Entre defensores y detractores, la Superliga europea parece una realidad

Lionel Messi ante Casemiro, durante el Clásico. / Barça Times.
Lionel Messi ante Casemiro, durante el Clásico. / Barça Times.

El Barça se convirtió ayer en el primer club en reconocer abiertamente que se apunta a este novedoso torneo, que tiene tantos detractores como defensores. ¿Qué es exactamente esta iniciativa de competencia? ¿Qué pasaría con las grandes competiciones como la Champions League y las ligas domésticas?

Entre defensores y detractores, la Superliga europea parece una realidad

La Superliga europea de clubes ya es una realidad. El FC Barcelona se convirtió ayer en el primer club en reconocer abiertamente que se apunta a este novedoso torneo, luego que el ya ex presidente del club, Josep María Bartomeu, afirmara que la entidad azulgrana ya ha dado el visto bueno. Pero, ¿qué es exactamente esta iniciativa de competencia a la que muchos grandes equipos del continente parecen sumarse? 

Primero que nada, hay que decir que estamos ante un torneo que empezaría, en principio, en septiembre de 2022. Esto es a priori lo más pronto que podría empezar la competición, si bien hace ya un tiempo el 2021 figuraba como el año para poner en marcha la Superliga europea de clubes, ya que, tal y como recuerda el diario ABC, ahí finalizaba el contrato televisivo de la Champions League.

En segundo lugar, la Superliga europea de clubes, cuyo nombre se especula que pueda ser European Premier, tendría un formato bastante parecido al de la NBA o a la Euroliga de baloncesto con partidos de ida y vuelta entre los 16 o 18 clubes participantes. Además, para decidir al campeón del torneo se jugará un play-off final con los ocho mejores en una sede única. Algo parecido a lo que vimos en Lisboa la pasada temporada de la Liga de Campeones, aunque esto fue forzado por la pandemia.

En concreto, se espera que participen los más grandes clubes de las cinco principales ligas europeas: LaLiga Santander, Premier League, Ligue 1, Bundesliga y Serie A. En este sentido, medios como Sky Sports, por ejemplo, afirman que hay otros equipos que estarían dispuestos a participar en el torneo, como lo son el Atlético y el Real Madrid. En el caso de los merengues, no hace muchos meses se rumoreó que Florentino Pérez era uno de los impulsores de este ambicioso proyecto.

Sostenibilidad económica... y la polémica

Desde luego, la principal incógnita entorno a esta innovadora Superliga europea es el apartado económico. Según las informaciones, el proyecto saldría adelanta gracias a un crédito de unos 5 mil millones de euros ofrecido por el banco estadounidense JP Morgan a los organizadores del torneo. Todo esto, a la espera de los estragos económicos que cause la pandemia en el mundo del fútbol.

Por otro lado, la gran polémica es: ¿Qué pasará con las grandes competiciones, como la Champions League, si la Superliga europea se materializa? Pero ya no sólo corre riesgo la Liga de Campeones, sino también los campeonatos domésticos, que corren peligro de quedar en nada ante la irrupción de este sofisticado y exclusivo torneo que abarca a los grandes de la élite, y que cierra la puerta a equipos de menor calibre.

Según Javier Tebas, presidente del torneo liguero español, esta Superliga no es más que una "competición fantasma" que, por ejemplo, supondría "la ruina para el Barcelona". Y a decir verdad, el tema de la Superliga podría ir más allá, suponiendo incluso la muerte para los clubes más modestos. ¿Agrandaría la brecha –ya existente– entre las entidades más poderosas y otras con presupuestos más limitados?

Por su parte, Alexander Ceferin, presidente de la UEFA, ha dicho en más de una ocasión que no permitirá le existencia de semejante proyecto. Tal y como apunta el diario As, la UEFA podría responder a este intento de Superliga con un nuevo modelo de Champions que, según la citada fuente, multiplicaría los premios para los equipos que lleguen al tramo final de la competición, donde casi siempre repiten los mismos.

La UEFA replicará con un nuevo modelo de Champions que multiplicaría los premios para los equipos que alcancen el tramo final de la competición, donde en el histórico del torneo casi siempre repiten los mismos clubes. Desde luego, el principal afectado por la Superliga sería el organismo europeo, que vería como se le escapan de las manos sus principales y más relevantes participantes. Asunto a seguir. @mundiario

Entre defensores y detractores, la Superliga europea parece una realidad
Comentarios