Buscar

MUNDIARIO

Pogba, Eriksen y Van Beek: un cuadro con certezas y dudas

La trilogía de centrocampistas a la que aspira el Real Madrid, deberá afrontar el relevo de Modric y quizás también, una aportación menos prolífica de Toni Kroos.

Pogba, Eriksen y Van Beek: un cuadro con certezas y dudas
Pogba, Eriksen y Van Beek suenan con fuerza en la agenda de fichajes de Florentino Pérez. / RRSS
Pogba, Eriksen y Van Beek suenan con fuerza en la agenda de fichajes de Florentino Pérez. / RRSS

Firma

Rafael Adolfo Vásquez

Rafael Adolfo Vásquez

El autor, RAFAEL ADOLFO VÁSQUEZ, es periodista, creador de contenidos multimedia, editor audiovisual y Community Manager. @mundiario

En los despachos del Real Madrid, hay múltiples temas calientes, pero casi todos girar en torno a los nuevos fichajes. Ciertamente, para que esos teóricos nuevos futbolistas lleguen deben salir primero unos cuantos efectivos de la casa blanca, pero Florentino Pérez sabe que aún tiene tareas pendientes para terminar de complacer a Zinedine Zidane.

Pogba, Eriksen y Van de Beek, esos tres nombres se encuentran en la órbita madridista; los tres son centrocampistas muy del gusto del técnico francés, sin embargo, solo uno de ellos es un todo terreno certificado mundialmente que va de defensa al ataque con la misma clarividencia. Ese es el número 6 del Manchester United.

Hay una realidad, para Florentino sería más fácil buscar al jugador del Ajax, por el que el club de Amsterdam podría pedir entre 60 y 70 millones de euros. Es el más joven de los tres y ya impresionó a todos en los octavos de final de Champions League. Quizás el punto en contra sería su juventud y su poco tiempo en la élite. 

También podría estar de ánimo de sentarse nuevamente con Levy (presidente del Tottenham con el que ya se las vio tiesas por Modric y Bale), que pediría entre 80 y 100 por el internacional danés en su último año de contrato, que tiene las mismas características del actual poseedor del Balón de Oro, entonces podría ser una decisión lógica y cómoda, aunque sería el menos guerrero de todos, porque se trata es de un estilista con el balón. 

Y luego está Pogba, que tiene todas las bondades de los dos antes mencionados pero dos contras que pueden ser tenidas en consideración: su extravagante personalidad y un particular representante, que no es otros que Mino Raiola.

Para que Ed Woodward sacara a Pogba de la Juventus, no solo tuvo que hacer frente a los deseos en forma de millones del club turinés, o la alta ficha del galo, además soltó una cuantiosa suma por concepto de comisión, que según Football Leaks alcanzó los 48 millones de euros. El italiano es rudo haciendo negocios y eso lo saben en La Castellana.

Sin embargo, todo eso tendría que hacerse a un lado porque el jugador que quiere Zidane es Pogba y lo demás son planes b, unas alternativas nada desdeñables por categoría y precios, pero que se antojan como opciones cuando ya no hay más remedio.

Por ahora, hay remedio porque queda mucho verano por delante. La voluntad de Pogba es lógica, al considerar que no quiere levantar más trofeos de UEFA Europa League, sino la ansiada Champions.

Calciomercato asegura que ha dado el sí al proyecto de Sarri para volver a Italia pero, cada vez que sale en público  y habla de Zinedine Zidane, aparenta ansias de encontrarse con él en el Bernabéu, vestido de blanco merengue.

Lo ideal es términos prácticos sería fichar a Eriksen y Van Beek porque lo que pedirán desde Old Trafford, será el equivalente a estas dos piezas que podrían darle al madridismo y a Zidane, todo lo que quiere y que quizás él no ve todavía, porque en definitiva con el danés y el tulipán, tendría asegurados a los sustitutos de Modric y Kroos por lo que vale Pogba. @mundiario