La derrota del Deportivo tiene caras: Víctor Fernández y Juan Domínguez

Juan Domínguez. / Twitter
Juan Domínguez conduce el balón ante Juan Rodríguez. / Twitter

Por mucho interés que tenga la junta del Deportivo en el centrocampista gallego, ante el Getafe dejó en ridículo a su entrenador y a sus protectores. El técnico le salvó la cara en rueda de prensa.

La derrota del Deportivo tiene caras: Víctor Fernández y Juan Domínguez

Por mucho interés que tenga la junta del Deportivo en el centrocampista gallego, ante el Getafe dejó en ridículo a su entrenador y a sus protectores. El técnico le salvó la cara en rueda de prensa.

El Deportivo de La Coruña había encontrado un equipo -un once- frente al Valencia (3-0) pero la baja del entusiasta Lucas Pérez impidió reeditarlo ante el Getafe (1-2). Víctor Fernández mantuvo a los otros diez pero cometió el error de suplir al punta por un centrocampista lento y sin carácter: Juan Domínguez. Por eso mismo, la derrota del Deportivo ante el Getafe tiene caras: Víctor Fernández y Juan Domínguez, quien apenas entró en juego. Ni él lo quiso, alejándose con descaro del balón, ni sus compañeros lo propiciaron, al ningunearlo a la hora de darle pases o incluso de entregarle el esférico en los saques de banda.

Por mucho interés que tenga la junta del Deportivo en el centrocampista gallego, ante el Getafe dejó en ridículo a su entrenador y a sus protectores. Para rematar la mala jugada, el técnico intentó salvarle la cara al jugador en rueda de prensa. Y para ello justificó lo imposible tras un partido en el que el Deportivo naufragó en Riazor. Ante un equipo que jugó sin fe ni intensidad, el Getafe se impuso con claridad y justicia.

En realidad, el cuadro gallego, que regaló la primera parte, pudo haber salido de nuevo goleado de su campo. El resultado es injusto con el Getafe, que marcó dos goles pero que pudo haber conseguido al menos media docena. Los dos tantos del cuadro visitante -marcaron el deportivista Fabricio, en propia meta, y el exdeportvista Lafita- se quedaron cortos para los méritos del equipo madrileño.

Ni carácter ni juego ni estrategia

Con Víctor Fernández, el Deportivo adolece de carácter -ante el Getafe salió adormilado-, carece de patrón de juego y ni siquiera demuestra un mínimo de preparación en las jugadas a balón parado. Ni carácter ni juego ni estrategia. En Riazor solo se salva la afición y, en especial, los Riazor Blues. Por este camino, va directo hacia el descenso.

¿Tiene remedio este equipo aestas alturas de la Liga de Primera División? Puede ser que sí, pero para ello el técnico tiene que ponerse las pilas y los jugadores demostrar un mayor compromiso con el balón. De poco sirve que algunos de ellos sean voluntariosos -sería injusto no reconocer el trabajo de Cavaleiro, Fabricio o incluso Toché- si no hay equipo. El propio titular de la crónica de la web oficial del Deportivo así lo reconoce: El Getafe gana en Riazor ante un Dépor inconexo. Con eso está todo dicho.

Deportivo (1): Fabricio, Juanfran, Insua, Sidnei, Luisinho, Medunjanin, Juan Domínguez, Wilk (Canella, min. 46), Cuenca (Toché, min. 58), Fariña (Postiga, min. 46) y Cavaleiro.
Getafe (2): Guaita, Velázquez, Naldo, Lafita (Míchel, min. 86), Lacen, Sarabia (Sammir, min. 78), Yoda, Arroyo, Escudero, Juan  Rodríguez y Freddy (Diego Castro, min. 69).
Árbitro: Hernández Hernández, del Colegio de Las Palmas. Amonestó a Wilk y Cavaleiro, por parte del Deportivo; y a Lafita por parte del Getafe.
Goles: 0-1: Fabricio, en propia meta (min. 35); 0-2, Lafita (min. 46); 1-2 Postiga (min. 78)
Incidencias: Partido de la 10ª jornada de la Liga de Primera División ante 20.150 espectadores en Riazor.

 

La derrota del Deportivo tiene caras: Víctor Fernández y Juan Domínguez
Comentarios