¿Se cuestiona la sinceridad en Can Barça bajo la gestión de Joan Laporta?

Xavi, Laporta y Deco. / @Twitter
Xavi, Laporta y Deco. / @Twitter
Xavi y Koeman han sido víctimas de las mismas circunstancias. En un ejercicio de honestidad, hablaron sin tapujos sobre la situación del club.
¿Se cuestiona la sinceridad en Can Barça bajo la gestión de Joan Laporta?

Unas declaraciones y un verano de fichajes le han costado el puesto a Xavi Hernández. Decir las verdades como puños en Can Barça, en la gestión de Joan Laporta, está mal visto. Primero fue Ronald Koeman y ahora el técnico catalán, quienes pierden su puesto por expresar lo que está ocurriendo en el club.

La falta de dinero es un factor determinante a la hora de planificar un proyecto competitivo que aspire a estar entre los mejores clubes del mundo. Esto se refleja en la carencia de fichajes significativos y en una lista de refuerzos limitada a jugadores que llegaron libres como Ilkay Gungogan e Iñigo Martínez, cedidos como João Cancelo y João Félix, o adquisiciones de veteranos a precio de saldo como Oriol Romeu para reemplazar a Sergio Busquets.

El futuro inmediato del equipo, que ha estado a la deriva desde el verano pasado, es un total misterio. La temporada no ha terminado y el nuevo proyecto puede comenzar con carencias si Xavi no perdona los 15 millones de su finiquito, que le corresponde por contrato.

Años atrás, en la época del fallecido Josep Lluís Núñez, o incluso en la de Joan Gaspart, o en la primera etapa de Laporta, 15 millones representaban una propina en una gran operación millonaria, pero ahora es motivo de preocupación, porque ese dinero entra en la famosa regla del fair play financiero que aplica LaLiga.

El problema podría estar en la presidencia

Koeman y Xavi entendieron la situación, pero parece que Joan Laporta no, razón por la cual busca un entrenador que comparta su visión. El problema no radica en encontrar a alguien que simplemente asienta a todo lo que diga el mandatario blaugrana, sino en cómo el FC Barcelona conseguirá las piezas para ensamblar un equipo a la altura de su historia.

Hansi Flick parece que será el nuevo inquilino del banquillo, pero ahora hay que ver qué es lo que recibirá durante el mercado de fichajes. Mucho agradecerá el técnico alemán la herencia que recibe de su predecesor, en cuanto a los jugadores que han debutado en el primer equipo bajo su mando.

Lamine Yamal, Pau Cubarsí, y el paso adelante que dieron Araujo y Gavi, quienes debutaron con Valverde y Koeman respectivamente, pero que se desarrollaron como futbolistas de élite de la mano de Xavi, son jugadores que serán de vital importancia para el equipo en los próximos años. Sin embargo, su concurso, sin otras grandes estrellas del firmamento futbolístico que los arropen, se antoja como insuficiente, como lo demuestran los datos más recientes del rendimiento deportivo del equipo.

Sin esas nuevas piezas, es prácticamente una tarea imposible que el Barça vuelva a ser favorito en cualquier torneo, especialmente si tiene frente a sí a grandes trasatlánticos como el Real Madrid, Manchester City, PSG, Liverpool, Arsenal o Bayern Múnich. Laporta es el primero que debe reflexionar, porque de lo contrario puede terminar dilapidando el patrimonio de la institución, lo que podría abocarla irremediablemente a convertirse en una Sociedad Anónima Deportiva para poder existir sin los apremios con los que tiene que vivir ahora. @mundiario

Comentarios