Buscar

MUNDIARIO

Dybala contra el mundo, a pesar de todo, muestra su mejor nivel

Solo una genialidad de Dybala pudo con un gran Atlético en Turín. Nada que ver con el equipo timorato que en el mismo escenario hace ocho meses se derrumbó acobardado. Quizá fue el mejor partido que se le recuerda a los de Simeone en mucho tiempo

Dybala contra el mundo, a pesar de todo, muestra su mejor nivel
Paulo Dybala, futbolista. / Twitter @PauDybala_JR
Paulo Dybala, futbolista. / Twitter @PauDybala_JR

Firma

Isaías Morales

Isaías Morales

El autor, ISAÍAS MORALES, periodista, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad del Istmo, en Guatemala. @mundiario

Simeone configuró el que considera en estos momentos el equipo más sólido posible para afrontar a un contrario de la altura de la Juventus, resume El País. Apeló al forraje del cuatrivote con Thomas y Herrera de anclas y Koke y Saúl en los costados. El partido midió esa idea que tanto anhela y le seduce, con los dos canteranos de volantes metiéndose al medio para limpiar la autopista a Trippier y a Lodi. Una vez que afinaron el pie Herrera y Koke, el plan derivó en ese Atlético que se añoraba a sí mismo en esta clase de citas. Pétreo, solidario, cartesiano en la defensa de los espacios y sin pestañear ante los intentos del rival de quebrarle llevando la pelota de bota a bota y de lado a lado. Un Atlético gremial, un equipo corto que ahogó la salida fulgurante de la Juve.

La Juve quedó a expensas de la imaginación y el arte de Dybala. Su primer gran detalle fue una pelota pinchada y orientada que desvencijó a Trippier. El segundo arabesco se lo endosó a Mario Hermoso, que se comió un caño de tacón en una esquina. Su siguiente acción ya fue la definitiva. Hermoso cometió una falta lateral inocente, casi pegado a la línea de fondo y próxima al costado izquierdo del área de Oblak. La genialidad del talento argentino fue rotunda. Se esperaba el centro y lo que se sacó fue un zurdazo por alto que Oblak se tragó. Tan bueno fue el golpeo como injusto que el Atlético se fuera al descanso con un gol en contra.

Aguijoneado, no cambió su versión. Incluso subió un punto las revoluciones. Encajonó a la Juve, quebrada y anulada por el empuje de su rival. Tardó casi un cuarto de hora el equipo de Sarri en cruzar el medio del campo. Fue tras una pifia de Hermoso, fuera de punto en varias acciones, que dejó solo a Cristiano a la carrera. Ahí se vio el paso del tiempo. No hace mucho esa carrera hubiera sido definitiva, pero su recorte para perfilar el disparo fue una maniobra de un jugador que mantiene el cañón, pero no la chispa.

A ese Atlético mandón y rebelado contra el aura y la púrpura de su rival, solo le faltaba más finura en los últimos metros. Simeone soltó a João Félix por Vitolo, a Correa por Herrera y a Lemar por Lodi. Se expuso sin temores a una contra que no se dio. No cejaron los futbolistas de Simeone en su empeño. Morata no empujó a puerta vacía por medio dedo una buena combinación entre João Félix y Correa. Ahí murió ya el partido, con el Atlético de pie. @mundiario