Baloncesto: España muestra dos caras distintas en los preparatorios del Mundial

Selección de baloncesto.
Selección de baloncesto.

La selección española de baloncesto barre a los argentinos en su mejor preparatorio antes de la cita mundialista. Ahora llega la hora de la verdad y veremos donde sitúa su nivel.

Baloncesto: España muestra dos caras distintas en los preparatorios del Mundial

El próximo día 30 a las 22:00h empieza lo serio para la selección española de baloncesto. Hasta ahora hemos visto lo mejor y lo peor de una España que viste un equipo de gala que no acaba de ceñir a sus medidas. Esperemos que el guante que ajustó ante Argentina sea lo más parecido al juego que los hombre de Orenga muestren en este mundial.

A lo largo de esta serie de preparatorios, el combinado español ha mostrado ciertas carencias en el tiro exterior que han llegado a ser preocupantes. Estas pueden venir dadas perfectamente por un ajuste por parte del cuadro técnico en la preparación física del equipo. El cansancio que provoca la puesta a punto de los jugadores en el apartado físico,  hace mella en la puntería de cara al aro contrario. Lo errático de los Navarro, Calderón y compañía no es algo habitual en el perímetro de los españoles.

Si a todo esto le sumamos la falta de intensidad defensiva en determinados momentos del encuentro, nos hacía presagiar un mal comienzo para los anfitriones. A medida que los partidos iban cayendo, los fallos se iban solventando con leves recaídas  en encuentros como el de Croacia y Ucrania.

Las defensas empezaban a ajustarse y España comenzaba a no ser un equipo dependiente de su juego interior. Frente a los albicelestes demostraron ser una seria candidata a las medallas. Los hombres de fuera anotaban, el juego en la pintura funcionaba mejor que nunca, si cabe, y lo más importante, la rapidez en ataque y la seriedad e intensidad defensivas no se perdieron en ningun momento.

Orenga, cauto, reserva a los todavía convalecientes Abrines, Rudy y Reyes; sabia decisión cuando se tiene un plantel amplio y de calidad. Ya solo queda esperar al pistoletazo de salida  para ver metidos en la pomada a esta generación de oro que puede demostrar, una vez más, que ese es el metal que mejor le viene al cuello.

Baloncesto: España muestra dos caras distintas en los preparatorios del Mundial
Comentarios