361314

El día en el que Álvaro Morata se hizo grande en Europa con la Juventus

Álvaro Morata celebra su gol ante el Borussia Dortmund / Eurosport.com
Álvaro Morata celebra su gol ante el Borussia Dortmund / Eurosport.com

Álvaro Morata fue la estrella del Juventus 2-1 Borussia de octavos de la Champions League con un gol y una asistencia, convirtiéndose en el alma del equipo.

El día en el que Álvaro Morata se hizo grande en Europa con la Juventus

Álvaro Morata fue la estrella del Juventus 2-1 Borussia de octavos de la Champions League con un gol y una asistencia, convirtiéndose en el alma del equipo.

 

Las noches de Champions League tienen algo especial. Son noches que aguardan magia y que habitualmente generan una simbiosis que roza la misticidad entre los equipos que la disputan y sus aficiones. Escuchar en un estadio el himno de la máxima competición europea a nivel de clubes no es moco de pavo, se trata de un escenario ambicionado y deseado por cualquier futbolista que se precie.

A menudo, la Champions también se configura como un escaparate ideal para que los 22 protagonistas de un partido saquen a relucir sus virtudes y admiren al viejo continente con goles, pases, paradas, o en definitiva, actuaciones de mérito que a posteriori queden guardadas y sean imborrables en la retina de hinchas y amantes del fútbol en general. 

Si hay un lugar perfecto para decir 'Aquí estoy yo' ese es un encuentro de Liga de Campeones, donde se disponen las estrellas más rutilantes y codiciadas del panorama futbolístico europeo. Ahí lo poco se puede hacer mucho y la virtud o acierto se eleva hasta un exponente y un calibre mucho mayor que en cualquier competición doméstica.

Es en esta incansable pasarela de talentos donde apareció el pasado martes con fuerza el nombre de Álvaro Morata. El delantero madrileño buscó en la Juventus la importancia y peso dentro de un equipo que le faltaba en el club de sus amores, el Real Madrid, donde últimamente estaba condenado a jugar los minutos residuales de los encuentros, esos que nadie quiere disputar. En Turín aspiraba a tener un rol protagonista y, de paso, darle muchas alegrías a unos tifosi siempre implacables y exigentes.

Su titularidad, innegociable

Empecemos por el final. Morata fue clave en el partido de ida de octavos de final que su equipo disputó en el Juventus Stadium ante el Borussia Dortmund gracias a poner su firma al segundo tanto de los italianos y a poner en bandeja el primero al 'Apache' Tévez. Fue nombrado sin discusión y por unanimidad el hombre del encuentro por prensa, aficionados y hasta por su propio entrenador, Massimiliano Allegri, quien hace unas semanas decía del español que era" su jugador más fuerte y en forma". El tiempo le ha dado la razón.

El reto de hacerse con un papel protagonista en la Juventus era mayúsculo para el exjugador del Real Madrid. Llevar la voz cantante en un conjunto en el que juegan hombres de la dimensión de Andrea Pirlo, Gianluigi Buffon, Paul Pogba, Carlos Tévez o Fernando Llorente, le obligan a dar el máximo de sí mismo. Precisamente a este último, competidor directo por un puesto en la delantera, le ha dejado en el banquillo gracias a su fe y a actuaciones de verdadero mérito que han hecho que Allegri se decante por el madrileño en detrimento del navarro, otorgándole una plaza en el equipo titular. 

Su partido ante el Borussia Dortmund fue para enmarcar, una clase maestra de cómo ser delantero en lindes europeas y ante un rival al que ya se enfrentó en su etapa en Concha Espina. Morata anotó su primer gol en competición europea con la Vecchia Signora, tras remachar con el interior del pie un servicio desde la izquierda de Pogba, jugador franquicia del cuadro alpino.

Sin embargo, no fue su primero en Champions ya que el curso pasado le anotó un tanto a otro equipo alemán, el Schalke 04, y también en octavos de final, quizás como premonición de lo que sucedería 365 días después.

La selección española aguarda
Toda vez que Morata se ha empezado a consolidar dentro de la Juventus y que acapara elogios de la siempre exigente prensa italiana -que ya le ha comparado con Raúl-, el ariete empieza a vislumbrar su sueño de triunfar en un grande del fútbol europeo y comienza a sentar las bases de lo que será su futuro a medio, corto y largo plazo.
Ese futuro pasa ineludiblemente por convertirse en capocannoniere de la Serie A y por la selección española de fútbol, escuadra con la que ya ha debutado en partido oficial. Morata es un delantero muy del gusto de Vicente Del Bosque y es una de sus apuestas de futuro. Por lo tanto, a partir de ahora, sus presencias en las convocatorias empezarán a ser un hecho.
Su incansable tesón y voluntad por ser mejor cada día de lo que es le han permitido tirar puertas abajo y puede que en no tanto tiempo le veamos con el '9' a la espalda defendiendo los colores de España con asiduidad. Ese sería su mayor sueño, ilusión y reto; él lo sabe y qué duda cabe de que luchará por ello.

 

El día en el que Álvaro Morata se hizo grande en Europa con la Juventus
Comentarios