar a semifinales 108.000, a la final 144.000 y levantar la copa 720.000 eurazos, explica Fútbol Mundiario.

El argumento que esgrime la Federación Española de Fútbol, cuando se le recuerda que la brasileña abonará 330.000 a cada futbolista y la alemana 300.000, es que "lo entendemos como una inversión. Nos repartimos con los jugadores lo que a nosotros nos paga la FIFA". La RFEF se defiende diciendo que dicho importe no sale del dinero del Estado, ya que hace tres años renunció a la subvención del Consejo Superior de Deportes y, actualmente, solo recibe el 1% del ingreso por quinielas, al mismo tiempo que destaca que el pago de esas cantidades a los jugadores reportará un gran beneficio a las arcas públicas vía impuestos.

Lo que sí es cierto es que la Federación ingresaría por el título 27 millones, que habría que sumarlos a los 50 millones anuales que dejan en las arcas federativas los 17 contratos de patrocinio con los que cuentas, gracias a los éxitos de los últimos años. Las mayores cantidades provienen de empresas como Cruzcampo, Iberdrola o Movistar; y también es cierto que hay ‘lista de espera’ para nuevos patrocinios.

Pero si bien es cierto que la Federación goza de una economía más que saneada – hay que recordar que en diez años ha pasado de cobrar sobre 200.000 euros por amistoso a los 3 millones actuales -, no es menos cierto que en la situación de crisis económica que seguimos sufriendo los gestos tienen mucha importancia. Y así, futbolista que ya tienen unos ingresos anuales espectaculares, no tienen motivo para seguir engordando sus cuentas corrientes – más bien, no tan corrientes – con cantidades astonómicas que, en ocasiones, doblan a la que ofrecen el resto de selecciones.

En medio de la crisis, España sigue siendo un país de primos… y de ‘primas’
Comentarios